JUEVES, 18 de julio 2024

JUE, 18/7/2024

POLÍTICA

Los veterinarios insisten en que se modifique el texto de la Ley de Bienestar Animal

En línea con las demandas de la Organización Colegial Veterinaria, los veterinarios tinerfeños exigen que la Ley de Bienestar Animal tenga en cuenta criterios científicos y técnicos antes de su aprobación en el Congreso

María Luisa Fernández Miguel, presidenta del Colegio de Veterinarios de Santa Cruz de Tenerife y vocal de Pequeños Animales de la Organización Colegial Veterinaria (OCV).
María Luisa Fernández Miguel, presidenta del Colegio de Veterinarios de Santa Cruz de Tenerife y vocal de Pequeños Animales de la Organización Colegial Veterinaria (OCV).

Los veterinarios insisten en que se modifique el texto de la Ley de Bienestar Animal

En línea con las demandas de la Organización Colegial Veterinaria, los veterinarios tinerfeños exigen que la Ley de Bienestar Animal tenga en cuenta criterios científicos y técnicos antes de su aprobación en el Congreso

Redacción - 08-02-2023 - 19:40 H - min.

La Ley de Bienestar Animal que se somete mañana 9 de febrero a la aprobación del Congreso de los Diputados “es una Ley con la que los representantes de los veterinarios españoles no podemos estar de acuerdo”, comienza denunciando María Luisa Fernández Miguel, presidenta del Colegio de Veterinarios de Santa Cruz de Tenerife y vocal de Pequeños Animales de la Organización Colegial Veterinaria (OCV), en un comunicado.

“Sí lo estamos en que es necesaria una Ley de Bienestar Animal, pero no esta. No tal cual está redactada. Es necesaria una ley que, en primer lugar, tenga en cuenta el criterio profesional de quienes por ley (valga la redundancia) velan y tienen a su cargo el bienestar de los animales: los veterinarios. Pero lo cierto es que no se ha tomado en consideración la inmensa mayoría de las más de 70 alegaciones que ha formulado tanto la Organización Colegial Veterinaria (OCV), como los colegios de veterinarios de España”, añade, y explica que aún se está a tiempo de reconducir y subsanar errores de los que los veterinarios vienen informando al Ejecutivo y al Parlamento. “Esperamos que no sea necesario enfrentarnos a casos concretos, con el consiguiente sufrimiento animal, para que nuestros gobernantes recapaciten y corrijan los errores que contiene esta norma”, apunta.

Lo cierto es que, desde que comenzó a hablarse del proyecto de esta ley, los veterinarios se han mostrado preocupados por una norma que “carece de rigor científico-técnico. Está basada en conceptos abstractos como los "derechos" y eso impide que sea una ley aplicable y que proteja a los animales como se debe hacer”. La presidenta de los veterinarios tinerfeños recuerda que las leyes deben ser claras y para ello es imprescindible basarse en criterios profesionales y científicos. “Si hay alguien que tiene una visión absolutamente respetuosa de los animales es el veterinario, porque el bienestar es diferente dependiendo de la especie de la que hablemos y de cuál es su cometido en nuestra sociedad”, insiste Fernández.

En el comunicado, se indica que la preocupación de los veterinarios abarca varios aspectos de la nueva Ley, desde las limitaciones a la cría de especies exóticas a aspectos como la regulación de la eutanasia.

En el caso de las especies exóticas, sobre todo las rapaces, loros y reptiles, la presidenta alerta de que las limitaciones a su cría “pueden favorecer el abandono masivo de ejemplares, como ya pasó en 2015 con la tortuga mora, o la proliferación del mercado negro”. Y es que la presidente asegura que la reproducción de especies exóticas cuenta con una arraigada tradición en España. “Exportamos cada año muchos ejemplares perfectamente identificados, con un control sanitario y de bienestar animal supervisado en núcleos zoológicos por veterinarios especializados”, resalta.

El caso de la eutanasia es también especialmente sensible. En este sentido, señala que “es seguramente uno de los momentos más duros a los que se enfrentan los veterinarios porque llegado ese momento la empatía con el animal y con su familia es grande. No se llega a esa decisión a la ligera, sino que nace de una reflexión conjunta entre el veterinario y el propietario del animal”.

La nueva Ley que se pretende aprobar prohíbe el sacrificio “en los centros de protección animal, ya sean públicos o privados, clínicas veterinarias o núcleos zoológicos en general por cuestiones económicas…. Enfermedad o lesión con posibilidad de tratamiento, ya sea paliativo o curativo…” El comunicado defiende que, para los veterinarios, la aplicación estricta de este párrafo puede ser un problema que lleve a situaciones que rocen el maltrato, es decir, justo lo contrario de lo que pretende la norma.

“Parece que el legislador desconoce el nivel de la medicina veterinaria en España y la realidad del día a día de los veterinarios y los propietarios cuando se enfrentan a las enfermedades más graves de sus animales”, denuncia Fernández.

La medicina veterinaria en España está al más alto nivel y es capaz de aplicar tratamientos curativos y paliativos prácticamente idénticos a los que se usan en la medicina para humanos. “Hablamos de diálisis, marcapasos, quimioterapia… pero estos tratamientos tienen un alto coste económico que el ciudadano de a pie desconoce porque su aplicación en humanos está cubierta por la Seguridad Social. Nos encontramos ahí con un problema: el propietario querría aplicar un tratamiento curativo o paliativo, pero no puede asumirlo económicamente. En la actualidad, el veterinario informa de todas las posibilidades al propietario y una de las posibilidades es la eutanasia, pero, tal y como está redactada esta ley, esto ya no va a poder hacerse, colocando a los veterinarios en una situación prácticamente imposible: ni pueden aplicar tratamientos, ni pueden proponer una solución que evite el sufrimiento del animal”, subraya Fernández .

En el comunicado, la presidenta concluye asegurando que los veterinarios quieren dejar abierta la puerta a una nueva redacción de una ley que consideran necesaria pero que de ninguna manera debería ser aprobada con el texto actual.

VOLVER ARRIBA