MARTES, 17 de mayo 2022, actualizado a las 16:31

MAR, 17/5/2022 | 16:31

PROFESIONALES

Arrancan los trámites para ampliar la carrera de Veterinaria a 6 años

La Conferencia de Decanos de Veterinaria ha iniciado los trámites para ampliar de 300 a 360 los créditos del Grado en Veterinaria para que de esta manera pase a ser una carrera de 6 años

La ampliación del Grado de Veterinaria propone más horas dedicadas a las prácticas clínicas.
La ampliación del Grado de Veterinaria propone más horas dedicadas a las prácticas clínicas.

Arrancan los trámites para ampliar la carrera de Veterinaria a 6 años

La Conferencia de Decanos de Veterinaria ha iniciado los trámites para ampliar de 300 a 360 los créditos del Grado en Veterinaria para que de esta manera pase a ser una carrera de 6 años

Francisco Ramón López - 05-04-2022 - 12:58 H - min.

La Conferencia de Decanos y Decanas de Veterinaria de España (CDVE) ha iniciado los trámites tras una reunión a mediados de marzo con el Ministerio de Universidades y el Ministerio de Sanidad, para ampliar el Grado en Veterinaria de 300 créditos ECTS (5 años) a 360 créditos (6 años).

Según la documentación a la que ha tenido acceso Animal’s Health, la CDVE ha presentado a la Administración un informe con su propuesta para la adaptación de los estudios de Grado en Veterinaria, en el que argumenta el porqué de esta necesidad.

Así, apuntan que las principales razones son que se puedan introducir los nuevos requisitos de formación de los veterinarios establecidos por la Directiva 2013/55/UE, incrementar la formación práctica y reforzar el plan de estudios en veterinaria para la correcta ejecución de su adaptación a las actuales necesidades de formación.

En el informe señalan que en la práctica totalidad de los países de la Unión Europea se considera que se deben dedicar alrededor de unas 1.900 horas a la formación teórica, lo que supone un 22% más de lo que dedican los estudios españoles a estas sesiones.

En relación con la formación práctica, los estudios de 330 ECTS invierten aproximadamente un total de 2.123 horas, lo que supone un 36,4% más de las horas que se alcanzan en los estudios españoles, mientras que en los estudios de 360 ECTS esta diferencia incrementa hasta representar un 69,6%.

Este incremento en la formación práctica permite que los estudios de 330 ECTS puedan alcanzar unas 1.000 horas en prácticas clínicas (un 42% más en comparación con los estudios españoles), y en el caso de los estudios de 360 ECTS se lleguen a las 1.400 horas en prácticas clínicas (lo que supone un 96% más en comparación con los estudios españoles). Además, indican que la mayor parte de los estudios de 360 ECTS incluyen itinerarios de profundización en ámbitos concretos (Specialisation Tracks).

¿QUÉ COMPETENCIAS DEBERÍA INCLUIR EL NUEVO GRADO EN VETERINARIA?

La CDVE ha presentado también a la Administración, el listado de competencias que debería incluir el nuevo Grado de Veterinaria ampliado. De esta forma, abogan por incluir “conocimientos adecuados de la higiene y la tecnología empleadas en la obtención, la fabricación y la comercialización de productos alimenticios para animales o de productos alimenticios de origen animal destinados al consumo humano, incluidas las capacidades y competencias necesarias para comprender y explicar las buenas prácticas a este respecto”.

Por otro lado, ven necesario incorporar el “conocimiento adecuado de la estructura, funciones, comportamiento y necesidades fisiológicas de los animales, así como las capacidades y competencias necesarias para su cría, alimentación, reproducción e higiene en general”, y piden la inclusión del “conocimiento, capacidades y competencias necesarios para velar por el bienestar animal, incluyendo los criterios científicos y los aspectos éticos y legales; y para la obtención en condiciones óptimas y económicamente rentables de productos de origen animal y la valoración de su impacto ambiental”.

Asimismo, consideran que hay que integrar en el Grado de Veterinaria “capacidades y competencias clínicasepidemiológicas y analíticas requeridas para la prevención, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades de los animales, incluida la anestesia, la cirugía aséptica y la muerte sin dolor, considerados individualmente o en grupo, incluido un conocimiento específico de las enfermedades que pueden transmitirse a los seres humanos”.

Los “conocimientos, capacidades y competencias necesarios para el uso responsable y sensato de los medicamentos veterinarios con el fin de tratar a los animales y garantizar la seguridad de la cadena alimenticia y la protección del medio ambiente desde la perspectiva ‘One Health’”, son otras de las competencias que ven necesarias.

Además, contemplan la necesidad de que los estudiantes cuenten con el “conocimiento y aplicación de las disposiciones legales, reglamentarias y administrativas en todos los ámbitos de la profesión veterinaria y de la salud pública, comprendiendo las implicaciones éticas de la salud en un contexto mundial en transformación”.

Otra de las competencias que habría que añadir es la del “desarrollo de la práctica profesional con respeto a otros profesionales de la salud, adquiriendo habilidades relacionadas con el trabajo en equipo, con el uso eficiente de los recursos y en gestión de calidad”.

Por último, los decanos de veterinaria han pedido a la Administración que se incluya en el Grado en Veterinaria la “identificación de riesgos emergentes en todos los ámbitos de la profesión”.

VOLVER ARRIBA