MIÉRCOLES, 25 de noviembre 2020, actualizado a las 8:38

MIÉ, 25/11/2020 | 8:38

PROFESIONALES

El aumento de temperaturas hace que más garrapatas pasen de perros a humanos

Un equipo de investigadores ha comprobado que las garrapatas que parasitan a los perros tienen más probabilidad de alimentarse de humanos con el aumento de las temperaturas

El aumento de temperaturas hace que más garrapatas pasen de perros a humanos

El aumento de temperaturas hace que más garrapatas pasen de perros a humanos

Un equipo de investigadores ha comprobado que las garrapatas que parasitan a los perros tienen más probabilidad de alimentarse de humanos con el aumento de las temperaturas

Redacción - 17-11-2020 - 09:26 H

El aumento de las temperaturas es un problema creciente que está afectando al planeta de muchas maneras, siendo una de ellas la del incremento de la incidencia de las enfermedades zoonósicas transmitidas por vectores. Para abordar este problema, la compañía de salud animal MSD Animal Health recientemente ponía en marcha la primera iniciativa europea para proteger a los animales de compañía de los cambios estacionales (#ProtectOurFutureToo).

Esta iniciativa cuenta con la colaboración de expertos, como Agustín Estrada, catedrático de Sanidad Animal en la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Zaragoza, que advierte sobre el impacto que el aumento de las temperaturas puede tener en la salud humana y animal. “Con el aumento de temperatura crecerá el riesgo de parasitosis zoonósicas”, señaló.

En este sentido, un nuevo estudio presentado en la Reunión Anual de la Sociedad Americana de Medicina e Higiene Tropical (ASTMH), corrobora estos datos y señala que las garrapatas de los perros de Estados Unidos, que transportan la bacteria que causa la enfermedad mortal de la fiebre maculosa de las Montañas Rocosas (RMSF) tienen más del doble de probabilidades de cambiar su preferencia de alimentación de los perros a los humanos cuando las temperaturas aumentan.

"Nuestro trabajo indica que cuando hace calor, deberíamos estar mucho más atentos a las infecciones de RMSF en humanos", explica Laura Backus, quien dirigió el estudio en la Facultad de Medicina Veterinaria Davis de la Universidad de California (UC Davis).

La investigadora señala que lo que descubrieron es que cuando las temperaturas subieron de 74 a 100 grados Fahrenheit, las garrapatas de los perros que transmiten la enfermedad tenían 2,5 veces más probabilidades de preferir a los humanos a los perros.

Los investigadores advierten de que los casos de RMSF y enfermedades relacionadas, conocidas colectivamente como rickettsiosis por fiebre maculosa, han aumentado drásticamente en los últimos 20 años.

Backus afirma que hay indicios de trabajos anteriores de que las garrapatas marrones del perro, que se encuentran en todo el territorio continental de Estados Unidos, pueden ser más agresivas con los humanos en climas cálidos.

UN EXPERIMENTO PARA QUE LAS GARRAPATAS ELIJAN HUESPED

Por esto, Backus y sus compañeros de la UC-Davis querían obtener información más definitiva sobre cómo el aumento de las temperaturas podría elevar el riesgo de infecciones por RMSF.  Para su experimento, construyeron dos grandes cajas de madera, que luego se conectaron entre sí mediante un tubo de plástico transparente.

En ellas llevaron a cabo una serie de pruebas que consistieron en poner a un humano en una caja, un perro en la otra y garrapatas en el tubo de plástico transparente entre ellos. Luego, los investigadores observaron, en intervalos de 20 minutos, si las garrapatas, que buscan huéspedes de los que alimentarse en función del olor, prefieren perros o humanos.

El experimento lo realizaron primero a temperaturas de alrededor de 74 grados Fahrenheit (23,3 grados Celsius) y luego a 100 grados. Fahrenheit (37,8 grados Celsius). Backus señala que a la temperatura más alta, un tipo de garrapata marrón del perro, conocida como garrapata de linaje tropical, cambió especialmente sus preferencias de perros a humanos.

La investigadora señala sobre otras garrapatas, las de linaje templado, que mostraron solo un ligero aumento en la preferencia por los humanos sobre los perros, aunque con temperaturas altas experimentaron una disminución pronunciada en su preferencia por los perros. Otras, simplemente pasaron de preferir claramente a los perros a ser neutrales, y no se movieron hacia ninguno de los lados.

"Creemos que esta menor preferencia por los perros, combinada con un ligero aumento en la preferencia por los humanos, sugiere que las altas temperaturas también pueden elevar los riesgos de RMSF en áreas donde las garrapatas templadas son más comunes", dijo Backus.

El presidente de ASTMH, Joel Breman, afirma que “los hallazgos del uso de este experimento de laboratorio simple pero efectivo para medir cómo el aumento de las temperaturas podría conducir a más infecciones humanas con un patógeno muy peligroso transmitido por garrapatas se suma a la creciente evidencia de la conexión cada vez mayor entre el cambio climático y su impacto en la salud”.

"El cambio climático avanza con tanta rapidez que es fundamental seguir el ritmo de las muchas formas en que puede alterar e intensificar el riesgo de una amplia gama de enfermedades infecciosas para que estemos mejor preparados para diagnosticarlas, tratarlas y prevenirlas", concluye.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.