MARTES, 24 de mayo 2022, actualizado a la 1:26

MAR, 24/5/2022 | 1:26

PROFESIONALES

Los animales domésticos son la fuente más frecuente de enfermedades humanas recurrentes

Los resultados de un estudio sugieren que todas las interfaces humano-animal plantean un riesgo de enfermedad, aunque se estima que el 99% de todos los casos humanos de zoonosis recurrentes provienen de animales domésticos

Los investigadores abogan por una mejor vigilancia de infecciones y eventos de enfermedades zoonósicas.
Los investigadores abogan por una mejor vigilancia de infecciones y eventos de enfermedades zoonósicas.

Los animales domésticos son la fuente más frecuente de enfermedades humanas recurrentes

Los resultados de un estudio sugieren que todas las interfaces humano-animal plantean un riesgo de enfermedad, aunque se estima que el 99% de todos los casos humanos de zoonosis recurrentes provienen de animales domésticos

Laura Castillo - 09-02-2022 - 07:40 H - min.

Un nuevo informe del Royal Veterinary College (RVC) publicado por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), revela que el contacto y el comercio de animales domésticos y sus productos son la fuente más frecuente de enfermedades humanas recurrentes.

El informe analizó más de 5.000 fuentes a lo largo de tres décadas para examinar cómo las interacciones humanas con animales domésticos y salvajes están vinculadas a zoonosis y enfermedades infecciosas emergentes de origen zoonósico.

Los resultados sugieren que todas las interfaces humano-animal plantean un riesgo de enfermedad; sin embargo, se estima que el 99% de todos los casos humanos de zoonosis recurrentes provienen de animales domésticos y sus productos dentro de entornos dominados por humanos, ya sea a través de la transmisión directa o a través de los alimentos y los sistemas de agua o insectos.

Considerando el vínculo con el comercio de vida silvestre, el informe identificó una evidencia publicada de solo 47 de estos eventos confirmados durante 28 años. Esto equivale a menos de dos casos documentados por año, en comparación con un total estimado de mil millones de casos anuales de zoonosis directa o indirecta en todo el mundo.

A pesar de esta relativa escasez de evidencia documentada, el comercio de vida silvestre todavía presenta un riesgo de propagación de nuevos patógenos, lo que significa que incluso eventos únicos pueden tener consecuencias importantes.

Los autores destacan que existe "una idea errónea generalizada" de que los términos "zoonosis" y "origen zoonósico" son equivalentes. Una zoonosis es una enfermedad transmitida de otros animales a los humanos, donde el mismo patógeno causal es fácilmente identificable en ambos y existe un reservorio animal. La rabia es un ejemplo de zoonosis.

Las enfermedades de origen zoonósico son aquellas en las que los patógenos que se encuentran en humanos y otros animales están relacionados evolutivamente, pero donde la transmisión solo puede ocurrir entre humanos y el vínculo con otros animales aún puede ser desconocido o extremadamente raro. El Covid-19 es un ejemplo de enfermedad de presunto origen zoonósico.

El coautor del estudio y profesor de Salud de la Vida Silvestre y Enfermedades Emergentes en el Royal Veterinary College y parte del Grupo de Especialistas en Salud de la Vida Silvestre de la SSC de la UICN, Richard Kock, explica que “a raíz de la pandemia de Covid-19, se ha prestado mucha atención a la transmisión de patógenos de animales a humanos a partir del comercio de vida silvestre, que debe ser monitoreado y regulado mucho más de cerca y de manera específica”.

“Sin embargo, no encontramos evidencia que justifique prohibiciones de gran alcance sobre el uso sostenible de la vida silvestre desde una perspectiva de riesgo de enfermedad. De hecho, tales prohibiciones en realidad podrían ser contraproducentes, ya que pueden llevar el comercio a entornos ilegales desconocidos y probablemente más peligrosos”, concluye.

APUESTA POR EL ENFOQUE 'ONE HEALTH'

Para abordar y minimizar los riesgos para la salud humana relacionados con los animales domésticos y salvajes, el informe destaca varias recomendaciones, que incluyen la necesidad de un enfoque holístico para detectar, monitorear, prevenir y controlar enfermedades infecciosas en poblaciones humanas y animales que considere las numerosas interacciones entre la salud de humanos, animales domésticos, vida silvestre y ecosistemas, el enfoque ‘One Health’.

Asimismo, abogan por medidas específicas basadas en evidencia, como una mejor vigilancia de infecciones y eventos de enfermedades zoonósicas, mejor saneamiento y controles regulares de salud animal en los mercados de vida silvestre al menos con los mismos estándares utilizados para comercio de animales domésticos; pero desaconseja las prohibiciones comerciales generales e indiscriminadas.

El informe apunta que hay que atajar las inequidades sistémicas en el acceso a la atención médica para los animales domésticos y las personas que los rodean para disminuir el riesgo de futuras pandemias.

Igualmente, recomienda la vigilancia mejorada de casos zoonósicos atribuidos a la vida silvestre y el comercio de vida silvestre, tanto legales como ilegales, al menos con los mismos estándares aplicados al comercio de animales domésticos.

Hernán Cáceres-Escobar, coautor del estudio, científico del RVC, la Universidad Sapienza de Roma y el Grupo de Especialistas en Salud de la Vida Silvestre de la SSC de la UICN sostiene que “muchas enfermedades pueden haberse originado históricamente en la vida silvestre, la evidencia disponible apunta claramente a las interacciones con animales domésticos como una fuente mucho más importante de zoonosis en humanos”.

VOLVER ARRIBA