MARTES, 28 de septiembre 2021, actualizado a las 15:29

MAR, 28/9/2021 | 15:29

PROFESIONALES

Alerta en Extremadura tras varios posibles casos de ántrax en humanos y animales

La Junta de Extremadura ha activado una alerta epidemiológica por carbunco (ántrax) y está a la espera de la confirmación por el laboratorio de referencia de al menos un positivo en un animal

Guillermo Fernández Vara, presidente de la Junta de Extremadura.
Guillermo Fernández Vara, presidente de la Junta de Extremadura.

Alerta en Extremadura tras varios posibles casos de ántrax en humanos y animales

La Junta de Extremadura ha activado una alerta epidemiológica por carbunco (ántrax) y está a la espera de la confirmación por el laboratorio de referencia de al menos un positivo en un animal

Francisco Ramón López - 06-09-2021 - 14:23 H

La Gerencia del Área de Salud de Don Benito y Villanueva de la Serena de la Consejería de Sanidad de Extremadura ha emitido este 4 de septiembre una alerta epidemiológica tras la aparición de varios posibles casos de ántrax (también conocido como carbunco) en animales y humanos en la región.

La intención de la alerta es aumentar la sospecha clínica en casos con epidemiología y síntomas compatibles tanto en animales como en humanos. En este sentido, señalan que se trata de una enfermedad en humanos de “declaración individualizada y urgente para la red de vigilancia epidemiológica extremeña”.

“La declaración debe realizarse ante la sospecha clínica y epidemiológica, no siendo necesaria la confirmación diagnóstica para la declaración de los casos”, explican.

Por su parte, desde la Consejería de Agricultura de Extremadura han comunicado a Animal’s Health que está pendiente de la confirmación oficial del laboratorio de referencia del positivo de al menos un animal.

Asimismo, ha señalado que se ha puesto en marcha un plan de plan de vigilancia epidemiológica para hacer un seguimiento de varios animales sospechosos de haber contraído la enfermedad y se están realizando las encuestas epidemiológicas necesarias.

EL CARBUNCO EN ESPAÑA: UNA ZOONOSIS RELACIONADA CON EL GANADO

El último informe anual de vigilancia epidemiológica de las enfermedades transmisibles, correspondiente a los años 2017-2018 del Instituto de Salud de la Carlos III, ya señalaba que el número de casos de carbunco en España había descendido en los últimos años.

Así, la forma más frecuente de esta zoonosis es el carbunco cutáneo, que afecta principalmente a hombres adultos (agricultores, ganaderos, matarifes y trabajadores de la industria peletera) y se presenta en forma de casos esporádicos.

“La prevención del carbunco en las personas está unida al control de esta zoonosis. Desde la introducción en los años 70 de la vacuna en los herbívoros, se ha reducido drásticamente el número de casos humanos”, señala el Carlos III.

En el año 2017 sólo se declaró 1 caso probable de carbunco. En 2018 se notificaron 3 casos, uno se confirmó y los otros dos fueron casos probables. Desde el año 2012 se han notificado un total de 18 casos de carbunco. La mayoría de los casos se clasificaron como probables de acuerdo con la clínica y el antecedente epidemiológico de exposición y no se llegan a confirmar.

El caso probable de 2017 fue un hombre de 49 años de edad que se caracterizó como carbunco cutáneo. Castilla y León notificó en 2018 un caso probable en un hombre de 38 años de edad. Ese mismo año, Extremadura notificó un caso probable y otro confirmado en dos hombres de 50 años. Todos con presentación cutánea de la enfermedad. Todos los casos tenían como antecedentes epidemiológicos el contacto con ganado o trabajos en el campo.

Por su parte, el Ministerio de Agricultura explica que el carbunco o ántrax afecta a gran cantidad de especies, aunque presenta una virulencia y unos síntomas clínicos variables, siendo especialmente relevante por su gravedad e incidencia en herbívoros.

Sus características principales son su elevada mortalidad y la gran resistencia del agente en el medio, debido a la capacidad de desarrollar formas de resistencia denominadas esporos, con potencial infeccioso. “No es un microrganismo invasivo, por lo que la infección se suele producir por ingestión de alimento contaminado o más raramente, a través de lesiones dérmicas”, indican.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.