DOMINGO, 26 de mayo 2024

DOM, 26/5/2024

PROFESIONALES

¿Cómo influye la relación del veterinario y el propietario en el manejo de la epilepsia canina?

Una nueva investigación explora el papel de las relaciones veterinario-propietario en la experiencia de los responsables de perros con epilepsia

Exploran el papel de las relaciones veterinario-propietario en la experiencia de los titulares de perros con epilepsia.
Exploran el papel de las relaciones veterinario-propietario en la experiencia de los titulares de perros con epilepsia.

¿Cómo influye la relación del veterinario y el propietario en el manejo de la epilepsia canina?

Una nueva investigación explora el papel de las relaciones veterinario-propietario en la experiencia de los responsables de perros con epilepsia

Redacción - 15-02-2023 - 10:07 H - min.

Una nueva investigación del Royal Veterinary College (RVC) explora el papel de las relaciones veterinario-propietario en la experiencia de los titulares de perros con epilepsia.

El estudio reveló que se necesitan expectativas más claras del propietario para los resultados del tratamiento y el manejo de la condición junto con recursos más confiables fuera de la sala de consulta para respaldar relaciones positivas entre el veterinario y el propietario.

Los propietarios que informaron de experiencias positivas con sus veterinarios describieron el valor de las explicaciones iniciales sobre la condición de su perro, ver al mismo veterinario en cada consulta y los atributos individuales de los veterinarios, incluido el conocimiento actual sobre el manejo de la epilepsia y buenas habilidades de comunicación.

Es probable que estos factores contribuyan a mejorar la comunicación bidireccional veterinario-propietario, la satisfacción del titular y el cumplimiento de las instrucciones de atención. Como resultado, este enfoque de asociación para la atención beneficia a todas las partes involucradas, consideran desde el RVC.

También se destacaron las implicaciones de una relación negativa. Insatisfacción de los propietarios con la experiencia insuficiente percibida de su veterinario de práctica general (lo que resulta en derivaciones a especialistas) y, cuando se derivan, mala comunicación entre los especialistas de derivación y su veterinario de atención primaria.

Los puntos de vista y valores preexistentes de los propietarios se identificaron como factores que pueden generar experiencias negativas, incluidos fuertes lazos con los titulares de los perros, lo que genera expectativas extremadamente altas para la atención veterinaria.

Otro factor fue la desconfianza preexistente. Se descubrió que los propietarios que tenían una experiencia más negativa con los veterinarios eran más propensos a realizar su propia investigación personal. Este enfoque pone a los propietarios en mayor riesgo de verse influenciados por el gran volumen de información errónea presente en Internet.

La epilepsia canina afecta a más de 60.000 perros en el Reino Unido y es la enfermedad neurológica crónica más común en los perros. La condición no solo puede afectar negativamente a los perros afectados, sino que puede afectar significativamente la calidad de vida de los propietarios. Titulares que no solo sufren el estrés de presenciar las convulsiones de su perro, sino que además tienen la compleja tarea de controlar la condición de su perro a diario.

LA DIFICULTAD DE CONTROLAR LA EPILEPSIA EN VETERINARIA

Los veterinarios a menudo informan que les resulta difícil controlar la epilepsia, particularmente porque una alta proporción de perros no responde lo suficiente a los medicamentos disponibles.

Este estudio tuvo como objetivo ayudar a proporcionar una mejor comprensión de los deseos y necesidades de los propietarios. Por lo tanto, la atención veterinaria puede ser más empática, matizada y beneficiar tanto al cuidador como a la calidad de vida del perro.

Esta investigación cualitativa involucró entrevistas cara a cara en profundidad con 21 propietarios que exploraron el proceso de toma de decisiones detrás del manejo de la epilepsia de su perro.

Los resultados del estudio han llevado a los investigadores a compartir consejos para los veterinarios con el fin de mejorar la atención y el manejo de los casos de epilepsia canina. Esto incluyó asesoramiento sobre la entrega de información, particularmente en las primeras etapas de la atención, y la provisión de recursos para obtener información confiable o apoyo, como grupos de apoyo.

“La epilepsia es una condición difícil de manejar tanto para los propietarios de perros como para los veterinarios. Las emociones de los cuidadores a menudo se disparan debido al trauma de presenciar la convulsión de su amado perro y el estrés continuo de cuidar a su perro. Al mismo tiempo, los veterinarios pueden sentirse frustrados por no poder reducir las convulsiones tanto como esperaban. Combinados, la capacidad para la decepción y el conflicto es alta”, destaca Rowena Packer, supervisora principal de este estudio y profesora de Ciencias del Bienestar y el Comportamiento de los Animales de Compañía en el Royal Veterinary College.

En este sentido señala que “forjar relaciones sólidas y de confianza entre propietarios y veterinarios es clave para mantener el bienestar de los tres miembros del 'triángulo de tratamiento': perros afectados, propietarios y veterinarios. El primer paso hacia esto es luchar por el entendimiento mutuo; los resultados de nuestro novedoso estudio ofrecen a los veterinarios formas prácticas de lograrlo”.

“Nuestra investigación destaca la necesidad de colaboración dentro de nuestra profesión para garantizar que tanto los titulares de mascotas como nuestros colegas veterinarios tengan acceso al apoyo y los recursos necesarios, especialmente cuando se trata de una condición crónica tan impredecible como la epilepsia. Mejorar la disponibilidad de fuentes de información fiables para el manejo de la epilepsia podría ayudar a los equipos veterinarios a prescribir con confianza 'recetas de información' que aumenten la confianza del propietario y lo ayuden a sentirse capacitado para contribuir más activamente en la toma de decisiones para su perro, en asociación con su veterinario”, remarca Amy Pergande, graduada en Veterinaria del Royal Veterinary College que colaboró en esta investigación.

EL PAPEL DE LA FORMACIÓN DEL VETERINARIO ANTE CASOS DE EPILEPSIA CANINA

Como se señala en el estudio, los veterinarios reconocen encontrarse con dificultades a la hora de controlar la epilepsia ya que, en algunos casos, los pacientes pueden no responder bien al tratamiento elegido por los profesionales.

En este sentido, y para aportar a los veterinarios las herramientas necesarias para abordar los casos de epilepsia que les puedan llegar a las clínicas, compañías del sector de la salud animal como Dechra han apostado por la formación.

Y es que, recientemente, se celebró un webinar sobre cómo abordar de manera apropiada al perro con epilepsia, cómo escoger y monitorizar su tratamiento y el seguimiento de su evolución.

La formación para el abordaje correcto de la enfermedad puede ayudar a mejorar la relación entre veterinarios y propietarios ya que estos últimos, tal y como se refleja en el estudio, pueden llegar a frustrarse en caso de que sus animales no mejoren o no dejen de experimentar las convulsiones características de esta enfermedad, una frustración que puede extenderse a los veterinarios, que no ven llegar a buen puerto sus esfuerzos por mejorar la salud del animal.

Además, disponer de fuentes de información fiables, como este tipo de webinars podría ayudar a los equipos veterinarios “a prescribir con confianza”, según explican los investigadores en el estudio.

VOLVER ARRIBA