DOMINGO, 25 de agosto 2019, actualizado a las 14:52

DOM, 25/8/2019 | 14:52

PROFESIONALES

Verano, época especialmente sensible para la transmisión de zoonosis

El Colegio de Veterinarios de Cádiz ha publicado una serie de consejos para evitar las enfermedades que se transmiten de animales a humanos este verano, entre las que se encuentran la rabia y la leishmaniosis

GALERIA

Verano, época especialmente sensible para la transmisión de zoonosis

El Colegio de Veterinarios de Cádiz ha publicado una serie de consejos para evitar las enfermedades que se transmiten de animales a humanos este verano, entre las que se encuentran la rabia y la leishmaniosis

Redacción - 08-08-2019 - 13:12 H

Las conocidas como enfermedades zoonóticas son un grupo de patologías de índole infecciosa que son transmitidas de forma natural desde los animales a los seres humanos. Según recoge la Organización Mundial de la Salud (OMS), el mayor riesgo de transmisión de enfermedades zoonóticas se produce en la interfaz entre el ser humano y los animales a través de la exposición directa o indirecta a estos últimos, a sus productos derivados —carne, leche o huevos, por ejemplo— o a su entorno.

El Colegio Oficial de Veterinarios de Cádiz (Colvet Cádiz) viene colaborando con entidades asociadas de distintos sectores para evaluar y reducir los riesgos de transmisión de zoonosis al ser humano a través del consumo de productos de origen animal. La temporada estival suele ser una época del año especialmente sensible para la transmisión de enfermedades zoonóticas, por lo que Colvet Cádiz, dentro de su campaña ‘En verano, todos sanos’, ha emitido una serie de pautas y recomendaciones dirigidas a la población gaditana acerca del modo de reducir esos riesgos.

En este sentido, los veterinarios gaditanos apuntan a la importancia de la prevención de la leishmaniosis, transmitida por la picadura del mosquito Flebotomus perniciosus y que se ha convertido en la mayor parte de España en una enfermedad endémica. Para los animales es muy grave, pero se puede controlar con medicación y revisiones periódicas.

Sus síntomas son descamaciones cutáneas, pérdida de peso, zonas sin pelo, úlceras cutáneas y mucosas, hemorragias nasales y diarreas que no remiten. Por norma general, el sistema inmune humano está preparado para combatir esta enfermedad, por lo que sólo algunas personas enfermas o inmunodeprimidas, como niños o ancianos, pueden contagiarse, sólo si les pica un mosquito infectado.

La mejor manera de prevenirla es centrarse en evitar la picadura del mosquito usando repelentes tanto en domicilios como en el perro. Para ello existe una amplia oferta tanto de collares, que ofrecen hasta 12 meses de efectividad, como de pipetas. Asimismo, entre las estrategias preventivas se encuentra la vacunación contra la leishmaniosis que, disminuye de manera considerable las posibilidades de que el animal desarrolle la enfermedad en caso de infectarse de Leishmania.

Por otro lado, desde Colvet Cádiz se subraya la gravedad de la rabia como enfermedad zoonótica. Se contagia por mordedura o contacto directo de mucosas o heridas con la saliva del animal infectado. No existe tratamiento ni para los animales ni para el hombre, por lo que la mejor herramienta preventiva es la vacunación de los animales de compañía, anualmente.

El cuadro clínico progresa rápidamente: el animal sufre trastornos del comportamiento debido a las alucinaciones, pérdida de apetito y finalmente queda paralizado. La muerte se produce en unos quince días. Recientemente, España ha vivido un caso de rabia en un cachorro importado ilegalmente de Marruecos a Ceuta, donde gracias a la experiencia de los veterinarios, se pudo frenar a tiempo el caso y garantizar la sanidad humana y animal de la Ciudad Autónoma.

Entre otras enfermedades zoonóticas, el Colegio menciona la toxoplasmosis. Esta enfermedad, la suelen transmitir los gatos, a quienes les causa una leve apatía y diarrea. En el caso del hombre puede generar un cuadro leve, que se manifiesta en forma de resfriado.

La enfermedad tiene mayor relevancia en mujeres embarazadas, en las que puede ocasionar malformaciones o abortos. El contagio se produce comiendo carne poco hecha o verdura mal lavada, o bien a través del contacto directo con los huevos (ooquistes) de toxoplasma que están en las heces de los gatos, por lo que su prevención está más que clara: limpiar adecuadamente y siempre con guantes de goma todos los utensilios utilizados por el gato, cocinando bien la carne o lavando bien las verduras.

Asimismo, apuntan a lo relevante de prevenir la leptospirosis, enfermedad grave causada por la bacteria Leptospira; la campylobacteriosis; o la tiña, infección cutánea que causa un hongo y afecta a la piel tanto de los animales como de las personas, dándose en cualquier parte del cuerpo.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.