SÁBADO, 6 de junio 2020, actualizado a las 10:05

SÁB, 6/6/2020 | 10:05

PROFESIONALES

Desaconsejan el uso del carbonato de sodio como tratamiento veterinario

Un estudio de investigación sugiere que la administración del carbonato de sodio para inducir el vómito en las mascotas puede causar graves lesiones en la mucosa de su tracto gastrointestinal y respiratorio

Desaconsejan el uso del carbonato de sodio como tratamiento veterinario

Desaconsejan el uso del carbonato de sodio como tratamiento veterinario

Un estudio de investigación sugiere que la administración del carbonato de sodio para inducir el vómito en las mascotas puede causar graves lesiones en la mucosa de su tracto gastrointestinal y respiratorio

Javier López Villajos - 06-06-2019 - 13:35 H

Investigadores del Centro de Emergencia Animal Hallam de Australia ponen de manifiesto a través de un estudio que la administración oral del carbonato de sodio, en forma de polvo, como agente emético, es decir, para inducir al vómito, puede causar graves efectos secundarios en el tracto gastrointestinal y respiratorio de los animales de compañía.

Esta conclusión supone una llamada de atención para los veterinarios que recurren a este método en los casos en que tratan de que una mascota expulse una sustancia que sospechan que ha ingerido y que resulta tóxica o nociva para su organismo.

Tras analizar cinco casos de perros que recibieron dicho tratamiento, los investigadores descubrieron que el efecto del carbonato de sodio terminó provocando graves lesiones en la mucosa del tracto gastrointestinal y respiratorio de los animales.

De esta forma, los responsables del estudio determinaron que había poca evidencia científica de que este tipo de producto fuera seguro para tratar a las mascotas. “Observamos que, tras ingerir el carbonato de sodio, dos de los cinco perros analizados sufrían un severo desprendimiento lingual, un edema laríngeo y petequias esofágicas”, señala Alexandra Watson, una de las investigadoras que realizó este estudio, quien añade que el número de pacientes que sufren este tipo de efectos secundarios ha aumentado.

Ante la alarma que supone este hallazgo, Watson explica que los cristales que forman el carbonato de sodio no llegan a diluirse con agua durante el proceso de su formulación en polvo. Con todo, las características de esta composición hacen que tenga una mayor probabilidad de adherirse a la mucosa del tracto gastrointestinal y respiratorio del animal.

Por todo ello, los investigadores piden a los veterinarios que extremen la precaución a la hora de optar por utilizar este tipo de producto.

 

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.