JUEVES, 30 de mayo 2024

JUE, 30/5/2024

PROFESIONALES

Describen un caso autóctono de thelaziosis en humanos en Europa

Un informe describe un caso de parasitosis por Thelazia callipaeda en una mujer de Hungría y relaciona esta zoonosis con el aumento de cánidos silvestres

Registran un caso clínico de thelaziosis en una mujer de 45 años en Europa.
Registran un caso clínico de thelaziosis en una mujer de 45 años en Europa.

Describen un caso autóctono de thelaziosis en humanos en Europa

Un informe describe un caso de parasitosis por Thelazia callipaeda en una mujer de Hungría y relaciona esta zoonosis con el aumento de cánidos silvestres

Redacción - 05-01-2023 - 14:24 H - min.

Recientemente, la veterinaria Guadalupe Miró, catedrática del Departamento de Sanidad Animal de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid, exponía en el Colegio de Veterinarios de Santa Cruz de Tenerife las parasitosis emergentes y zoonósicas de los perros en una sesión informativa ofrecida por Boehringer Ingelheim.

Miró explicó los principales parásitos intestinales con carácter zoonósico de los perros y las consecuencias que pueden tener las infecciones que provocan para las personas, y remarcó la importancia de diseñar buenos protocolos de desparasitación adaptados a la situación de cada animal.

Ahora, la revista científica del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) ha publicado un estudio sobre la Thelazia callipaeda, se trata de un caso clínico humano de thelaziosis acaecido en Hungría en una mujer de 45 años.

Tal y como explican los autores, este parásito es un nematodo zoonósico transmitido por vectores que puede parasitar la conjuntiva y las estructuras circundantes de animales salvajes y domésticos, así como a los seres humanos. Según señalan, las infecciones por estos gusanos oculares en Europa se han vuelto más comunes. 

En total se han descrito 16 especies de Thelazia; se sabe que 3 especies, T. callipaeda, T. californiensis y T. gulosa, infectan al ser humano. En el caso de los nematodos de T. callipaeda, comúnmente conocidos como gusanos oculares, pueden llegar a causar casos autóctonos en animales y humanos.

Esto ha ocurrido en España. De hecho, dos estudios han demostrado la presencia de Thelazia, con altas prevalencias, en perros y gatos de algunas regiones de la península, especialmente en la región de La Vera, en la provincia de Cáceres (Extremadura), pero también en otras zonas como Madrid.

También se han descrito infecciones en humanos. Así lo hizo el Instituto de Salud Carlos III, que describió el caso de una mujer de Madrid de 81 años con un cuadro de enrojecimiento ocular y lagrimeo de una semana de duración, que no había mejorado a pesar de la prescripción de antibióticos y corticosteroides.

En Hungría, los investigadores recuerdan que se ha descrito la infección por T. callipaeda en perros. Teniendo esto en cuenta, uno de los objetivos de este artículo es “llamar la atención de la comunidad científica” sobre estos saltos de especie.

Imagen del nematodo encontrado en la mujer de 45 años

AUMENTO DE LA THELAZIOSIS RELACIONADA CON EL INCREMENTO DE CÁNIDOS SILVESTRES

Por otro lado, el informe de los investigadores húngaros explica que las manifestaciones clínicas más comunes de las infecciones por T. callipaeda son el lagrimeo, la sensación de presencia de un cuerpo extraño, el picor, la conjuntivitis y la hipertrofia folicular de la conjuntiva; el ojo afectado también puede mostrar queratitis grave y ulceración corneal.

En el caso analizado en el artículo, explican que la paciente presentaba conjuntivitis y no tenía antecedentes de viajes al extranjero. Eso sí, apuntan que visitó el Parque Nacional de Bükk, en el noreste de Hungría, donde vio muchas moscas. Este vector está ampliamente distribuido en el sur y el centro de Europa y también existe en Hungría.

Su actividad depende sobre todo de la temperatura, por lo que los cambios climáticos afectan a la propagación de la infección hacia el norte, afectando a nuevas zonas, según señala el caso clínico. Hasta diciembre de 2017, se han identificado un total de 10 casos de thelaziosis canina en Hungría. La mayoría de ellos visitaron el mismo parque que la paciente.

Los autores también destacan que un estudio previo sugería que los carnívoros salvajes, principalmente los zorros rojos, tienen un papel en la propagación de la thelaziosis. “La aparición de la thelaziosis humana puede explicarse por el hecho de que el número de zorros rojos en Hungría se ha triplicado durante los últimos 50 años”, defiende el estudio.

En los pacientes humanos, el tratamiento de primera elección es la eliminación mecánica de los gusanos mediante el lavado del saco conjuntival con solución salina fisiológica estéril bajo anestesia local.

Desde el punto de vista terapéutico y epidemiológico, es importante diferenciar entre la conjuntivitis infecciosa y la alérgica. Además, el diagnóstico puede ser difícil, porque las larvas inmaduras pueden esconderse en los conductos excretores de las glándulas lagrimales.

“Nuestros hallazgos indican la necesidad de educación y concienciación sobre esta infección, especialmente para los oftalmólogos. Un diagnóstico temprano y adecuado puede ayudar a prevenir complicaciones como la ulceración de la córnea”, concluye el estudio.

VOLVER ARRIBA