SÁBADO, 30 de mayo 2020, actualizado a las 8:33

SÁB, 30/5/2020 | 8:33

PROFESIONALES

Activar las defensas del mosquito evita el contagio de la dirofilariosis

Un equipo de veterinarios ha descubierto que la activación del sistema inmune de los mosquitos puede evitar la transmisión del gusano del corazón a los perros

La activación del sistema inmune del mosquito puede evitar que transmita el parásito que causa el gusano del corazón. Foto: Universidad de Pensilvania.
La activación del sistema inmune del mosquito puede evitar que transmita el parásito que causa el gusano del corazón. Foto: Universidad de Pensilvania.

Activar las defensas del mosquito evita el contagio de la dirofilariosis

Un equipo de veterinarios ha descubierto que la activación del sistema inmune de los mosquitos puede evitar la transmisión del gusano del corazón a los perros

Redacción - 04-02-2020 - 10:59 H

El parásito Dirofilaria immitis provoca en los perros la dirofilarosis o enfermedad del gusano del corazón. Asimismo, un parásito relacionado, Brugia Malayi, infecta los humanos y es responsable de la filariasis linfática, enfermedad desatendida que afecta a 120 millones de personas y causa elefantasis.

Ambas dolencias son transmitidas por la picadura de un mosquito y una reciente investigación, dirigida por el profesor de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Pensilvania Michael Povelones, ha puesto el foco en el vector para detener la transmisión de ambas enfermedades.

Al estudiar una cepa de mosquito Aedes aegypti, que es resistente a la infección provocada por el parásito del gusano del corazón, los investigadores veterinarios descubrieron que este particular se correlaciona con una respuesta inmune hipercargada.

Al activar esta defensa del sistema inmunitario en mosquitos susceptibles, pudieron evitar que los parásitos, tanto D. immitis como B. malayi, fueran transmisores. Tal bloqueo, explican los investigadores, podría detener el contagio de parásitos filariales tanto a perros, como a humanos.

"EL GUSANO DEL CORAZÓN ESTÁ EN TODAS PARTES"

"El gusano del corazón está en todas partes; en algunos lugares, si no le das a los perros un medicamento preventivo, casi definitivamente van a tener parásitos", explica Povelones, quien señala que "además de eso, están surgiendo parásitos de gusanos del corazón resistentes a los medicamentos en ciertas áreas. Todo eso hace que el mosquito parezca un objetivo atractivo para incursionar en estos problemas y prevenir la transmisión de enfermedades".

Aunque el parásito que causa la filariasis linfática se comporta de manera ligeramente diferente dentro del mosquito que el parásito del gusano del corazón, Povelones investigó si la misma estrategia de activación del sistema inmune puede reducir significativamente la capacidad de los mosquitos para transmitir cualquiera de los parásitos.

Durante medio siglo, los científicos han sabido que ciertas cepas de mosquitos carecen de la capacidad de transmitir el parásito del gusano del corazón. El grupo dirigido por Povelones ha tratado de distinguir qué les da a estos mosquitos ‘refractarios’ o resistentes su capacidad para bloquear la infección.

Al comparar los perfiles de expresión génica entre los mosquitos refractarios y susceptibles, se centraron en un conjunto de genes inmunes que se activaron particularmente en los insectos refractarios durante la infección por D. immitis.

"Su respuesta inmune inicial no fue diferente", explica Povelones, quien señala que, sin embargo, "cuando se infectaron, el mosquito refractario generó una respuesta inmunitaria mucho más robusta. Eso condujo a la hipótesis general del estudio, que era: si estimulamos el sistema inmunológico de los mosquitos susceptibles, ¿podríamos hacerlos refractarios?"

DOS VÍA INVLUCRADAS EN LA ACTIVACIÓN

Los datos de expresión génica señalaron a los investigadores que dos vías del sistema inmunitario están potencialmente involucradas en la activación desencadenada por parásitos: las vías de señalización Toll e IMD.

Cuando el equipo alimentó a los mosquitos que son susceptibles a D. immitis con sangre que contiene el parásito y activó la vía de señalización Toll, encontró una drástica caída en el número de parásitos emergentes. La activación de la vía IMD no pareció marcar la diferencia, por lo que sus experimentos de seguimiento se redujeron en la vía de peaje.

Después, el equipo de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Pensilvania examinó varios tejidos del mosquito y descubrió que los parásitos "perdidos" en los insectos activados por Toll se estaban atascando en los túbulos de Malpighi, el órgano renal del mosquito.

Además, los veterinarios notaron que si bien los mosquitos normales tenían larvas de parásitos largas y delgadas en sus túbulos de Malpighi que se habían desarrollado hasta una etapa similar a las que infectan a un perro, las larvas de parásitos en los mosquitos activados por Toll estaban atrofiadas y subdesarrolladas, una indicación de que el desarrollo del parásito estaba siendo obstaculizado por el sistema inmune del mosquito.

En una serie final de pruebas, los investigadores mostraron que la activación de la señalización Toll en los mosquitos también podría bloquear el desarrollo de B. malayi, a pesar de que ese parásito no se desarrolla en los túbulos de Malpighi.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.