LUNES, 24 de junio 2024

LUN, 24/6/2024

PROFESIONALES

Detectan en España un nuevo virus en una lechuza que mostraba síntomas similares a los de la fiebre del Nilo Occidental

Un equipo de investigadores, con participación veterinaria, ha descrito el Bornavirus 1 de lechuza común, en un ave que presentaba signos neurológicos

Imagen de una lechuza común.
Imagen de una lechuza común.

Detectan en España un nuevo virus en una lechuza que mostraba síntomas similares a los de la fiebre del Nilo Occidental

Un equipo de investigadores, con participación veterinaria, ha descrito el Bornavirus 1 de lechuza común, en un ave que presentaba signos neurológicos

Francisco Ramón López - 20-12-2023 - 10:02 H - min.

Un equipo de investigadores de las universidades de Córdoba y Extremadura, junto al CISA-INIA, el CIBER de Epidemiología y Salud Pública y el Laboratorio de Investigación y Desarrollo de Virus Statens Serum Institut de Copenhague, ha publicado un estudio, en el que han participado veterinarios, en el que informan de un nuevo virus descubierto en una lechuza común de España que mostraba signos clínicos de enfermedad neurológica.

Los autores explican que se obtuvieron muestras de una lechuza macho adulta que había sido rescatada y llevada al Centro de Rehabilitación Acción por el Mundo Salvaje (AMUS) situado en Villafranca de Los Barros (Badajoz, España).

El individuo presentaba ataxia, incoordinación y probablemente ceguera, lo que finalmente causó la muerte del animal. Durante la necropsia, varias muestras (suero, sangre, pulmón, cerebro, bazo, riñón, hígado, corazón y plumas) fueron recolectadas, congeladas y enviadas al CISA para su diagnóstico molecular.

Sin embargo, no se tomaron muestras específicas para estudios histopatológicos, ya que no estaban previstos en esta etapa, y la canal fue destruida, lo que impidió cualquier análisis posterior.

En la necropsia, se identificaron anomalías en los órganos abdominales (como bazo agrandado y congestivo, vesícula biliar con contenido de color alterado, tonos azul-verdosos y disminución de la consistencia del hígado sin llegar a ser friable), así como signos neurológicos (meninges ligeramente congestivas).

Tras descartar otras posibles infecciones causadas por virus circulantes en la zona, se llevó a cabo un análisis del sistema nervioso central mediante un microarray panviral, que reveló hibridación con bornavirus canario 2 (CnBV-2).

El análisis de secuencias posteriores confirmó la presencia de un virus que compartía más del 83% de identidad con CnBV-2. “Sorprendentemente, la nueva secuencia corresponde a un nuevo virus, aquí llamado Bornavirus 1 de lechuza común (BoBV-1), dentro de la especie Orthobornavirus serini”, señalan.

SÍNTOMAS SIMILARES AL VIRUS DEL NILO OCCIDENTAL

“Hasta donde sabemos, este es el primer informe sobre la detección de un nuevo virus perteneciente a la especie Orthobornavirus serini identificado en un ave no paseriforme, concretamente en una lechuza, un ave rapaz nocturna”, señalan.

Este búho, explican, presentaba signos neurológicos, compatibles con una infección viral, lo que en primer lugar nos llevó a pensar que podría estar infectado con el virus del Nilo Occidental (VNO) o un flavivirus similar de los que se sabe que circulan en la zona, especialmente en aves silvestres, caballos y mosquitos”.

Si bien, BoBV-1 es actualmente, según los autores, el único miembro de la especie que se encuentra en un ave no paseriforme, debe tenerse en cuenta que se sabe que los orthobornavirus son capaces de infectar una amplia gama de huéspedes además de sus huéspedes reservorios naturales.

En este contexto, la similitud de secuencia entre el BoBV-1 recientemente descrito y los otros miembros de la especie Orthobornavirus serini “sugiere fuertemente una especie huésped paseriforme como reservorio natural de este nuevo virus, que puede extenderse a otras especies hospedadoras de aves, como las lechuzas, probablemente por depredación, lo que conduce a una infección que aparentemente afecta principalmente al tejido cerebral, causando enfermedades neurológicas”.

“Sin embargo, se necesitarán más estudios para aclarar estos aspectos, en particular los relacionados con el ciclo epidemiológico del BoBV-1, las especies reservorio, el rango de huéspedes susceptibles, la vía de transmisión, la patogénesis, etc. Además, es necesario dilucidar la distribución geográfica de este nuevo virus, ya que no está claro si es característico o representativo de España o de la Península Ibérica, o si tiene una distribución más amplia”, indican.

Los hallazgos de este estudio sugieren, según los investigadores, que la predación es la ruta involucrada en la transmisión del virus recién descrito que se encuentra en un ave rapaz como la lechuza común.

“Dado que se sabe que, por ejemplo, las águilas calvas se alimentan de gansos y aves acuáticas, a menudo enfermas, no se debe ignorar la transmisión de orthobornavirus de gansos a águilas a través de este comportamiento depredador”, explican.

Finalmente, dado que el número de bornavirus recientemente detectados ha aumentado drásticamente en los últimos años, afectando a una amplia gama de especies animales (mamíferos, aves, reptiles, peces), consideran que “podría valer la pena el esfuerzo de buscar sistemáticamente bornavirus en diferentes especies de aves con enfermedades neurológicas”.

VOLVER ARRIBA