VIERNES, 9 de diciembre 2022, actualizado a las 14:54

VIE, 9/12/2022 | 14:54

PROFESIONALES

Brecha de género en veterinaria en España: ¿Es mayor o menor que en países del entorno?

Un estudio sobre la brecha salarial por género en veterinaria en Francia pone de manifiesto que existe una diferencia entre los sueldos de hombres y mujeres, algo que también ocurre en España

En España existe una brecha generacional mayor que la de género en veterinaria.
En España existe una brecha generacional mayor que la de género en veterinaria.

Brecha de género en veterinaria en España: ¿Es mayor o menor que en países del entorno?

Un estudio sobre la brecha salarial por género en veterinaria en Francia pone de manifiesto que existe una diferencia entre los sueldos de hombres y mujeres, algo que también ocurre en España

Francisco Ramón López - 14-11-2022 - 13:51 H - min.

Entre los cambios recientes más importantes en la profesión veterinaria está el aumento del porcentaje de mujeres en la profesión. Para comprender las tendencias generadas por este hecho en las condiciones laborales del sector, un grupo de investigadores de la Universidad de Montpellier y de Calgary ha llevado a cabo un estudio con el objetivo de estimar la brecha salarial de género en el mercado laboral veterinario.

Para ello, analizaron los datos de una encuesta anónima en línea realizada en Francia en 2021 por el sindicato de veterinarios. Las conclusiones fueron que los veterinarios obtenían salarios aproximadamente un 9,3% más altos (controlando todas las demás variables) que las veterinarias. Esta diferencia representa la “variación no explicada” que, para los autores, podría deberse a discriminación de género o características no observadas.

Un estudio similar, con los resultados de una encuesta llevada a cabo en España en 2020 por la Universidad de Girona, concluyó que la brecha salarial de género en el país (controlando el resto de las variables) era del 4,39%, aunque sus conclusiones no aludieron a la discriminación por género, sino a una generacional.

Para los autores del estudio en Francia, la diferencia no explicada entre el salario de hombres y mujeres sí que puede interpretarse como un nivel de discriminación. “Se han debatido las razones que subyacen a esta brecha salarial de género. La brecha que persiste después de considerar las diferencias en las características del mercado de trabajo de hombres y mujeres es a menudo interpretada como discriminación. Sin embargo, este resultado debe interpretarse con cautela porque esta brecha puede ser el resultado de ciertas características no observables entre los veterinarios que los empleadores valoran”, explican.

Así, apuntan que esta parte no explicada puede estar relacionada con las características de los veterinarios que no pueden medirse adecuadamente, como las horas de trabajo inusuales, la mentalidad empresarial, actitudes hacia la asunción de riesgos u otros factores. “Las ausencias y las jornadas de trabajo más cortas pueden explicar también una parte significativa de la brecha salarial entre las ocupaciones de alta calificación”, añaden.

Además, remarcan que esta brecha no está necesariamente relacionada con la discriminación del empleador, porque existe incluso cuando los veterinarios trabajan por cuenta propia. “Cabe señalar que la parte no explicada de la brecha salarial de género podría deberse a factores observables que no están incluidos en las variables independientes, como la responsabilidad asignada a hombres y mujeres, por supuesto, sin descartar la discriminación”, indican.

EN ESPAÑA EXISTE UNA BRECHA GENERACIONAL MÁS QUE DE GÉNERO

Volviendo al estudio de España, los autores, que han lanzado recientemente su nuevo Informe de la situación socioeconómica y laboral del sector veterinario en España 2022, defienden que los datos parecen acreditar que “la brecha salarial que existe sin ninguna duda en el sector veterinario español no se origina en el género, sino en la edad, y se debe en gran medida a que el mayor número de profesionales veterinarias son jóvenes y han accedido más recientemente a la profesión, en peores condiciones laborales y salariales”.

Así, puesto que la precarización laboral, tanto en este sector como en muchos otros, afecta en mayor medida a los trabajadores más jóvenes, parece que, debido a su particular composición demográfica (el 68,66% de las profesionales de menos de 45 años son mujeres), son las veterinarias las que en mayor número están trabajando en un peor contexto laboral y con menores salarios, aunque sin diferencias relevantes con sus compañeros varones del mismo rango de edad.

En este sentido, en una de las comparativas de los salarios brutos mensuales por género se evidencia que apenas existe diferencia entre el salario bruto mensual entre hombres y mujeres de los grupos más jóvenes.

De hecho, las mujeres cuentan con salarios superiores (+3,48%) en el grupo de menores de 30 años, y con salarios solo ligeramente inferiores (-2,07%) en el grupo de 30 a 34 años. Por el contrario, la brecha salarial por género aún está presente en los grupos de edad más elevados, con diferencias sustanciales entre hombres y mujeres, con un -23,86% en el tramo de 35 a 39 años y un -31,28% en el tramo de 40 años o más.

“Así pues, como se puede percibir, la reducción de salarios de los nacidos a partir de los años 90, de aquellos que han entrado en el mercado laboral después de la crisis económica del 2008 o después de haberse producido hechos clave para el sector veterinario, como el incremento del IVA en 2012, afecta al grupo de profesionales en su conjunto, sin diferencias sustanciales derivadas del género”, defienden.

VOLVER ARRIBA