DOMINGO, 5 de julio 2020, actualizado a las 21:33

DOM, 5/7/2020 | 21:33

PROFESIONALES

Descubren que una enfermedad animal ha matado humanos durante décadas

El virus causante de la enfermedad de Borna, conocida enfermedad animal, es una zoonosis, según una reciente investigación que ha encontrado pacientes con encefalitis que presentaban el patógeno

Han descubierto que el musgaño de dientes blancos es un reservorio natural del virus de la enfermedad de Borna.
Han descubierto que el musgaño de dientes blancos es un reservorio natural del virus de la enfermedad de Borna.

Descubren que una enfermedad animal ha matado humanos durante décadas

El virus causante de la enfermedad de Borna, conocida enfermedad animal, es una zoonosis, según una reciente investigación que ha encontrado pacientes con encefalitis que presentaban el patógeno

Redacción - 08-01-2020 - 12:50 H

Un equipo de investigadores ha identificado a 8 personas que han muerto a consecuencia del virus de la enfermedad de Borna, un patógeno que afecta a varios animales y del que recientemente se ha demostrado que causa enfermedades en humanos.

Hasta el momento, los científicos han sido escépticos sobre la capacidad del virus de infectar a las personas, pero el nuevo trabajo sugiere que el virus de Borna ha estado cobrándose vidas humanas durante décadas, por lo que se trataría de una zoonosis.

Durante más de 300 años, los habitantes de Europa central conocían una patología equina que denominaban ‘enfermedad de la cabeza’, que provoca que los caballos se queden ciegos, pierdan la coordinación y mueran. El agente infeccioso responsable es el virus de la enfermedad de Borna 1, llamado así por un brote en caballos del ejército en la ciudad alemana de Borna en el s.XIX. Este patógeno también infecta ovejas, avestruces y otros animales.

En cuanto a su potencial zoonótico, los expertos han debatido, durante décadas, si esta enfermedad animal afecta a las personas. De hecho, algunos investigadores han defendido que el virus afecta a muchas personas a lo largo del mundo, provocando depresión y diversos trastornos psiquiátricos, pero no había evidencias.

Sin embargo, en los últimos años, los científicos han identificado al musgaño de dientes blancos (Crocidura leucodon) como un reservorio natural del virus; estos animales lo portan sin enfermedad aparente. Asimismo, han descubierto que diversos ciudadanos de Alemania presentan encefalitis severa causada por el virus.

En el nuevo estudio científico, los investigadores examinaron el tejido cerebral de 56 pacientes con encefalitis de los últimos 25 años que habían sido conservados en un hospital alemán. De todos los pacientes, de 28 se conocía el motivo de la encefalitis —cáncer o enfermedad autoinmune, entre otros— y ninguna muestra de tejido dio positivo al virus de Borna. Sin embargo, de los otros 28 pacientes que no se conocía la causa de la inflamación, 7 de ellos estaban infectados.

Además, los científicos identificaron nuevos casos en centros médicos del sur de Alemania y lograron secuenciar el genoma del virus. En este sentido, los virus presentes en los pacientes son muy parecidos a genomas aislados de animales en donde vivían los infectados. En cambio, entre ellos cada infección se diferencia lo suficiente para determinar que la enfermedad se ha producido independientemente a través de la fauna silvestre, según los investigadores.

Aún con el reciente avance sobre la capacidad zoonótica del virus de Borna, todavía no está claro cómo este da el salto entre especies, es decir, no se sabe con exactitud cómo es contagiado a los humanos.

También, cabe mencionar que algunos de los pacientes tenían gatos como animales de compañía y que estos habían llevado a la casa pequeños mamíferos, como musgaños.

Asimismo, a medida que son más comunes las pruebas para detectar el virus en las regiones afectadas, los científicos están descubriendo nuevos casos. Por ejemplo, en octubre de 2019 una niña de 11 años de edad, de Baviera, murió de encefalitis y el examen post mortem determinó que el virus de Borna se hallaba en su cerebro.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.