JUEVES, 30 de mayo 2024

JUE, 30/5/2024

GANADERÍA  |  PORCINORUMIANTESAVICULTURAEQUINO

Veterinarios españoles avanzan en la prevención de virus en granjas porcinas mediante análisis de aire

El Grupo de Investigación en Sanidad Animal de Galicia de la Facultad de Veterinaria de la USC trabaja en la detección del PRRS mediante técnicas moleculares a partir de muestras de aire

El PRRS está ampliamente distribuido en España, donde se estima que afecta aproximadamente al 80% de las granjas que dan positivo a una infección.
El PRRS está ampliamente distribuido en España, donde se estima que afecta aproximadamente al 80% de las granjas que dan positivo a una infección.

Veterinarios españoles avanzan en la prevención de virus en granjas porcinas mediante análisis de aire

El Grupo de Investigación en Sanidad Animal de Galicia de la Facultad de Veterinaria de la USC trabaja en la detección del PRRS mediante técnicas moleculares a partir de muestras de aire

Redacción - 28-09-2023 - 09:31 H - min.

El Grupo de Investigación en Sanidad Animal de Galicia (Invesaga) de la Facultad de Veterinaria del Campus Terra de la Universidad de Santiago de Compostela (USC) está avanzando en la detección, control y seguimiento de virus en granjas porcinas mediante un sistema de muestreo y análisis de aire con el proyecto 'Optimización y evaluación del aire Métodos de muestreo para la detección y seguimiento del virus del síndrome reproductivo y respiratorio porcino (PRRS) en granjas intensivas (Airporcheck)', una nueva línea de investigación financiada con alrededor de 100.000 euros por la Agencia Estatal de Investigación en la última convocatoria de Proyectos de Generación de Conocimiento.

El PRRS está ampliamente distribuido en España, donde se estima que aproximadamente el 80% de las granjas que dan positivo a una infección y tiene un control muy complejo, dado que se trata de un virus con una alta capacidad de mutación. Esta realidad hace que constantemente se generen nuevas cepas virales que pueden diferir, por ejemplo, en la virulencia, la capacidad de transmisión y sobre todo en la capacidad de protección de las vacunas. Luego, es necesario hacer un seguimiento constante en las granjas para controlar esta infección.

La idea principal de esta línea de trabajo es desarrollar un protocolo de trabajo para simplificar la vigilancia del virus utilizando muestras de aire de granjas y análisis moleculares, explica el decano de la Facultad de Veterinaria y líder del proyecto, Gonzalo Fernández Rodríguez. Esto podría servir como herramienta de vigilancia sanitaria para la detección temprana del virus PRRS, así como para permitir la caracterización molecular de la variabilidad de las cepas virales que circulan en la granja, añade.

La detección de este tipo de virus mediante la instalación de captadores de aire en las granjas permitiría realizar estrategias de prevención, control e incluso desinfección de las granjas afectadas de forma más rápida e incluso con un coste mucho menor que el que supone la toma de muestras de sangre. "De cada animal", añade Gonzalo Fernández.

El decano de la Facultad de Veterinaria del Campus Terra de la USC también señaló que el protocolo de actuación utilizado por el grupo Invesaga para hacer frente al virus PRRS sería válido para hacer frente a cualquier otro tipo de virus que se propague por el aire. Otras ventajas del futuro sistema de detección y prevención de virus mediante colectores de aire inciden en el mayor bienestar de los animales, dado que este nuevo mecanismo de control evitaría manipulaciones, pinchazos e incluso estrés del ganado, explica.

ETAPAS Y PLAZOS DEL PROYECTO

El proyecto tiene un plazo de ejecución de tres años y se estructura en dos etapas. En una primera fase, el equipo investigador implicado en esta acción intentará optimizar un protocolo de trabajo que garantice la detección del virus PRRS mediante técnicas moleculares a partir de muestras de aire de granjas infectadas. Una vez perfeccionado este sistema, la segunda etapa de la investigación consistiría en monitorear durante seis meses granjas que tengan antecedentes de reemergencia de brotes de PRRS, informa el becario postdoctoral del Campus Terra e investigador de la Facultad de Veterinaria de la USC Gonzalo López Lorenzo.

En esta segunda fase de la investigación, añade López Lorenzo, los investigadores aplicarán a las muestras de aire tomadas técnicas de secuenciación del genoma completo del virus PRRS, con el fin de evaluar la capacidad de detectar mutaciones o incluso la aparición de nuevas cepas virales. lo que permitiría predecir y, en su caso, prevenir brotes tempranos de enfermedades.

IMPACTO SANITARIO Y ECONÓMICO

El virus del síndrome reproductivo y respiratorio porcino, como su nombre indica, afecta las vías respiratorias y el ciclo reproductivo del ganado porcino y, dependiendo de su mayor o menor virulencia, puede incluso provocar la muerte de los animales, señala López Lorenzo.

Los signos y manifestaciones clínicas de la enfermedad derivada del PRRS son muy variables y dependen, por un lado, del grupo de animales afectados (cerdos en crecimiento o cerdas reproductoras) y, por otro, de la virulencia de la cepa de PRRS circulante. la granja. En cuanto al cerdo en crecimiento, en granjas positivas la situación puede variar desde casos asintomáticos hasta trastornos respiratorios que implican retrasos en el crecimiento, pérdida de peso y aumento de la mortalidad. En cuanto a las cerdas reproductoras, el cuadro clínico que se observa es una disminución de la natalidad (por abortos y pérdidas de gestación), una reducción del tamaño de la camada y un aumento de la mortalidad en lechones lactantes y en la etapa inmediatamente posterior. destete.

Debido a la variación de cuadros clínicos que puede provocar el PRRS, el coste económico que puede suponer esta infección en una explotación porcina también es variable. Cuando este virus afecta directamente a las pérdidas de animales y al rendimiento productivo, el impacto económico negativo se estima entre 60 y 380 euros por cerda reproductora al año, dependiendo de la gravedad del cuadro clínico, informa López Lorenzo. Este investigador del Campus Terra de la USC señala también que a estas pérdidas económicas hay que sumar otros costes indirectos derivados de la aplicación de medidas necesarias para controlar el virus (vacunas, seguimiento de infecciones…), y el coste de que oscila entre 5€ y 110€ por cerda reproductora y año.

VOLVER ARRIBA