VIERNES, 18 de junio 2021, actualizado a las 18:01

VIE, 18/6/2021 | 18:01

PROFESIONALES

El Covid-19 dispara las plagas de animales transmisores de zoonosis en Cataluña

Con motivo del Día Mundial del Control de Plagas los expertos se han mostrado preocupados con la proliferación de roedores como las ratas durante la pandemia de Covid-19

El Covid-19 dispara las plagas de animales transmisores de zoonosis en Cataluña

El Covid-19 dispara las plagas de animales transmisores de zoonosis en Cataluña

Con motivo del Día Mundial del Control de Plagas los expertos se han mostrado preocupados con la proliferación de roedores como las ratas durante la pandemia de Covid-19

Redacción - 03-06-2021 - 09:47 H

Las temperaturas y las lluvias escasas e irregulares de esta primavera hacen prever la llegada, como cada año, de las habituales plagas de mosquitos y mosca negra, así como de cucarachas. “Pero la plaga que más preocupa este año, debido al confinamiento y las restricciones del Covid-19, es la de los roedores, especialmente de las ratas.”, apuntan desde la Asociación de profesionales de la desinfección y control de plagas de Cataluña (ADEPAP).

La menor presencia de las personas en el exterior durante meses ha hecho que se hayan visto más ratas, más grandes y también más agresivas que en años anteriores, explican desde ADEPAP. Además, quieren hacer hincapié en que se trata, en la mayoría de los casos (mosquitos y roedores, especialmente) de especies transmisoras de virus y enfermedades.

Así, ADEPAP, coincidiendo con el Día Mundial del Control de Plagas, que se celebra el 6 de junio,  ADEPAP informa de las previsiones de plagas para el verano y recomienda tomar medidas preventivas y confiar en empresas profesionales especializadas para combatir las plagas y para hacer las desinfecciones, actuaciones altamente necesarias y relacionadas entre ellas, especialmente en tiempos de pandemia, para garantizar la seguridad y la salud ambiental en ámbitos tan críticos como los servicios sanitarios y alimentarios.

La prevención es una de las medidas más importantes para controlar las que puedan afectar Cataluña. Por ello, el presidente de la asociación, Quim Sendra, recuerda también que "hay que tener presente que animales como las ratas o los mosquitos son transmisores de enfermedades". 

LAS PLAGAS DE RATAS, LAS QUE MÁS PREOCUPAN

Con una primavera de lluvias escasas e irregulares, y con puntas de temperatura que han alcanzado los 30 °C, es habitual la aparición de plagas de mosquitos, de mosca negra, y de cucarachas. Ahora bien, a diferencia de años anteriores, este año preocupa de manera especial la aparición de plagas de roedores, especialmente de ratas, que debido a la pandemia han visto favorecida su proliferación y se han vuelto más atrevidas que nunca. En menor medida también se ha detectado esta actitud más activa en los ratones de bosque. "Las plagas de chinches de cama, en cambio, este verano afectarán menos por la limitación del turismo y los intercambios internacionales", indican desde la asociación.

Además, señalan que en los últimos años ya se había constatado un incremento de incidencias por roedores. Concretamente, en Cataluña se detectaba un incremento sostenido de incidencias con la rata gris (Rattus norvegicus) y de presencia de rata negra (Rattus rattus) en los entornos urbanos, donde habitualmente no había.

El incremento de las restricciones de uso de algunos productos biocidas, sumado a la gran capacidad de adaptación de estos organismos ya las resistencias que van apareciendo en algunas materias activas, hace que cada vez sea más complejo mantener las poblaciones bajo los umbrales de tolerancia establecidos. A todo ello este año se han sumado los confinamientos y también restricciones de movilidad durante un largo periodo de tiempo que han provocado más presencia de ratas en las calles. Éstas, además, se han vuelto más atrevidas y agresivas en busca de alimento.

ANIMALES TRANSMISORES DE ENFERMEDADES

ADEPAP remarca que las plagas de ratas, que sólo pueden tratar las empresas y los profesionales especializados, son muy dañinas para la salud ambiental, ya que se trata de una especie que puede transmitir enfermedades zoonósicas, es decir que se transmiten de animal a persona y viceversa.

"El coronavirus parece transmitirse a los humanos por el consumo alimentario de murciélagos", explica el presidente de ADEPAP, Quim Sendra. "Es obvio que aquí no comemos ni murciélagos ni ratas y también que las mordeduras de estos animales son muy extrañas y no hay evidencia de que éstas sean vías de transmisión de ciertos virus, pero una buena salud ambiental, especialmente en ámbitos muy concretos como el sanitario o el alimentario, pasan por combinar la prevención y el control de plagas con desinfecciones profesionales especializadas", destaca.

En cuanto a los mosquitos, desde la asociación catalana apuntan que no hay evidencia científica que las picaduras de estos sean vectores transmisores del virus SARS-CoV-2 , al contrario de lo que ocurre con otras enfermedades víricas como el Dengue, el Zika y el chikunguña. El SARS-CoV-2 entra por los conductos respiratorios, se transmite bien por aire, pero no se ha demostrado que pueda infectar a través de la sangre. Por otra parte, según los expertos, en caso de que un mosquito se pudiera "infectar" con la enfermedad, la carga viral sería demasiado baja como para transmitirla por la sangre y que llegara a las vías respiratorias.

Para combatir el mosquito, insecto que causa grandes molestias a la población, son muy importantes las campañas de concienciación que eviten la proliferación de sitios artificiales propicios para la puesta de huevos y el desarrollo de la fase larvaria acuática. Este año, la climatología de los últimos meses ha propiciado un hábitat favorable para la cría de las larvas de estos insectos.

El presidente del ADEPAP, Quim Sendra explica que las condiciones meteorológicas de los últimos dos meses han propiciado que los mosquitos puedan reproducirse y por ello "es razonable prever que, como ya es habitual, harán acto de presencia en todas las comarcas" . El mosquito tigre, además, le basta con "pequeños basales, el agua que queda en el fondo de las macetas, etc.". Sendra recuerda, por tanto, que hay que evitar las acumulaciones de agua estancada para prevenir la proliferación de todo tipo de mosquitos.