MARTES, 17 de mayo 2022, actualizado a las 16:48

MAR, 17/5/2022 | 16:48

POLÍTICA

Valencia ignora las alegaciones de médicos y veterinarios para controlar la fiebre Q

El Programa de vigilancia y control ante la fiebre Q en explotaciones ganaderas de Valencia no recoge el enfoque ‘One Health’ que médicos y veterinarios pidieron

Ximo Puig, presidente de Valencia.
Ximo Puig, presidente de Valencia.

Valencia ignora las alegaciones de médicos y veterinarios para controlar la fiebre Q

El Programa de vigilancia y control ante la fiebre Q en explotaciones ganaderas de Valencia no recoge el enfoque ‘One Health’ que médicos y veterinarios pidieron

Redacción - 03-02-2022 - 11:13 H - min.

El Colegio de Veterinarios de Alicante denuncia que la Conselleria de Agricultura no ha atendido las alegaciones conjuntas que presentaron los consejos autonómicos de los médicos del Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Valencia (COMV) y los veterinarios del Consejo Valenciano de Colegios Veterinarios (CVCV) al ‘Programa de vigilancia y control ante la fiebre Q en explotaciones ganaderas’.

Finalmente, la orden fue publicada en el Boletín Oficial de la Generalitat Valenciana (DOGV) el pasado 10 de enero y en su articulado no se recoge el enfoque ‘One health’ que ambos colectivos pidieron y las actuaciones propuestas se ciñen al ámbito ganadero, no extendiéndose al urbano, como se reclamaba.

En julio de 2020 el departamento agrario ya comunicó su intención de redactar un plan de control para esta zoonosis. Los consejos autonómicos de los colegios de veterinarios y de médicos reaccionaron a la iniciativa planteando una propuesta consensuada.

El proyecto que meses después, en noviembre de 2020, fue presentado para abrir el plazo de alegaciones, se limitó a incluir el enfoque ‘de una sola salud’ en el preámbulo. Efectivamente, en la primera página de aquel borrador de orden se introdujo el matiz que médicos y veterinarios ansiaban que fuera desarrollado posteriormente.

Así, tras circunscribir los posibles casos en humana de la Fiebre Q a los que se producen “por exposición en el ámbito ocupacional” (de veterinarios, trabajadores de mataderos, granjeros...), se añadía la orientación que sendos consejos autonómicos pretendían darle al texto: “No obstante, no podemos obviar el papel de los animales en entornos urbanos, que explicarían el aumento de casos en personas residentes en ciudades sin relación con el ganado”.

Así apareció en el preámulo del proyecto presentado en 2020 y así se ha dejado en el texto publicado ahora.

Hay que recordar que la fiebre Q, aunque sea una enfermedad zoonosica, no es muy conocida por el público general e, incluso, por algunos ganaderos, por lo que se hace necesaria la difusión de información para concienciar sobre ella. Por este motivo, Ceva Salud Animal tiene una página web con información fiable para mejorar el conocimiento sobre esta enfermedad que tiene una importante dimensión One Health.

ROEDORES, PERROS Y GATOS

Con respecto al proyecto de 2020 se ha eliminado -sin embargo- otro párrafo defendido también por ambos consejos que hacía referencia al necesario control urbano de esta zoonosis.

Así, en lo publicado en el DOGV ha desaparecido la siguiente frase ubicada también en el preámbulo del proyecto: “El control de la fiebre Q en animales domésticos es fundamental para reducir la incidencia en humanos por lo que deben establecerse (además del ganadero) un control sanitario de poblaciones animales del entorno urbano como perros abandonados, roedores y colonias felinas”.

 El CVCV y el COMV destacaron en sus alegaciones -sin que ello haya sido tampoco atendido- la “herramienta extraordinaria” que supone desde el punto de vista del enfoque ‘One health’, que se disponga de la Red de Vigilancia Epizootiológica.

Agricultura sí ha considerado lo manifestado al respecto de los problemas que podría suponer la vacunación “obligatoria” en caso de positivo en ovinos, ya que esta vacuna no está registrada. 

El departamento agrario, por otro lado, ha retirado la referencia a las subvenciones que, a través de las ayudas a las Agrupaciones de Defensa Sanitaria (ADSG), había redactado en el proyecto de orden que quería dar para financiar la inmunización y los gastos veterinarios.

VOLVER ARRIBA