MIÉRCOLES, 21 de octubre 2020, actualizado a las 14:50

MIÉ, 21/10/2020 | 14:50

PROFESIONALES

Una operación pionera salva a un perro con un implante impreso en 3D

Colocan a un perro un implante 3D de titanio para reconstruirle parte del hueso extirpado en una operación. El can tenía un tumor maxilar que le impedía hacer vida normal

Una operación pionera salva a un perro con un implante impreso en 3D

Una operación pionera salva a un perro con un implante impreso en 3D

Colocan a un perro un implante 3D de titanio para reconstruirle parte del hueso extirpado en una operación. El can tenía un tumor maxilar que le impedía hacer vida normal

Isabel Gómez - 09-04-2018 - 14:00 H

Una colaboración entre Reino Unido, Alemania y Canadá ha permitido la creación de un implante 3D de titanio para un perro con un tumor maxilar, según la empresa Renishaw, participante en este proyecto.

El implante se hizo con titanio impreso en 3D. Se utilizó para remplazar la pérdida de tejido duro de la boca del animal. El can es un bernés de la montaña de siete años. Debido a la ubicación del tumor era imposible extirparlo sin afectar a partes importantes del animal, por lo que la solución fue reconstruir esa zona con un implante.

La forma de crearlo fue con herramientas de diseño médicas asistidas por un ordenador y fabricadas de forma aditiva, lo que supuso un implante específico para el paciente (PSI). Este sistema es más común en humanos.

La cirugía fue llevada a cabo por Julius Liptak, cirujano veterinario del Hospital de animales Alta Vista en Ottawa, Canadá, según la nota de Renishaw. Durante el diseño del implante, este cirujano revisó todo el proceso, por lo que la fabricación y colocación fue más directa, como explica la nota, ya que cumplía con las peticiones del cirujano sobre cómo debía encajar este implante. Esto ayudó también a que el proceso quirúrgico durase menos tiempo y el animal estuviera menos tiempo anestesiado.

El diseño y la fabricación solo llevó dos semanas. Si se hubiera tardado más hubiera sido imposible que ese prototipo fuera funcional puesto que el tumor seguía en crecimiento, explica la nota de Renishaw. Finalmente, el can pudo abandonar el centro hospitalario un día después de la intervención. El animal pudo respirar sin problemas por la nariz y se recuperó por completo de la operación.

La empresa alemana Voxelmed fue la encargada de diseñar el implante con imágenes 3D, y la compañía británica Renishaw fue la que lo produjo. Según el marketing manager de Renishaw, Ed Littlewood, antes de este caso los veterinarios desconocían la existencia esta tecnología. “Se están planificando procedimientos similares en Alemania y se están llevando a cabo más investigaciones para ver cómo estos animales pueden beneficiarse de las PSI fabricadas aditivamente”, explica.  

  • GALERIA

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.