DOMINGO, 22 de mayo 2022, actualizado a las 0:40

DOM, 22/5/2022 | 0:40

PROFESIONALES

Casi el 5% de los veterinarios se ha enfrentado a una reclamación

El seguro de responsabilidad civil del Colegio de Veterinarios de Madrid ha gestionado cerca de 200 reclamaciones contra los veterinarios colegiados en los últimos cinco años

El seguro de responsabilidad civil del Colegio de Veterinarios de Madrid regula de forma clara y transparente la cobertura del Daño Moral.
El seguro de responsabilidad civil del Colegio de Veterinarios de Madrid regula de forma clara y transparente la cobertura del Daño Moral.

Casi el 5% de los veterinarios se ha enfrentado a una reclamación

El seguro de responsabilidad civil del Colegio de Veterinarios de Madrid ha gestionado cerca de 200 reclamaciones contra los veterinarios colegiados en los últimos cinco años

Redacción - 09-05-2022 - 10:00 H - min.

A través del seguro de responsabilidad civil del Colegio de Veterinarios de Madrid (Colvema), que está incluido en la cuota, se han gestionado cerca de 200 reclamaciones contra los colegiados en los últimos 5 años.

El seguro de responsabilidad de civil (SRC) de Colvema es un producto en continua evolución, "indispensable" para los veterinarios y es un servicio que genera seguridad y evita consecuencias económicas. Además, según apuntan desde Colvema, es de los pocos que cubre el daño moral, algo difícil de cuantificar pero cada vez más reclamando

“En un escenario en el que una cierta cultura de la reclamación se va extendiendo de forma imparable, adquiere mayor sentido que nunca contar con un Seguro de Responsabilidad Civil especializado que proteja nuestro patrimonio. El mundo Veterinario no es, en absoluto, ajeno a esta realidad”, remarcan desde Colvema.

Es más, son varios los factores que inciden en que la protección frente a las Reclamaciones por Responsabilidad estén adquiriendo un especial protagonismo en la actividad Profesional del veterinario.

Estos factores, según Colvema, son una regulación cada vez más proteccionista hacia el consumidor; "el nuevo estatus legal que se está formulando entorno al mundo animal y, muy especialmente, en todo lo que concierne a los animales domésticos; y la irrupción, cada vez mayor, de conceptos jurídicos que se mueven alrededor del daño moral y aledaños y que, finalmente, incrementan de forma importante pero indeterminada los quantums indemnizatorios".

“El hecho de que la indemnización de los daños sufridos por animales carezca de una regulación similar u homologable, a la que sí existe para las lesiones de personas, nos sumerge en una indeterminación jurídica importante”, subrayan desde Colvema.

LA IMPORTANCIA DEL DAÑO MORAL

Es difícil hacer predicciones al respecto, pero es evidente que se ha ido produciendo una evolución importante en cuanto al tratamiento de estas indemnizaciones, que partieron de una estricta valoración del daño material (lo cual jurídicamente era intachable dado que los animales eran considerados cosas, bienes materiales) y, desde ahí, fueron desarrollando un entorno cuantitativo mayor en base a conceptos como el valor afectivo o, más recientemente, el daño moral (en todo caso, siempre conceptos jurídicos indeterminados que tenían en común el hecho de ir siempre referidos al daño sufrido por la persona -el dueño de la mascota- y no al propio padecimiento sufrido por el animal).

“No es descabellado, por ello, pensar que la nueva regulación de los animales como “seres sintientes” en el Código Civil, aunque por el momento no haya entrado en ello, acabe generando nuevos conceptos indemnizatorios que hasta la fecha no habían sido tomados en consideración y que se centren muy especialmente en esa nueva categoría jurídica”, explican desde el colegio de veterinarios.

El Seguro de Responsabilidad Civil de Colvema es, por tanto, "un estupendo ejemplo de todo ello". Por eso, en la póliza que ofrece cobertura a todos sus colegiados, se ha querido regular de forma clara y transparente la cobertura del daño moral que, en su indeterminación, podía generar graves conflictos de interpretación.

“Es importante entender que el daño moral, al no ser cuantificable, chirría en un mundo basado en el cálculo actuarial como es el seguro y no encaja bien en ninguno de los tipos de daños habitualmente cubiertos (el daño material, el daño personal, los perjuicios consecutivos —es decir, aquellos que derivan de un daño material o personal— o los daños patrimoniales puros —los que no provienen de un daño material o personal pero son económicamente cuantificables—). Precisamente por ello, es poco habitual encontrar una cobertura expresa y perfectamente circunscrita para el daño moral”, señalan desde Colvema.

A nivel general, el Seguro de Responsabilidad Civil ha adquirido "una importancia capital" como instrumento de vertebración y defensa de los intereses de los veterinarios. Y es que destacan que en los últimos 5 años se han gestionado alrededor de 200 reclamaciones dirigidas contra colegiados madrileños, la mayor parte de ellas injustificadas pero que generan, en todo caso, "tensión emocional" y un volumen de gastos considerable. Ello implica que, casi un 5% de este colectivo veterinario ha sido objeto de alguna reclamación en ese período.

“Todo este entorno obliga a que los seguros de Responsabilidad Civil para los profesionales veterinarios (y, en realidad, cualquier seguro susceptible de cubrir indemnizaciones derivadas del sufrimiento animal) sean productos vivos, en constante evolución y con enorme capacidad de adaptación”, subrayan desde el Colegio.

Así, defienden que "no cabe duda" de que el Seguro evita el impacto económico pero, sobre todo, genera tranquilidad y seguridad. “La perfecta sincronía entre los servicios jurídicos del Colegio y la asistencia letrada brindada por la parte aseguradora se ha convertido, por añadidura, en un completo blindaje de la defensa de nuestros colegiados”, concluyen.

VOLVER ARRIBA