MIÉRCOLES, 27 de mayo 2020, actualizado a las 14:06

MIÉ, 27/5/2020 | 14:06

PROFESIONALES

Detectan en España por primera vez leishmaniosis en un hurón doméstico

Un grupo de investigadores ha descrito un caso de leishmaniosis por Leishmania Infantum en un hurón doméstico en España, que presentaba lesiones en un oído

Primer estudio de infección por Leishmania infantum en un hurón doméstico en España.
Primer estudio de infección por Leishmania infantum en un hurón doméstico en España.

Detectan en España por primera vez leishmaniosis en un hurón doméstico

Un grupo de investigadores ha descrito un caso de leishmaniosis por Leishmania Infantum en un hurón doméstico en España, que presentaba lesiones en un oído

Redacción - 20-01-2020 - 12:40 H

Un grupo de investigadores ha diagnosticado leishmaniosis y descubierto la presencia de protozoos de Leishmania infantum en muestras de tejido de un hurón doméstico (Mustela putorius furo), algo que no se había descrito hasta el momento.

El caso clínico publicado en la revista 'Veterinary Parasitology', es el resultado de la colaboración de distintos grupos de investigación pertencientes, entre otras, a la Universidad de Barcelona y la Universidad de Zaragoza.

En el trabajo se señala que la hurón de 4 años llegó al centro con una lesión papular en su pabellón auricular derecho, cuyo origen fue diagnosticado con una dermatitis piogranulomatosa crónica en un examen histopatológico.

Durante el cultivo, los veterinarios tomaron muestras de la lesión y hallaron macrófagos y células gigantes multinucleadas donde se detectaron microorganismos compatibles con Leishmania e Histoplasma.

Finalmente, la infección por L. infantum se diagnosticó mediante un análisis genético de  PCR. Además, los veterinarios encontraron  anticuerpos contra Leishmania mediante las pruebas ELISA, IFAT y Western Blot.

Según los autores, este es el primer diagnóstico y aislamiento de L. infantum en un hurón doméstico infectado naturalmente en una región endémica (España) donde se detecta con frecuencia la leishmaniosis canina y felina.

De acuerdo con estos hallazgos, consideran que los hurones deben incluirse como potenciales reservorios de L. infantum y abogan por que las investigaciones futuras analicen el papel epidemiológico de los hurones en la infección, incluida la prevalencia de la infección.

La leishmaniosis actualmente ocupa el segundo lugar después de la malaria en la lista de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de enfermedades por protozoos que causan mayor mortalidad en humanos. Se estima que aproximadamente 350 millones de personas están corren riesgo de infección por leishmaniosis, y 12 millones están infectadas.

Los perros se consideran el principal reservorio de Leishmania, pero otros animales pueden actuar como reservorios activos como los gatos, los conejos e incluso las ardillas. Es por esto por lo que los autores consideran que la identificación de otros animales domésticos que pueden actuar como posibles huéspedes de reservorios para el parásito podría tener “un impacto significativo en la salud pública”.

“Igualmente, desde un punto de vista veterinario, la identificación de esta enfermedad en una nueva especie animal se considera esencial”, afirman. Asimismo, recuerdan “el papel potencial de las especies de vida silvestre como reservorios del parásito”, y apunta que ya se ha detectado el parásito en otros mustélidos, como el turón (Mustela putorius), el visón europeo (Mustela lutreola) y otros (Meles meles, Martes foina y Martes martes) en el norte de la península ibérica (España), aunque ninguno de los animales mostró lesiones típicas de leishmaniosis canina en el examen post mortem.

 

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.