DOMINGO, 25 de octubre 2020, actualizado a las 20:15

DOM, 25/10/2020 | 20:15

GANADERÍA  |  PORCINORUMIANTESAVICULTURAEQUINO

Cuatro afectados por triquinosis tras comer carne sin control veterinario

La Junta de Andalucía ha confirmado un brote de triquinosis, por el cual han enfermado cuatro personas, por consumo de embutido casero elaborado con jabalí

El brote de triquinosis ha sido detectado en el Hospital Virgen de las Nieves de Granada.
El brote de triquinosis ha sido detectado en el Hospital Virgen de las Nieves de Granada.

Cuatro afectados por triquinosis tras comer carne sin control veterinario

La Junta de Andalucía ha confirmado un brote de triquinosis, por el cual han enfermado cuatro personas, por consumo de embutido casero elaborado con jabalí

Redacción - 30-01-2020 - 10:34 H

La Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía ha confirmado la declaración de un brote de origen alimentario por consumo de embutido elaborado con carne de jabalí sin el pertinente control veterinario, en el municipio de Alcalá La Real (Jaén), donde hay cuatro personas que han contraído triquinosis.

Este es el primer brote de la zoonosis alimentaria en Andalucía en 2020 y se suma a los ya declarados en Castilla-La Mancha, más concretamente en la provincia de Ciudad Real. 

Aunque la investigación continúa en curso, los datos hasta ahora conocidos indican que el origen se encuentra en un embutido elaborado de forma casera en un domicilio particular y que la carne tiene su origen en un jabalí procedente de una matanza particular.

En total hay cuatro personas afectadas que ya están recibiendo el tratamiento adecuado, tres de ellas pertenecientes a la misma familia y la otra relacionada con ella, según informa la Consejería.

Por otro lado, existen trece personas expuestas más con las que se está contactando para efectuar su seguimiento, diagnóstico y, en caso necesario, administración de tratamiento.

Los expuestos tienen relación familiar con los afectados, no detectándose comercialización de los productos elaborados de forma casera.

Por su parte, todos los productos afectados elaborados con el mismo jabalí y que aún permanecían en el domicilio familiar han sido inmovilizados y se procederá a su destrucción higiénicamente, aunque previamente se han tomado muestras de los mismos.

La investigación del brote se inició a raíz de la declaración de sospecha el día 28 enero de triquinosis en un paciente que acudió a urgencias del Hospital Virgen de las Nieves de Granada, el cual manifestó haber consumido parte de un embutido de carne de jabalí en el ámbito familiar.

En ese momento, la Delegación Territorial de Salud y Familias de Granada, puso en marcha las actuaciones tanto de vigilancia epidemiológica como de protección de salud. Fruto de esas actuaciones se advirtió que el consumo se había producido en el seno de una familia del municipio de Alcalá la Real (Jaén), por lo que las actuaciones se ampliaron a la provincia de Jaén.

Asimismo, la investigación también se está centrando en conocer con exactitud el circuito seguido desde la propia caza del animal hasta su consumo y si se han seguido las normas establecidas por la Consejería de Salud y Familias.

LA NECESIDAD DE EFECTUAR INSPECCIONES VETERINARIAS PARA EVITAR LA TRIQUINOSIS

Según la normativa vigente todas las piezas de caza mayor deben ser sometidas a una adecuada inspección post-morten y examen mediante método de digestión con agitador magnético por un veterinario autorizado, no siendo válidos los métodos conocidos como "triquinoscopia".

La triquinosis es una enfermedad parasitaria que afecta a los humanos y a numerosas especies hospedadoras, principalmente mamíferos silvestres y domésticos, producida por diversas especies del género Trichinella.

En España, las especies habitualmente identificadas son T. spiralis y T. britovi. Además, en 2014 se detectó por primera vez en España T. pseudoespiralis.

La principal fuente de infección para los humanos es la carne y los productos cárnicos crudos o insuficientemente cocinados procedentes de jabalí o cerdo infectado. Hay otros animales que pueden actuar como reservorios de la enfermedad, como perros, gatos, ratas, caballos y animales salvajes como zorros, lobos, osos, entre otros.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.