MIÉRCOLES, 29 de mayo 2024

MIÉ, 29/5/2024

PROFESIONALES

La Asociación Mundial Veterinaria se posiciona sobre el control de perros peligrosos

La WVA ha manifestado su apoyo a cualquier legislación local o regional aplicada a los perros peligrosos, siempre que no se refiera a una raza específica y señala que no hay pruebas de su efectividad

Rafael Laguens, presidente de la Asociación Mundial Veterinaria (Alfonso Neira/Animal's Health).
Rafael Laguens, presidente de la Asociación Mundial Veterinaria (Alfonso Neira/Animal's Health).

La Asociación Mundial Veterinaria se posiciona sobre el control de perros peligrosos

La WVA ha manifestado su apoyo a cualquier legislación local o regional aplicada a los perros peligrosos, siempre que no se refiera a una raza específica y señala que no hay pruebas de su efectividad

Jorge Jiménez - 29-02-2024 - 08:43 H - min.

La Asociación Mundial Veterinaria (WVA) ha publicado un documento de posicionamiento sobre el control de perros inapropiadamente agresivos, en el que reconoce que pueden suponer una amenaza significativa para las personas y otros animales.

Por ello, considera que la concienciación y la educación de las comunidades son los medios más eficaces para prevenir y controlar a este tipo de animales. “Los veterinarios pueden ayudar educando a los propietarios sobre la tenencia responsable de perros para reducir directamente la agresión”, señalan.

“La WVA apoya la legislación de los gobiernos locales o regionales sobre la tenencia responsable y cómo se aplica a los propietarios de perros agresivos, siempre que no se refiera a una raza específica”, defienden en el documento de posicionamiento.

Desde la asociación mundial remarcan que la educación de los propietarios de perros es la acción más importante para reducir el número de perros agresivos. “Los veterinarios pueden ayudar al público con consejos correctos para elegir el tipo de perro más adecuado a las necesidades particulares del futuro propietario”, explican.

“La socialización temprana de los cachorros con humanos y otros perros y el adiestramiento continuo en obediencia también son muy eficaces. Se anima a los veterinarios a tomar la iniciativa en los casos en que los cachorros muestren un comportamiento agresivo inadecuado, ya que una intervención temprana es clave para mejorar el resultado y reducir el riesgo”, apuntan.

Así, señalan que cuando se detectan comportamientos agresivos inadecuados en un perro, el veterinario debe informar al propietario sobre el problema y comunicarle las posibles recomendaciones de tratamiento.

El plan de tratamiento debe incluir la gestión y la prevención, así como el adiestramiento, la modificación del comportamiento y la terapia farmacológica cuando sea necesario. Cuando y donde sea posible, puede ser necesaria la derivación a un veterinario especialista en comportamiento para trabajar con problemas tempranos o continuos”, aconsejan.

LAS MEDIDAS TOMADAS POR DISTINTOS PAÍSES CONTRA LOS PERROS AGRESIVOS

Por otro lado, subrayan que es de vital importancia que los veterinarios se aseguren de que los criadores y propietarios de perros comprenden las causas de la agresividad inapropiada en los perros, como los factores genéticos/hereditarios, los factores ambientales y las afecciones/enfermedades médicas.

En el documento, además de apelar a la responsabilidad de los propietarios de los perros, destacan el importante papel que debe jugar la legislación en el asunto de los perros agresivos.

“Para intentar controlar a los perros inapropiadamente agresivos, distintos países han puesto en marcha diversas estrategias legislativas. La legislación y la normativa deben proporcionar mecanismos suficientemente sólidos para hacer frente a los propietarios irresponsables y a los perros inapropiadamente agresivos”, indican.

Eso sí, apuntan que, aunque algunos países han adoptado legislación específica contra las razas, señalan que no hay pruebas que sugieran que este tipo de normativa sea eficaz. “Se ha demostrado que la legislación específica sobre razas es difícil de aplicar, debido a problemas relacionados con la definición e identificación precisas de las razas y los tipos de razas”, indican.

“No se han identificado criterios para determinar qué perros se volverán peligrosos en función de la raza o de diversos parámetros físicos. Además, la legislación que prohíbe determinadas razas de perros genera la falsa y peligrosa percepción de que las razas de perros que no figuran en la lista no serán agresivas de forma inapropiada”, concluyen.

ACCEDE AL DOCUMENTO

VOLVER ARRIBA