JUEVES, 1 de octubre 2020, actualizado a las 10:18

JUE, 1/10/2020 | 10:18

PROFESIONALES

Alertan de brote de Rinoneumonitis en una yeguada de Valladolid

La Yeguada Torreduero ha aplicado un protocolo de cuarentena tras sufrir 5 abortos provocados por el virus de la rinoneumonitis

Caballos en una pradera de la Yeguada Torreduero
Caballos en una pradera de la Yeguada Torreduero

Alertan de brote de Rinoneumonitis en una yeguada de Valladolid

La Yeguada Torreduero ha aplicado un protocolo de cuarentena tras sufrir 5 abortos provocados por el virus de la rinoneumonitis

Francisco Ramón López - 18-02-2019 - 14:02 H

El hipódromo de la Zarzuela publicaba este viernes 15 de febrero que la yeguada vallisoletana Torreduero había comunicado un brote de rinoneumonitis equina en sus instalaciones. Desde el hipódromo madrileño afirmaban estar libres de la enfermedad al no haber recibido ningún caballo de la yeguada en los últimos días.

El director de la Yeguada Torreduero, José Hormaeche, ha hablado con Animal’s Health y ha explicado que no solo el Hipódromo de la Zarzuela está a salvo del brote sino que ha aclarado que desde que detectaron la enfermedad a principios de feberero aplicaron un protocolo de cuarentena, por lo que ninguno de los caballos afectados ha tenido contacto con ningún animal del exterior y, por lo tanto, la enfermedad está aislada.

El criadero identificó el brote cuando descubrieron que cinco yeguas habían abortado —uno de los síntomas principales de la rinoenumonitis— y otras dos se encontraban “vacías” cuando debían estar preñadas. Hormaeche ha explicado que todas estaban vacunadas, incluida la revacunación de los siete meses, y estaban a la espera de recibir la de los nueve, que estaba prevista para enero.

Asimismo, el director ha explicado que la cuarentena solo afecta a 21 yeguas de una pradera que poseen en Siete Iglesias de Trabancos, en la provincia de Valladolid, que está a 35 kilómetros de la finca principal, lo que ha facilitado el aislamiento de los animales. Además, ha informado de que no ha habido síntomas clínicos respiratorios ni neurológicos, solo los abortos.

En estos momentos, en Torreduero se encuentran a la espera de los resultados de las muestras que los veterinarios del Servicio Oficial de Ganadería del Ministerio de Agricultura han tomado y que se están analizando en el Laboratorios de Sanidad y Genética Animal de Algete, aunque son optimistas, pues no se han producido abortos en los últimos 16 días.

Y es que Hormaeche explica que, aunque está recomendado epidemiológicamente que se aísle a los animales afectados por rinoneumonitis durante 30 días —hasta el 10 de marzo— para dar por superada la enfermedad, a partir de los 15 la viremia del virus se reduce mucho. “Lo vemos de otra manera”, apunta.

QUÉ ES LA RINOENUMONITIS

La rinoneumonitis equina, según recoge la guía de prevención de Zoetis sobre la enfermedad, es una patología vírica contagiosa producida por los herpesvirus equino (EHV) que causan enfermedades respiratorias, abortos y alteraciones nerviosas.

Existen dos tipos diferentes de EHV, el Herpesvirus equino tipo 1 (EHV-1) —poco común—, que produce problemas respiratorios, abortos y enfermedad neurológica, y el tipo 4 (EHV-4) —más común— y responsable fundamentalmente de problemas respiratorios.

El primer signo de la rinoneumonitis es la aparición de fiebre, que puede alcanzar hasta los 41 grados. Además, pueden presentarse también signos de depresión o letargia, así como descarga nasal. En este último caso, la mucosidad es inicialmente clara y puede hacerse espesa y mucopurulenta como resultado de infecciones bacterianas secundarias.

Los animales jóvenes pueden desarrollar además tos seca aunque no tan fuerte o constante como en el caso de la gripe equina. En la yegua gestante, la infección por EHV puede hace peligrar la vida del potro.

El herpesvirus equino puede llegar a dejar al caballo en un estado sanitario comprometido durante varias semanas hasta que se recupera de la infección. Además, no estimula una inmunidad natural elevada tras la infección inicial, de modo que los animales afectados son susceptibles de reinfectarse a los pocos meses.

Otra característica particular de los herpesvirus es que pueden quedar latentes, permaneciendo en el organismo del animal infectado durante toda su vida, para, ante determinadas situaciones estresantes —como cirugías, transporte o concursos— reactivarse y volver a transmitirse sin mostrar ningún signo clínico que lo delate.

La rinoneumonitis equina es una enfermedad muy contagiosa, ya que el herpesvirus se transmite a través del aire mediante la inhalación de partículas virales excretadas por las vías respiratorias de los caballos infectados. En las yeguadas, el contagio también se puede producir a partir de las placentas o de los fetos infectados.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.