MIÉRCOLES, 15 de agosto 2018, actualizado a las 5:12

MIÉ, 15/8/2018 | 5:12

MADRID

PROFESIONALES

Demuestran que la lavanda tiene efectos relajantes en los caballos

Un grupo de investigadoras de la Universidad de Arizona demuestra cómo la lavanda, utilizada como técnica de aromaterapia, puede calmar el estrés de los caballos

GALERIA

Demuestran que la lavanda tiene efectos relajantes en los caballos

Un grupo de investigadoras de la Universidad de Arizona demuestra cómo la lavanda, utilizada como técnica de aromaterapia, puede calmar el estrés de los caballos

Javier López Villajos - 08-08-2018 - 11:00 H

El estudio llamado “Efecto de la aromaterapia en la variabilidad del ritmo cardíaco equino”, realizado por la estudiante Isabelle Chea y la profesora de fisiología y psicológica Ann Baldwin, ambas pertenecientes a la Universidad de Arizona, Estados Unidos, demuestra cómo el estrés de los caballos desaparece gracias al uso relajante de la lavanda.

La investigación, publicada en el Journal of Equine Veterinary Science, amplía los estudios sobre la eficacia de la aromaterapia frente a la presencia de factores estresantes para los caballos. Pero en esta ocasión, utilizaron la lavanda como elemento conector durante la sesión de aromaterapia para medir su eficacia en la relajación de los caballos.

Con tal objetivo, las investigadoras seleccionaron una muestra de caballos con los que estudiaron la variabilidad de su frecuencia cardíaca, una medida de la variación del tiempo entre cada latido y que además es un indicador del nivel de estrés.

Partiendo de esta base, Chea y Baldwin realizaron una serie de experimentos basándose en que “algunas razas de caballos tienden al estrés por naturaleza”, por lo que su investigación se centró en el efecto que surte la aromaterapia sin someter a los animales a ninguna situación de tensión.

PRUEBA MEDIANTE EL OLFATO

En uno de esos experimentos se utilizaron nueve caballos. Primero monitorizaron su frecuencia cardíaca y su variabilidad durante siete minutos. A continuación los caballos fueron desplazados hasta una cuadra donde había un difusor con aceite esencial de lavanda. Durante su olfateo, volvieron a medir su frecuencia cardíaca durante otros siete minutos. Y finalmente, una vez fuera de la cuadra, y por tanto lejos de ese estímulo, analizaron por última vez su frecuencia cardiaca durante siete minutos más.

“La frecuencia cardíaca no cambió sino que lo hizo lo que se llama el componente parasimpático de su variabilidad, que se encarga de la relajación del sistema nervioso. De subir, el caballo está relajado y eso es justo lo que pasa cuando los caballos olfatean la lavanda”, concluye Baldwin que, junto a Chea, confirma que la lavanda proporciona a los caballos un efecto calmante tras observar que los animales bajaban la cabeza y se lamían, comportamiento que considera beneficiosa si el caballo está sometido a situaciones de estrés.

Con todo, Baldwin afirma que los futuros proyectos de investigación podrían examinar la efectividad de la aromaterapia para caballos que usan otros olores o dosis. Sin embargo, cuando se trata de lavanda, la investigación es clara: un olfateo es todo lo que se necesita para calmar a un equino ansioso.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.