SÁBADO, 7 de diciembre 2019, actualizado a las 15:07

SÁB, 7/12/2019 | 15:07

PROFESIONALES

Casi 400 veterinarios se han suicidado en las últimas tres décadas

Un estudio realizado por la Asociación Americana de Medicina Veterinaria registra una alta tasa de suicidios entre los veterinarios de Estados Unidos entre 1979 y 2015. Con la intención de evitar que la tendencia sea progresiva, ofrece un programa de ayuda que trate a tiempo a los profesionales con problemas de ansiedad, depresión o agotamiento por compasión

GALERIA

Casi 400 veterinarios se han suicidado en las últimas tres décadas

Un estudio realizado por la Asociación Americana de Medicina Veterinaria registra una alta tasa de suicidios entre los veterinarios de Estados Unidos entre 1979 y 2015. Con la intención de evitar que la tendencia sea progresiva, ofrece un programa de ayuda que trate a tiempo a los profesionales con problemas de ansiedad, depresión o agotamiento por compasión

Javier López Villajos - 28-12-2018 - 14:00 H

La Asociación Americana de Medicina Veterinaria (AVMA por sus siglas en inglés), en colaboración con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), realiza un estudio sobre el índice de suicidios entre los veterinarios norteamericanos en el periodo comprendido entre 1979 y 2015. Los investigadores concluyeron que hasta 398 veterinarios se habían suicidado en dicho margen de tiempo, siendo las mujeres las que más probabilidades tenían de cometer un suicidio frente a la de los hombres.

Para realizar el estudio, los investigadores tomaron una muestra de 11.620 veterinarios norteamericanos fallecidos entre 1979 y 2015, a través de una base de datos que ordenaba estas cifras por edad, raza y año de defunción.

Seguidamente, del total de veterinarios fallecidos, los investigadores descubrieron que 398 de esas muertes fueron el resultado de un suicidio, correspondiendo el 82% de estas a hombres y el 18% a mujeres, siendo ambos, en un 75%, menores de 65 años. En el caso de las veterinarias, los investigadores detallan que el porcentaje de suicidios aumentó entre 2000 y 2015.

La conclusión de los investigadores fue que el índice de suicidios entre los veterinarios fue mayor que el de la población general. Datos apoyados por una encuesta realizada por AVMA en 2014 a 11.627 veterinarios, de los cuales el 9% confesó tener problemas psicológicos graves relacionados con la ansiedad, sufriendo episodios depresivos en un 31% de los casos e ideas suicidas desde que terminaran los estudios de veterinaria en un 17%.

Y todos estos profesionales ejercieron su profesión en ámbitos como la industria de la alimentación animal y la ganadería, destacando las clínicas de pequeños animales con el cuidado de las mascotas, matizan los investigadores.

PROGRAMA DE AYUDA

Dada esta tendencia, John de Jong, presidente de AVMA, considera que es necesario buscar soluciones para este problema ya que “no solo afecta a la comunidad veterinaria sino que repercute en la sociedad en su conjunto”.

Por esa razón, AVMA propone la colaboración de la Asociación de Colegios de Medicina Veterinaria de Estados Unidos (AAVMC), la Asociación de Técnicos Veterinarios de América del Norte (NAVTA), la Red de Información Veterinaria (VIN), la Fundación Americana para la Prevención del Suicidio (AFSP), expertos en suicidología, representantes tanto de corporaciones como de empresas privadas, asociaciones veterinarias y comunidades veterinarias independientes.

Dicha alianza tiene el objetivo de crear un programa online que, de manera gratuita, ayude a los veterinarios a identificar las señales que advierten de que un compañero de profesión sufre el riesgo de atentar contra su vida, a través de un método compuesto por tres pasos llamado “Pregunta, Persuade, Refiere (QPR)”.

"Es habitual que las personas sospechen que otros están sufriendo pero no saben qué decir”, señala Jennifer Brandt, orientadora de AVMA, quien pretende que todos los veterinarios reciban una formación en el método QPR para saber de qué forma actuar en este tipo de casos.  

CASOS EN ESPAÑA

Paula Moreno, presidenta del Sindicato de Veterinarios de Madrid (Usvema) ya confirmó en una entrevista a Animal’s Health la presencia de diferentes tipos de problemas psicológicos derivados del ejercicio de esta profesión entre los profesionales españoles.

Algunas de las principales causas son las condiciones laborales que sufren los veterinarios a falta de un convenio laboral y del reconocimiento social de su profesión, el pago de una formación continuada y lo que la AVMA llama “agotamiento por compasión” dado que estos profesionales ven sufrir a los animales, teniendo que llegar a practicarles la eutanasia en algunos casos, además de sufrir conflictos internos si los dueños no pueden pagar el tratamiento.

Es por todo ello que Usvema pidió al Colegio de Veterinarios de Madrid (Colvema) que ofreciera algún tipo de ayuda psicológica, de forma preventiva, a los colegiados que lo necesitasen con el objetivo de “realizar terapias que enseñen a manejar el estrés antes de que se vuelva un problema psiquiátrico”.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.