MARTES, 10 de diciembre 2019, actualizado a las 6:25

MAR, 10/12/2019 | 6:25

PROFESIONALES

Condenado por intrusismo un criador de perros por implantar microchips

El Colegio de Veterinarios de Baleares ha ejercido de acusación particular en un juicio en el que un criador de perros ha sido condenado a pagar 1.825 euros por implantar microchips sin el título de Veterinaria

GALERIA

Condenado por intrusismo un criador de perros por implantar microchips

El Colegio de Veterinarios de Baleares ha ejercido de acusación particular en un juicio en el que un criador de perros ha sido condenado a pagar 1.825 euros por implantar microchips sin el título de Veterinaria

Redacción - 26-11-2019 - 12:49 H

El juzgado de instrucción nº4 de Palma ha condenado por un delito de intrusismo un criador de perros de Mallorca a raíz de la denuncia del Colegio de Veterinarios de las Islas Baleares (Covib) y de las investigaciones y posterior atestado de la Guardia Civil.

En un comunicado, el Covib apunta que el tribunal ha considerado probado que el individuo, de 41 años, implantó microchips de origen desconocido en, al menos, cinco perros que crio "en una fecha no determinada" de los años 2017 y 2018, "sin tener el título de facultativo veterinario”.

El juzgado concluye  por tanto que ha incurrido en un delito de intrusismo previsto y penado en el artículo 403.1 inciso primero del Código Penal y en la Ley 44/2003 de 21 de noviembre de ordenación de las profesiones sanitarias.

La condena ha sido de 12 meses de multa con una cuota diaria de 5 euros, resultando la pena en 1.825 euros, además del pago de las costas del proceso.

Durante la intervención de la Guardia Civil, al margen de los microchips de los 5 casos descritos, se encontraron tres microchips más que debían ser implantados en otros animales, según la sentencia.

Ninguno de los microchips incautados aparecía en ninguno de los registros (ni autonómico, ni estatal, ni europeo) de la red de identificación de animales de compañía.

OTROS CASOS DE INTRUSISMO

Ramón García, presidente del Covib, ha destacado que este procedimiento ha servido para que se condene una de las actuaciones irregulares “que sufre a diario” la profesión, pero que es muy complicado demostrar.

“Debemos informar de cualquier caso de intrusismo del que tengamos conocimiento por el daño que hace al colectivo veterinario y por el riesgo que este tipo de actividades realizadas sin la cualificación adecuada pueden tener para los animales", ha insistido

Por último, ha apuntado que esta condena también es importante porque así los colegiados que conocen casos parecidos se animen a denunciarlos y a informar de ello. “Es la única manera que tenemos para combatirlos", concluye.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.