JUEVES, 5 de agosto 2021, actualizado a las 13:42

JUE, 5/8/2021 | 13:42

PROFESIONALES

Denuncian que Asturias ha dado un paso “en contra del concepto One Health”

Sivepa critica que Asturias haya expulsado la Agencia de Seguridad Alimentaria de la Dirección General de Salud Pública, y haya eliminado la Jefatura de Servicio del Laboratorio de Sanidad Animal y un puesto de veterinario de Medio Rural

De izda a dcha, José Antonio Santos, secretario general de Sivepa; José Fernández, presidente; y Víctor Manuel Álvarez, vicepresidente del sindicato.
De izda a dcha, José Antonio Santos, secretario general de Sivepa; José Fernández, presidente; y Víctor Manuel Álvarez, vicepresidente del sindicato.

Denuncian que Asturias ha dado un paso “en contra del concepto One Health”

Sivepa critica que Asturias haya expulsado la Agencia de Seguridad Alimentaria de la Dirección General de Salud Pública, y haya eliminado la Jefatura de Servicio del Laboratorio de Sanidad Animal y un puesto de veterinario de Medio Rural

Redacción - 09-12-2020 - 10:42 H

Desde el Sindicato Veterinario Profesional de Asturias (Sivepa) han informado en un comunicado de las modificaciones que recientemente se han llevado a cabo en la organización de la Administración del Principado que se han publicitado como un refuerzo de la sanidad, concretamente de las estructuras de Salud Pública, que son las que previenen y protegen la salud de la población, a la vez que ahorran en gasto asistencial.

Sin embargo, explican que “lamentablemente esto ha sido una ilusión y un engaño de trileros que no ha reforzado la prevención en salud pública sino que la ha debilitado, fragmentado y desestructurado aún más”.

“Se han tomado decisiones que van frontalmente en contra del concepto ‘One Health’ de integración de la medicina veterinaria y la medicina humana, frente a lo que promueven la OMS, la OIE y la FAO, y que tanta falta nos ha hecho y nos hace en esta pandemia. Así, a medio y largo plazo, una vez más aumentará sin duda el gasto asistencial y la desprotección del ciudadano”, aseguran en un comunicado.

La Agencia de Seguridad Alimentaria, Sanidad Ambiental y Consumo (ASASAYC) era, hasta ahora, un órgano de la Dirección General de Salud Pública del Principado encargado de las funciones de seguridad alimentaria y sanidad ambiental como su propio nombre indica y, por lo tanto, incluye a todos los veterinarios y farmacéuticos de la Consejería de Salud que realizan funciones de salud pública.

“Siguiendo el concepto de ‘una sola salud’, lo lógico es avanzar hacia la integración de los médicos, veterinarios y farmacéuticos de salud pública en los mismos equipos de trabajo y organismos, para así conseguir el abordaje sanitario simultáneo por parte de cada profesión desde sus propias competencias, o lo que es lo mismo, multidisciplinar. Esto promovería una fuerte sinergia en la prevención y protección de la salud comunitaria que redundaría en un ahorro económico y aumento de la eficacia de la salud pública”, apuntan.

Sin embargo explican que, “en contra de toda lógica y toda referencia legal, y alegando que se trata de un fortalecimiento de la seguridad alimentaria y la sanidad ambiental, el Principado ha expulsado a la ASASAYC de la Dirección General de Salud Pública para crear un órgano independiente que cuelgue directamente del Consejero de Salud, sin estar integrado con el resto de servicios y profesionales de salud pública”.

La Dirección General de Salud Pública queda preferentemente en manos de las profesiones asistenciales como medicina o enfermería, y la Agencia concentrará a los veterinarios y farmacéuticos de Salud Pública.

PREVENCIÓN Y CONTROL DE ENFERMEDADES, COMPETENCIA VETERINARIA

“Las leyes hace tiempo que dicen explícitamente que la seguridad alimentaria y sanidad ambiental son parte básica y fundamental de la Salud Pública. Además, especifican que la prevención y control de la mayoría de estas amenazas para la población son competencia de los licenciados en Veterinaria, pues son los profesionales sanitarios que estudian y aplican la medicina en los animales, los alimentos que producen estos, y en el medio ambiente en que dichos animales producen, se desenvuelven o subsisten”, destacan.

“Y en este contexto legal y de tendencia ‘One Health’, nosotros nos preguntamos, ¿qué sentido tiene sacar de la Dirección General de Salud Pública un órgano que hace funciones nucleares, básicas y fundamentales de salud pública? Dividir y fragmentar la salud pública para luego tener que hacer planes de actuación coordinada entre esos nuevos fragmentos ¿realmente aumenta la eficacia de la salud pública o daña y diluye su entidad y eficacia? ¿Por qué se expulsa a la veterinaria de salud pública y a la farmacia de salud pública del organismo administrativo que representa y gestiona la salud pública?”, señalan en el comunicado.

Por otra parte y al mismo tiempo advierten que “desde la Administración se está haciendo publicidad acerca de la creación de un puesto de coordinador del Plan de Salud y un nuevo servicio en la Dirección General de Salud Pública para gestionar las alertas y emergencias Covid-19. Sin embargo, si vamos  a la letra pequeña de este nuevo servicio, lo que en realidad se ha creado es un puesto de Jefe de Servicio de Alertas y Emergencias Covid-19 al que sólo se permite acceder a titulados en medicina humana y que es un puesto de dirección”.

Asimismo, desde el sindicato explican que el puesto de Coordinador creado no necesita ser cubierto por un facultativo, sino que puede ser cubierto por un funcionario de inferior categoría y preparación académica.

“Hasta aquí, podríamos pensar que efectivamente esta creación de puestos está reforzando Salud Pública en el Principado; sin embargo, en esta misma modificación de la Relación de Puestos de Trabajo, se han eliminado el Servicio del Laboratorio de Sanidad Animal y un puesto de facultativo veterinario de la Consejería de Medio Rural, ambos con funciones básicas y fundamentales de salud pública en los campos de la sanidad alimentaria y la protección de la población frente a zoonosis”, señalan.

“A nadie se le escapa —apuntan— que estas son partes nucleares, básicas y fundamentales de la protección de la salud pública. Esto es algo que el que más y el que menos intuye. Pero por si no lo viéramos claro, podríamos aportar luz diciendo que la Covid-19 es una enfermedad infecciosa de origen animal, así como la gripe aviar altamente patógena que se extiende por Europa y que ya se ha detectado en Cantabria, o también enfermedades muy peligrosas de graves secuelas y una alta mortalidad como la enfermedad de Lyme en Asturias o el virus de la fiebre hemorrágica Crimea-Congo que se extiende por la meseta peninsular, o también clásicos problemas de salud como la tuberculosis, la brucelosis o la rabia; o también podemos decir que la salmonelosis y la listeriosis son problemas de sanidad de la producción primaria de alimentos”.

LA INVERSIÓN SE HA REALIZADO EN EL ÁMBITO ASISTENCIAL

De esta forma, desde el sindicato critican que “cuando se elimina un servicio de salud pública que vigila todas las zoonosis, las resistencias a antimicrobianos en animales de producción y la sanidad de la producción primaria de alimentos, y se hace para crear un servicio que sólo vigila Alertas y Emergencias de la Covid-19, ¿estamos realmente mejorando y aumentando la protección en salud pública o la estamos debilitando?, ¿qué ocurrirá con ese Servicio cuando la Covid-19 ya no sea una amenaza y el resto de zoonosis y la sanidad alimentaria lo sigan siendo? Y, por otra parte, cuando eliminamos un puesto de facultativo veterinario con funciones de salud pública en prevención de enfermedades infecciosas, seguridad alimentaria y resistencias a antimicrobianos, y creamos otro puesto "no facultativo" con funciones de coordinación, ¿podemos presumir de haber reforzado la plantilla de personal de salud pública?”.

Inicialmente, la intención del Ejecutivo del Principado era eliminar dos plazas de veterinario de Medio Rural en lugar de una, pero gracias a la labor de Sivepa en colaboración con otros sindicatos —CSIF, USIPA-SAIF y CCOO— se consiguió que rectificaran en uno de esos puestos.

Sin embargo, persistieron en eliminar el servicio y uno de los facultativos veterinarios alegando literalmente, por parte del director general de Función Pública, "que el Gobierno del Principado entendía que la salud pública sólo se hacía desde la Consejería de Salud y que la eliminación de esos puestos en Medio Rural no suponía ninguna merma de dicha Salud Pública".

“Tomemos buena nota de esto, porque la mitad de la plantilla de veterinarios con funciones básicas de salud pública del Estado español depende orgánicamente de autoridades con competencias agrícolas y ganaderas, y no de las autoridades sanitarias”, advierten desde Sivepa.

Así, todo parece indicar, según señalan, “que la cenicienta de la sanidad, la Salud Pública, una vez más sufre un proceso de maquillaje y trilerismo para que parezca que se refuerza cuando en realidad se adelgaza y debilita”.

“Otra vez, la inversión real ha sido únicamente en el campo asistencial, en el que se han creado 17 jefaturas de servicio para enfermería, un gigante que cada vez absorbe más recursos, y que nunca se verá saciado mientras no se invierta decididamente en los tres campos sanitarios preventivos principales: la medicina de salud pública, la veterinaria de salud pública y la farmacia de salud pública”, concluyen.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.