DOMINGO, 22 de mayo 2022, actualizado a la 1:01

DOM, 22/5/2022 | 1:01

PROFESIONALES

Cae un 68% la llegada de veterinarios europeos a Reino Unido por el Brexit

La crisis de escasez de veterinarios en el Reino Unido se ha agravado al caer el número de profesionales procedentes de la Unión Europea en más de dos tercios a consecuencia del Brexit

James Russell, vicepresidente senior de la BVA.
James Russell, vicepresidente senior de la BVA.

Cae un 68% la llegada de veterinarios europeos a Reino Unido por el Brexit

La crisis de escasez de veterinarios en el Reino Unido se ha agravado al caer el número de profesionales procedentes de la Unión Europea en más de dos tercios a consecuencia del Brexit

Redacción - 23-02-2022 - 10:45 H - min.

La Asociación Veterinaria Británica (BVA) ha puesto de relieve el grave problema de escasez de veterinarios que sufre el Reino Unido, después de que la fuerza de trabajo haya registrado una caída de más de dos tercios en los nuevos profesionales provenientes de la Unión Europea, (UE) que han ido a las Gran Bretaña en los dos últimos años.

Según explican los veterinarios británicos, los datos publicados por el Royal College of Veterinary Surgeons (RCVS) revelan que el número anual de registrantes que fueron a trabajar al Reino Unido cayó un 68%, pasando de 1132 en 2019 a solo 364 en 2021.

La BVA, que es el mayor organismo de afiliación de veterinarios del Reino Unido, advierte que esta caída, que puede atribuirse en parte al fin de la libre circulación y a los impactos de la pandemia, podría tener un amplio impacto directo y en cadena en todo el sector, especialmente en áreas como el comercio internacional y la salud pública.

Las nuevas cifras se contraponen a otras estadísticas que demuestran que la demanda de certificación veterinaria de productos animales para su exportación a la UE se ha disparado ante los nuevos requisitos posteriores al Brexit.

Los datos de la Agencia de Sanidad Animal y Vegetal (APHA) del Reino Unido sugieren que las solicitudes de certificados sanitarios de exportación relacionados con los alimentos (productos de origen animal y ganado) se dispararon un 1255% desde 2020 (22.990 en total) hasta finales de 2021 (288.558). 

Sin embargo, es probable que esto sea una subestimación de la carga de trabajo adicional para los veterinarios, ya que señalan que los datos excluyen los pedidos de certificados para equinos y animales de compañía, el germoplasma y los movimientos a Irlanda del Norte, así como los casos en que se cubren múltiples certificados en una solicitud. Tampoco ilustra el coste total para las empresas que tienen que hacer frente a los gastos derivados de estos nuevos requisitos.

La fuerza de trabajo veterinaria del Reino Unido depende en gran medida de los registrantes de la UE, con datos de RCVS de 2021 que indican que el 29% del total de la fuerza de trabajo existente se graduó en la UE. En 2019, los datos del RCVS sugirieron que casi la mitad de los nuevos registrantes (48%) se graduaron en la UE, en comparación con el 42% que se graduó en el Reino Unido (10% en terceros países).

La profesión veterinaria y el Gobierno han estado supervisando la situación y han introducido medidas destinadas a mitigar la escasez, incluyendo la modificación de los requisitos de las pruebas de idiomas, la introducción de un nuevo papel de apoyo a la certificación para trabajar bajo la dirección de los veterinarios oficiales, y la apertura de nuevas escuelas de veterinaria y plazas de cursos para impulsar la oferta de cosecha propia.

Sin embargo, la BVA advierte que no hay una solución única para resolver los problemas, que se han visto exacerbados por los múltiples impactos del Brexit, Covid-19 y un aumento en la tenencia de mascotas, junto con los desafíos de contratación y retención de larga data en la profesión.

"La caída en picado de los inscritos en la UE desde el Brexit, junto con el aumento de la demanda de certificación veterinaria, está creando una tormenta de escasez en la profesión. Es absolutamente crítico que los veterinarios obtengan todo el apoyo posible para mantenerse en la cima de las cargas de trabajo y navegar por los continuos desafíos que se avecinan”, ha apuntado James Russell, vicepresidente senior de la BVA, dijo:

"Sabemos que el Gobierno es consciente de la situación, y medidas como la creación de más plazas en las escuelas de veterinaria y una mejor digitalización del proceso de certificación ayudarán a aliviar algunas presiones a largo plazo. Los veterinarios están trabajando increíblemente duro, pero es una lucha ardua para cubrir cómodamente todo el trabajo que se requiere actualmente. Desplazar a algunos veterinarios para cubrir las carencias es robar a Pedro para pagar a Pablo, ya que puede provocar problemas para cubrir las funciones en otras áreas que necesitan desesperadamente mantener los niveles de personal, como el trabajo con grandes animales”, advierte Russel.

Por último el vicepresidente de la BVA remarca que "las consecuencias potenciales son preocupantes”, ya que si los británicos no encuentran “soluciones a largo plazo para la escasez de personal veterinario, veremos las repercusiones en el bienestar animal, la salud pública y el comercio internacional".

VOLVER ARRIBA