SÁBADO, 3 de diciembre 2022, actualizado a las 11:26

SÁB, 3/12/2022 | 11:26

PROFESIONALES

Abordan las competencias de la veterinaria en seguridad alimentaria

La veterinaria militar y el asesoramiento a industrias agroalimentarias pusieron el broche de oro a la asignatura Salidas Profesionales celebrada en la Facultad de Veterinaria de Cáceres

Imagen de la celebración de la asignatura Salidas Profesionales del Colegio de Veterinarios de Cáceres y la Facultad de Veterinaria de Extremadura.
Imagen de la celebración de la asignatura Salidas Profesionales del Colegio de Veterinarios de Cáceres y la Facultad de Veterinaria de Extremadura.

Abordan las competencias de la veterinaria en seguridad alimentaria

La veterinaria militar y el asesoramiento a industrias agroalimentarias pusieron el broche de oro a la asignatura Salidas Profesionales celebrada en la Facultad de Veterinaria de Cáceres

Redacción - 11-04-2022 - 09:10 H - min.

Las dos últimas sesiones de la asignatura Salidas Profesionales, fruto del acuerdo entre la Facultad de Veterinaria de Cáceres y el Colegio de Veterinarios de dicha provincia, han tenido lugar recientemente con la presencia de Jurgen Robledo y Álvaro Mateos Amann, que abordaron el asesoramiento a industrias agroalimentarias, el pasado 22 de marzo, y del capitán Francisco Javier Aranda, quien centró en su charla en la veterinaria militar.

La FAO establece que la inocuidad de los alimentos es una condición necesaria para que exista seguridad alimentaria, un planteamiento coordinado y global de la higiene en las materias primas, en la planificación y desarrollo del producto, y la aplicación de buenas prácticas higiénicas en toda la cadena. En este marco se mueve el asesoramiento veterinario de industrias agroalimentarias, un sector profesional que tiene como objetivo velar por la seguridad alimentaria.

Jurgen Robledo, director técnico del Laboratorio de Análisis Hidromante, explicó durante su ponencia que la labor de un asesor veterinario pasa necesariamente por conocer la normativa, el proceso de producción completo, ayudar al cliente con la burocracia alimentaria y acompañarle para una correcta implantación y mantenimiento de su sistema de autocontrol sanitario, además de formar al personal implicado en el proceso.

El control veterinario de la producción de alimentos es una actividad reglamentada y dirigida a proporcionar un alto grado de protección al consumidor en las áreas de sanidad y bienestar animal, salud pública, seguridad alimentaria y medioambiente, bajo el planteamiento 'From farm to fork', explicó Álvaro Mateos Amann, consultor veterinario, presidente del Colegio Veterinarios de Bizkaia y miembro junta ejecutiva UEVH en Bruselas.

La asignatura Salidas Profesionales se celebró en la Facultad de Veterinaria de Cáceres

COMPETENCIAS EXCLUSIVAS VETERINARIAS

Señaló que el veterinario tiene competencia en sistemas de autocontrol APPCC, de gestión de calidad certificada, de autocontrol para la exportación, SAE, de calidad diferenciada como la norma del ibérico, ecológico o bienestar animal, sistemas específicos de los clientes, maquinaria, envasado, conservación, etiquetado, limpieza y desinfección, trámites ante las administraciones, e interlocución con autoridades sanitarias. También en peritación, control sanitario en frontera y bienestar animal, entre otras.

Por último, recordó a los alumnos asistentes que es competencia exclusiva del veterinario, refrendado por el Tribunal Supremo, el control de los alimentos de origen animal.

Por otro lado, respecto a la veterinaria militar, apuntaron que es una de las especialidades fundamentales dentro del Cuerpo Militar de Sanidad, entre sus cometidos asignados se encuentran la seguridad alimentaria, salud pública, higiene y sanidad ambiental... El servicio veterinario también se encarga de realizar las tareas de apoyo veterinario en operaciones militares, entre ellas destacan la formación sanitaria y asesoramiento al mando, la inspección de cadena alimentaria, la prevención y control de plagas, la vigilancia medioambiental y la atención veterinaria a los efectivos caninos y equinos.

De manera específica, durante la pandemia se llevó a cabo la coordinación y ejecución de labores de desinfección de instalaciones y edificios de riesgo y desde el Centro Militar de Veterinaria de Defensa, CEMILVET, la validación para el diagnóstico de Covid-19 en muestras de origen humano.

El capitán Aranda Narváez, jefe de la Sección de Análisis Microbiológicos de los Alimentos del Servicio de Seguridad Alimentaria del Centro Militar de Veterinaria de la Defensa, CEMILVET, declaró que el ejercicio de la veterinaria en las Fuerzas Armadas “es un trabajo muy versátil en el que hay que saber compaginar la vida militar con nuestra formación académica y técnica previa, adquirida en los estudios de la licenciatura o grado”.

Los alumnos tuvieron la oportunidad de charlar con los oficiales

VOLVER ARRIBA