DOMINGO, 14 de abril 2024

DOM, 14/4/2024

PROFESIONALES

“Como pediatra, si pudiera tener un veterinario en mi equipo sería maravilloso”

Ana Méndez Echevarría, coordinadora de Pediatría Hospitalaria e Inmunodeficiencias del Hospital La Paz, defiende la importancia de que los médicos se formen en zoonosis y colaboren con los veterinarios

Ana Méndez Echevarría, Coordinadora de Pediatría Hospitalaria e Inmunodeficiencias del Servicio de Pediatría, Enfermedades Infecciosas y Tropicales del Hospital Universitario La Paz, y Profa. de la Universidad Autónoma de Madrid.
Ana Méndez Echevarría, Coordinadora de Pediatría Hospitalaria e Inmunodeficiencias del Servicio de Pediatría, Enfermedades Infecciosas y Tropicales del Hospital Universitario La Paz, y Profa. de la Universidad Autónoma de Madrid.

“Como pediatra, si pudiera tener un veterinario en mi equipo sería maravilloso”

Ana Méndez Echevarría, coordinadora de Pediatría Hospitalaria e Inmunodeficiencias del Hospital La Paz, defiende la importancia de que los médicos se formen en zoonosis y colaboren con los veterinarios

Redacción - 13-12-2022 - 14:20 H - min.

El gato está ganando peso como animal de compañía entre las familias de todo el mundo, y también las españolas. Por este motivo, Animal’s Health ha organizado un debate en el que 3 expertos, de la medicina humana, la veterinaria y la industria de la sanidad animal, reflexionan sobre la importancia del cuidado veterinario de los gatos para mejorar su salud y prevenir zoonosis.

Bajo el título de La importancia de la desparasitación de los gatos en la salud de las personas, el debate ha contado con la participación de Ana Méndez, coordinadora de Pediatría Hospitalaria e Inmunodeficiencias del Servicio de Pediatría, Enfermedades Infecciosas y Tropicales del Hospital Universitario La Paz y profesora en la Universidad Autónoma de Madrid;  Félix Vallejo, veterinario clínico, experto en medicina felina y propietario de The Cat’s Smile Veterinarios; y Paz Martínez, directora de Marketing de Animales de Compañía de Vetoquinol.

La doctora Méndez trabaja en un área especialmente delicada, pues atiende a niños trasplantados, que son especialmente susceptibles a infecciones, al estar inmunodeprimidos. A lo largo de su carrera, explica, ha tratado de concienciar a sus compañeros de la importancia de tener en mente las zoonosis en los diagnósticos, aunque aún queda mucho por hacer.

Para seguir avanzando en este ámbito, junto a sus compañeros de La Paz, Méndez está realizando una investigación para detectar campos de mejora, y ayudar a la comunicación entre médicos y veterinarios para ofrecer una información y protocolos de utilidad y seguridad sanitaria a las familias afectadas.

En el contexto de este estudio, han elaborado una encuesta dirigida a veterinarios con el objetivo de conocer las recomendaciones sobre cuidados que estos profesionales están dando a los propietarios de perros y gatos que conviven con individuos inmunodeprimidos.

Durante el debate, Ana Méndez ha centrado sus intervenciones en la importancia de que los médicos se formen en el conocimiento de zoonosis para saber identificarlas, incluso contando con veterinarios en los equipos de los hospitales para conocer más a fondo algunos patógenos zoonósicos que se pueden pasar por alto.

De hecho, ella siempre intenta preguntar a los familiares de sus pacientes si hay animales de compañía en casa, especialmente cuando se encuentra con cuadros de enfermedades de etiología desconocida o poco común, ante las que no duda en llamar a un veterinario.

Pero esto no siempre es así, y lamenta que muchos médicos tienen una idea equivocada de lo que significa una zoonosis y ven con asiduidad enfermedades como salmonelosis o giardiasis sin valorar que han podido provenir de un animal.

LOS MÉDICOS TIENEN UNA IDEA EQUIVOCADA DE QUÉ ES UNA ZOONOSIS

“Cuando los médicos escuchamos zoonosis, pensamos: rabia, pero no en Giardia, salmonela. Pensamos en zoonosis en África, el ébola, la rabia, nos quedamos en eso”, insiste. Esto es algo que se pudo ver en una encuesta en la que se preguntó a médicos que trabajaban con niños trasplantados sobre su conocimiento sobre zoonosis, y les costaba identificar patógenos zoonósicos muy habituales.

Además, le llamó la atención que las recomendaciones al paciente sobre la tenencia de mascotas parecían basarse más en opiniones personales que en la evidencia científica. Así, mientras algunos médicos, propietarios de mascotas, recomendaban a sus pacientes conservar al animal de compañía, otros, que habían tratado zoonosis, abogaban por que prescindiesen de su mascota.

Es por todo esto, por lo que la doctora cree que hace falta más formación, especialmente en estos temas tan sensibles, porque recuerda que las mascotas cumplen un papel social en los hogares. “Hay un niño que tiene una leucemia y tiene un perro. Que en ese momento vital de su vida le digan que el perro se tiene que ir... Igual hay situaciones en las que hay que hacerlo, pero hay que medir un poco”, defiende.

También lamenta que en muchas ocasiones son los propios familiares, y no el médico, los que preguntan sobre el papel de las mascotas en hogares con personas vulnerables, como los pacientes inmunodeprimidos. “Los propios médicos, voy a ser autocrítica, somos los responsables de no advertir lo suficiente a los pacientes, por desconocimiento, y porque no tenemos ese enfoque ‘One Health’ de trabajar con el veterinario. No somos conscientes de que solo llegamos hasta donde llegamos, que es la medicina humana”, afirma.

“Los médicos tenemos mucho campo ya, y necesitamos contar con los veterinarios para que hagan su parcela y podamos colaborar. Creo que es fundamental que haya iniciativas de cooperación”, insiste, y considera que los médicos en este campo tienden a estar “sesgados” y no siempre preguntan sobre la presencia de mascotas para dar con el origen de una infección.

“NO CONOZCO A NINGÚN PADRE QUE NO LLEVE A SU HIJO AL PEDIATRA PORQUE SEA ALGO TRAUMÁTICO”

Otro aspecto en el que pueden incidir más los médicos es recordar a sus pacientes que si tienen una mascota en casa es importante que esté convenientemente atendida. “Como médicos tenemos que insistirle al paciente en que es fundamental que vaya al veterinario. Si nosotros lo decimos estoy convencida de que van a ir”, asegura, pues son una profesión sanitaria que tiende a estar en una situación de influencia.

Para Méndez, esta posición de influencia deberían usarla más para tender una mano a los veterinarios y evitar situaciones como la de los propietarios que no llevan a su gato al veterinario, algo que, a ella, como pediatra, le resulta difícil de entender. En este sentido, algunas personas reconocen que no van a la clínica con su gato porque anteriormente han sufrido experiencias traumáticas.

No conozco a ningún padre que no lleve a su hijo al pediatra porque sea algo traumático. Asumen que hay que ir al pediatra. ‘Es que no le gusta que le vacunen’, ya, pero hay que vacunarle”, afirma.

Además de instar a sus pacientes a que vayan al veterinario y se informen sobre los riesgos de las zoonosis, considera que los médicos deberían tener al menos unos conocimientos básicos que transmitir en sus consultas.

Y es que recuerda que, en las propias guías de pacientes inmunodeprimidos, por ejemplo, se recomienda evitar el contacto con perros y gatos menores de 6 meses, al ser considerados de riesgo, algo que muchos médicos desconocen.

La idea es que los médicos pongan “ese granito de arena”, para ir sensibilizando, pero considera que un gran empujón en este sentido pasa por la implicación de las sociedades científicas médicas, que deben contar con el punto de vista de los veterinarios.

La pediatra admite que, al final el desafío, pasa por que los médicos terminen de entender el ‘One Health’ y colaboren más con los veterinarios. “Los veterinarios necesitan espacios para entrar a trabajar con nosotros, pero no está creado ese espacio actualmente”, apunta.

Al final, lo que está sucediendo es que se pueden estar infradiagnosticado las zoonosis en medicina humana, porque “no se diagnostica lo que no se conoce”. En este campo, el lema de la doctora sería ‘Pon un veterinario en tu vida’. “Como pediatra, si pudiera tener un veterinario en mi equipo sería maravilloso”, concluye.

DEBATE COMPLETO

VOLVER ARRIBA