JUEVES, 23 de marzo 2023, actualizado a las 0:03

JUE, 23/3/2023 | 0:03

PROFESIONALES

Alerta por la proliferación de la garrapata de la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo en Cataluña

Una investigación ha estudiado la presencia de garrapatas en municipios de la provincia de Barcelona

Uno de los autores del estudio es el veterinario Agustín Estrada, del Departamento de Salud Animal de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Zaragoza.
Uno de los autores del estudio es el veterinario Agustín Estrada, del Departamento de Salud Animal de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Zaragoza.

Alerta por la proliferación de la garrapata de la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo en Cataluña

Una investigación ha estudiado la presencia de garrapatas en municipios de la provincia de Barcelona

Francisco Ramón López - 02-02-2023 - 13:00 H - min.

Un artículo científico del Butlletí de la Institució Catalana d’Història Natural ha advertido que a finales de la primavera del año 2022 se ha observado en la provincia de Barcelona, concretamente en el sur de la Serralada de Marina, al norte de la comarca del Barcelonès, un aumento de la presencia de la garrapata Hyalomma lusitanicum. En España, se ha detectado el virus de la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo (FHCC) en garrapatas del género Hyalomma.

Los autores del estudio, Carlos Pradera, de Anticimex 3D Sanidad Ambiental, y Agustín Estrada, de la Facultad de Veterinaria de Zaragoza, explican que han llevado a cabo una investigación en la que han podido comprobar la existencia de esta especie en otras zonas cercanas.

En total, apuntan los investigadores, se han recolectado 1.631 individuos adultos de H. lusitanicum en 30 municipios de la provincia de Barcelona y 7 adultos de la misma especie en un municipio de la provincia de Tarragona, en Bellvei. También se ha recolectado 1 hembra de H. marginatum en Rubí.

“Nuestra búsqueda de Hyalomma ha hecho aflorar lo que creemos que debe considerarse como un problema potencial de salud pública. Hemos encontrado una alta abundancia de H. lusitanicum en zonas muy transitadas por personas en casi todas las poblaciones muestreadas. Alrededor de las zonas urbanas suele haber solares y campos en desuso aptos para la proliferación de conejos”, advierten.

En este sentido, explican que los caminos muy transitados por personas llevan a la concentración de muchas garrapatas junto a ellos. Por otra parte, el comportamiento gregario de los hospedadores para sus formas inmaduras (normalmente conejos), hace que en algunos puntos puedan juntarse muchas garrapatas adultas, resultantes de la muda tras la alimentación sobre los conejos.

Según los autores, es probable que la situación de la primavera-verano de 2022 se repita en el futuro, ya que la dispersión y el aumento de la densidad local se ven favorecidos por la abundancia de los principales hospedadores de esta garrapata: el binomio conejo-jabalí.

“De cualquier forma, la imperfección obvia asociada a los muestreos basados en la observación visual de las garrapatas hace que sea posible que H. lusitanicum se encuentre en otros lugares fuera de la zona muestreada”, advierten.

NECESIDAD DE INICIAR UN PROGRAMA DE MONITORIZACIÓN DE GARRAPATAS EN CATALUÑA

Teniendo en cuenta que hay pocos datos sobre garrapatas del género Hyalomma en Cataluña, los autores abogan por iniciar un programa de monitorización para conocer su distribución y densidad.

“Se debería además analizar los patógenos con los que están infectadas y evaluar su importancia para la salud pública”, inciden. También ven necesario conocer su ciclo vital en condiciones de campo, el parasitismo a otros animales y sus implicaciones epidemiológicas, sanitarias y ecológicas, la forma en la que el jabalí la dispersa o cuáles serán sus límites geográficos en función del clima, entre otras cuestiones. “En resumen, se trata de comprender el fenómeno para prevenirlo”, señalan.

Para los investigadores, las autoridades competentes deberían tomar una serie de medidas preventivas y correctivas. Así, se debería realizar una campaña de aviso a las personas que utilizan las zonas afectadas. "Bastaría con carteles indicativos avisando de la existencia de garrapatas en la zona, junto con consejos de autoprotección”, remarcan.

Sin embargo, creen que el mejor método debería basarse en un control sistemático de las poblaciones de sus hospedadores. “Es conocido que cualquier medida que se tome contra las garrapatas debe pasar por un control de las poblaciones de sus hospedadores. Al tratarse de animales silvestres, y teniendo en cuenta que tanto los conejos como los jabalíes pueden convertirse en una plaga, la reducción científica de sus poblaciones contribuirá a reducir la población de garrapatas. Según lo observado, es la presencia de conejo la que da oportunidad a que existan altas densidades de H. lusitanicum”, concluyen.

VOLVER ARRIBA