MIÉRCOLES, 21 de abril 2021, actualizado a las 13:30

MIÉ, 21/4/2021 | 13:30

PROFESIONALES

Arranca en Zaragoza una terapia emocional con perros para mujeres maltratadas

La Diputación de Zaragoza ha destinado 12.000 euros a sufragar un programa de terapia emocional asistida con perros para mujeres víctimas de violencia de género

Imagen de la presentación del proyecto con Pilar Mustieles, diputada delegada de Igualdad de la Diputación de Zaragoza, en el centro.
Imagen de la presentación del proyecto con Pilar Mustieles, diputada delegada de Igualdad de la Diputación de Zaragoza, en el centro.

Arranca en Zaragoza una terapia emocional con perros para mujeres maltratadas

La Diputación de Zaragoza ha destinado 12.000 euros a sufragar un programa de terapia emocional asistida con perros para mujeres víctimas de violencia de género

Redacción - 24-02-2021 - 11:28 H

La Diputación de Zaragoza y la asociación Escan han puesto en marcha un proyecto pionero en Aragón centrado en la terapia emocional asistida con perros adiestrados para mujeres víctimas de violencia de género. El proyecto, que tiene el mismo nombre que el de la propia asociación, ya ha empezado a desarrollarse y tres mujeres de diferentes municipios de la provincia han comenzado con este tipo de terapia. Para poder ofrecerlo, la Diputación de Zaragoza ha destinado 12.000 euros.

El objetivo del proyecto Escan es la rehabilitación de aquellas mujeres que sufren los efectos de la violencia de género, situación que se agrava especialmente por el temor de volver a ver a su agresor. Para conseguirlo, la terapia se apoya en los perros y en los beneficios que estos producen en los procesos rehabilitadores.

Elanco, a través de su programa ‘Dejemos Huella, ha colaborado con distintas asociaciones que aplican terapias con animales, entre ellas Escan, dentro de su compromiso por apoyar y visibilizar el papel de los animales de terapia y el efecto positivo que tienen en las personas.

"La lucha contra la violencia de género cobra más fuerza todavía con proyectos como este. Las mujeres víctimas de esta lacra conviven con el miedo a sus agresores. A que salgan de prisión, a que incumplan las órdenes de alejamiento, a las amenazas reiteradas... Tener a su lado a un perro adiestrado siguiendo patrones como los promovidos por este proyecto les ayuda a empoderarse y sentirse seguras", destaca la diputada delegada de Igualdad de la Diputación de Zaragoza, Pilar Mustieles.

"La asociación Proyecto Escan ha sido una de las beneficiarias de la última convocatoria de ayudas de la institución provincial para proyectos que contribuyan a luchar contra la violencia de género en los municipios zaragozanos, lo que les ha permitido comenzar a desarrollar por primera vez en Aragón un proyecto así. El programa es totalmente gratuito para las usuarias y se basa en el trabajo psicológico con la mujer y el adiestramiento con el perro. Su novedad respecto a otro tipo de programas similares es que los animales no se adiestran para atacar y defender sino para mejorar la situación psicológica de las mujeres", añade Mustieles.

El proyecto Escan se basa en el tratamiento psicológico y en el adiestramiento, de modo que el perro se convierte desde un propósito terapéutico en un apoyo emocional. "Tratamos, en la medida de lo posible, de dotar a estas mujeres de las herramientas y el empoderamiento necesario para que tengan capacidad por si mismas de afrontar su nueva situación vital", explica el coordinador del proyecto Escan, Enrique Cruz.

"Inicialmente se trabaja el aspecto terapéutico, apoyado con perros de acompañamiento, para posteriormente implantar actividades de voluntariado, apoyo en la inserción laboral y actuaciones de formación y sensibilización, particularmente en el ámbito educativo. Luchamos no sólo contra la exclusión psicológica y emocional que han sufrido estas mujeres, sino también contra la exclusión económica y el aislamiento socio-familiar, fundamentales para superar la situación por la que han pasado", añade Cruz.

AYUDA A COMBATIR LA ANSIEDAD Y LA DEPRESIÓN

La terapia no solamente beneficia a las usuarias sino también a sus familias, especialmente a sus hijos, que han visto como se producían en su hogar episodios de violencia de género con todo lo que ello supone. Los lazos afectivos que se establecen, los cuidados necesarios, los aspectos más lúdicos y el mero desplazamiento de la atención mejoran el clima doméstico.

"Hemos comprobado que la terapia ayuda a combatir la ansiedad y la depresión, mejora la autoestima de las usuarias, les ayuda a gestionar sus miedos y a hacer frente a la agorafobia, el aislamiento social y la dependencia", detalla el coordinador del proyecto Escan.

Así lo corroboran mujeres como María (nombre ficticio), que desde hace unas semanas ha comenzado con esta terapia en la provincia de Zaragoza. Para María el perro se ha convertido en "un super héroe con patas", cambiando por completo su vida. "Me ha devuelto la ilusión y la confianza para cambiar mi vida. Ahora no tengo tanto miedo a salir a la calle ni a tratar con otras personas. Es lo mejor que nos ha pasado en los últimos años a mí y a mi familia", explica María.

Una vez seleccionadas y dispuestas a empezar con el programa, comienza la fase de atención psicológica. "El perro ayuda a la mujer en su proceso de rehabilitación psicosocial, basándonos en el vínculo con el animal. Es el animal el que se adapta a ella y no al revés. El perro se convierte en un apoyo, en una nueva ilusión", explica la psicóloga Maria Val. "Trabajamos factores como la autoestima, los miedos, la comunicación o los roles de género", añade Val.

ADIESTRAMIENTO DE LOS PERROS

Tras las primeras sesiones con la psicóloga, las usuarias del programa comienzan el contacto con los animales para establecer el vínculo entre la mujer y el perro, que se consigue mediante el contacto contiguo entre ambos. Posteriormente, se inicia el proceso de adiestramiento, que ronda los tres meses. Durante este tiempo, el perro es adiestrado para obedecer órdenes verbales exclusivamente de la mujer, que simultáneamente es formada para aprender de forma autónoma a adiestrarlo.

"Los perros no son agresivos, son terapéuticos. No son adiestrados en defensa o en ataque, solo actúan como defensa ante amenazas inminentes motivados por el vínculo con las usuarias. El principal valor es la prevención de la agresión", explica la adiestradora Alba Jimenez. "El adiestramiento reafirma el trabajo terapéutico, incidiendo en la seguridad, la autoestima, la responsabilidad sobre un ser vivo y el aislamiento social de las usuarias", añade Jiménez.

Los perros, que siempre son adoptados, se seleccionan en función de las características y necesidades de las usuarias, aunque siempre son de tamaño medio o grande. "Reforzamos el vínculo entre la usuaria y el perro mediante el juego y los educamos para que tengan una obediencia de utilidad urbana, como paseos tranquilos, que acudan a la llamada, o que permanezcan sentados o tumbados. Más que un adiestramiento es una obediencia que trabajada mediante esa conexión que adquieren hace que la vida de la usuaria sea cómoda y tranquila", apunta la adiestradora.

La selección de las usuarias se lleva a cabo a través de las entidades y organismos implicados en la lucha contra la violencia de género. Las mujeres que pueden acceder al programa son aquellas que tienen una sentencia condenatoria de violencia de género o el reconocimiento de los servicios sociales, una orden de alejamiento de sus agresores en vigor en el momento de comenzar la terapia, aquellas que, tras ser valoradas psicológicamente, la necesiten por todos los beneficios que les aportaría y aquellas que puedan ser compatibles con las implicaciones que supone estar a cargo de un perro, aspecto valorado por un especialista canino.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.