DOMINGO, 14 de abril 2024

DOM, 14/4/2024

PROFESIONALES

Día Mundial de la Salud Mental: ¿Hay una crisis de bienestar en el sector veterinario?

El 10 de octubre se celebra el Día de la Salud Mental, que se ha convertido en un reto prioritario para las clínicas veterinarias

La falta de bienestar que se vive en las clínicas veterinaria está generando problemas de retención de talento.
La falta de bienestar que se vive en las clínicas veterinaria está generando problemas de retención de talento.

Día Mundial de la Salud Mental: ¿Hay una crisis de bienestar en el sector veterinario?

El 10 de octubre se celebra el Día de la Salud Mental, que se ha convertido en un reto prioritario para las clínicas veterinarias

Francisco Ramón López - 10-10-2022 - 00:00 H - min.

La pandemia del Covid-19 ha tenido numerosos efectos en todo el mundo, y uno de ellos es el de aumentar la concienciación sobre la salud mental. El 10 de octubre es el Día Mundial de la Salud Mental, impulsado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Ya antes de la pandemia, en 2019, se estimaba que una de cada ocho personas en todo el mundo vivía con un trastorno mental. Sin embargo, la financiación disponible sigue siendo escasa y está muy por debajo de lo que se necesita, especialmente en un sector como el veterinario, que sufre especialmente este problema.

Y es que la crisis sanitaria del Covid-19 ha creado una crisis mundial para la salud mental, alimentando el estrés a corto y largo plazo y socavando la salud mental de millones de personas. Las estimaciones sitúan el aumento de los trastornos de ansiedad y depresión en más del 25% durante el primer año de la pandemia a nivel general.

En el sector veterinario de España sucede algo parecido. De hecho, una encuesta a veterinarios catalanes pone de manifiesto que, antes de la pandemia, el estado de salud mental era percibido como regular o malo por el 16,1% de los veterinarios. Sin embargo, tras la llegada del Covid-19, en veterinaria aumentó hasta el 24,4%, y no parece que haya mejorado desde entonces, sino que se ha cronificado.

Esto coincide con los datos que maneja la Asociación Madrileña de Veterinarios de Animales de Compañía, que advirtió en su informe sectorial 2022 que, a la fatiga emocional sufrida por los veterinarios clínicos durante los meses de pandemia, se suma al “de por si preocupante estrés y desgaste profesional que sufren los veterinarios”.

En este sentido dieron un dato: y es que, según el servicio de asistencia psiquiátrica y psicológica del Colegio de Veterinarios de Madrid, en plena pandemia solo un 7% de las consultas estaban relacionadas con Covid-19, y la causa más importante de estrés en los veterinarios atendidos fue por motivos laborales (54%).

En la misma línea, en Cataluña, los pensamientos de “no poder más” o la sensación de “estar sobrepasado” afectan al 30,6% de los veterinarios. Por otro lado, la sensación de “sentirse quemado”, el síndrome conocido como burnout, afecta al 35,6% de los veterinarios.

EL PROBLEMA DEL BURNOUT EN VETERINARIA

El ‘burnout’ es un problema que afecta especialmente a los veterinarios. Por ello, desde Livisto han impulsado, dentro de su proyecto HappyVetProject, la iniciativa Vet Voices en Directo, con entrevistas a veterinarios influyentes para que den su punto de vista y compartan sus experiencias sobre la salud mental.

La veterinaria experta en medicina felina Belén Montoya fue la primera invitada y quiso trasladar a sus compañeros que “hay que dejar de hacer creer que para triunfar en la veterinaria hay que matarse”.

Para la veterinaria esta es una actitud que puede acabar pasando factura, por lo que afirmó que, aunque entiende que se intente sacar adelante una carrera profesional en la veterinaria y hay que esforzarse, “no hay que trabajar a costa de la salud mental”.

La presión en la veterinaria es un problema muy conocido y puede terminar desembocando en el abandono de la profesión. De hecho, algunos países de nuestro entorno están empezando a tener problemas de falta de profesionales debido a este problema.

Un estudio reciente dio un dato preocupante, y es que el 16,8% de los graduados en Países Bajos entre 2009 y 2014 abandonaron la clínica dentro de los 5 años posteriores a su graduación.

Las razones esgrimidas fueron una carga de trabajo excesiva, acompañada de una remuneración insuficiente y la falta de apoyo por parte del empleador. En este sentido, otro estudio ponía el foco en la gestión de la clínica para acabar con el ‘burnout’ y advirtió que para la industria estadounidense el coste económico puede llegar a alcanzar los 2.000 millones de dólares anuales en pérdida de ingresos.

EL SECTOR VETERINARIO SE MOVILIZA ANTE ESTE PROBLEMA

La sensación en el sector veterinario comienza a acercarse ya al nivel crisis, especialmente en países como Noruega o el Reino Unido, que admiten abiertamente que, independientemente de la pandemia, “existen problemas sistémicos” que vienen de atrás con la retención de profesionales.

Aunque en España no se habla tanto del problema del abandono de la profesión o la retención de talento como en otros países, es algo que también ocurre, y Belén Montoya lamentó en su charla con Livisto que ha visto compañeros veterinarios muy válidos que se han quedado por el camino y han dejado la profesión clínica.

La Asociación Mundial de Veterinarios de Pequeños Animales (WSAVA) es consciente de este problema y ha creado el Grupo de Bienestar Profesional (PWG) y está preparando unas Pautas globales para el bienestar veterinario.

En la misma línea, la Federación de Veterinarios de Europa (FVE), en colaboración con la Asociación Mundial de Veterinarios (WVA) y Zoetis, llevó a cabo una encuesta para recopilar información sobre cómo las asociaciones, sociedades y empresas veterinarias en Europa y en todo el mundo garantizan el bienestar veterinario.

Los resultados de la encuesta mostraron que un 54% de las organizaciones veterinarias designaron el bienestar mental como un área prioritaria, sin embargo, solo un 26% de las clínicas y centros veterinarios lo consideraron así.

El acuerdo generalizado era que los recursos en este sentido están infrautilizados y que es necesario acabar con el estigma de los desafíos de la salud mental, para garantizar una profesión veterinaria “próspera y moderna”.

Otras empresas del sector veterinario también dan pasos en pos de visibilizar este problema y para ofrecer herramientas para hacerle frente, como Royal Canin, que dedicó su Vet Symposium de este año al bienestar veterinario, o Fatro, que ha organizado una serie de webinars.

VOLVER ARRIBA