VIERNES, 14 de junio 2024

VIE, 14/6/2024

POLÍTICA

Incertidumbre tras las elecciones: La sanidad animal a la espera de la formación de un nuevo Gobierno

Los resultados de las elecciones del 23 de julio han dejado un panorama político incierto que hace prácticamente imposible la investidura de Alberto Núñez Feijóo y se la dificulta a Pedro Sánchez

El candidato socialista, Pedro Sánchez, y el popular, Alberto Núñez Feijóo, durante la noche de las elecciones generales.
El candidato socialista, Pedro Sánchez, y el popular, Alberto Núñez Feijóo, durante la noche de las elecciones generales.

Incertidumbre tras las elecciones: La sanidad animal a la espera de la formación de un nuevo Gobierno

Los resultados de las elecciones del 23 de julio han dejado un panorama político incierto que hace prácticamente imposible la investidura de Alberto Núñez Feijóo y se la dificulta a Pedro Sánchez

Jorge Jiménez - 24-07-2023 - 12:07 H - min.

Este domingo 23 de julio han tenido lugar las elecciones generales, una cita esperada en España después de que en las recientes elecciones autonómicas y municipales el Partido Popular cogiera fuerza consiguiendo un gran número de ayuntamientos y arrebatando al PSOE importantes gobiernos regionales para los socialistas como el de Extremadura.

A pesar de que las encuestas vaticinaban que PP y Vox alcanzarían juntos la mayoría absoluta y, por tanto, podrían conformar un Gobierno, lo cierto es que los resultados de las elecciones no han cumplido las predicciones.

De esta manera, la unión entre PP y Vox, según los resultados, sumaría 169 escaños, quedándose a 7 de la mayoría absoluta, aunque podría conseguir los apoyos de dos diputados más, el de Unión de Pueblo Navarro y el de Coalición Canaria —aunque este último ya manifestó su negativa a apoyar un Gobierno en el que estuviera Vox—. Así, el bloque PP-Vox podría sumar unos 171 escaños.

Por otro lado, el bloque de la izquierda, con la unión entre PSOE y Sumar, hace un total de 153 escaños, necesitando los apoyos de partidos como Esquerra Republicana, Bloque Nacionalista Galego, Partido Nacionalista Vasco y EH Bildu, sumando con ellos 172.

No obstante, para salir investido presidente de nuevo, Pedro Sánchez, el candidato socialista, necesitaría, o bien el apoyo o la abstención de Junts (7 escaños). Desde esta formación, tras conocerse los resultados electorales, ya advirtieron que no harían presidente a Sánchez a cambio de nada”.

Por todo ello, queda por ver finalmente qué ocurre con la formación de un nuevo Gobierno en medio de toda esta incertidumbre, que ha provocado que algunos expertos pongan ya sobre la mesa la posibilidad de una repetición de elecciones.

INCERTIDUMBRE PARA LA SANIDAD ANIMAL

Con estos resultados, y hasta la formación de un nuevo Gobierno en España, las medidas dedicadas o que afectan a la sanidad animal recogidas por los diferentes partidos políticos quedan en el aire a la espera de que, tras una hipotética investidura, se decidan aplicar.

Desde Animal’s Health ya se recogieron las principales propuestas en sanidad animal de los 4 principales partidos políticos: PP, PSOE, Vox y Sumar.

Entre las propuestas del PP, el partido más votado por los españoles el 23J, se encontraba retomar la creación de la Agencia Estatal de Salud Pública; el despliegue de forma efectiva de la Red Estatal de Vigilancia en Salud Pública y todos los sistemas de vigilancia derivados de la misma, en el marco de una nueva Ley de Pandemias.

Asimismo, el PP se comprometía a desarrollar en España el enfoque ‘One Health’ con el objetivo de “mejorar la preservación integral de la salud humana y la salud animal y vegetal, considerando factores medioambientales y materializando acciones multidisciplinares que favorezcan la inocuidad de los alimentos, el control adecuado de zoonosis y mayores avances frente a la resistencia a los antibióticos”, entre otras.

Por su parte, el PSOE incluía medidas que afectaban al sector de la salud animal como el desarrollo de vacunas para enfermedades como la tuberculosis bovina; y en su programa afirmaban tener “una responsabilidad ética” hacia los seres vivos no humanos, considerados como ‘seres sintientes’ en el ordenamiento jurídico.

Los socialistas se comprometían a aprobar un Plan Estatal de Preparación y Respuesta frente a amenazas para la salud pública que permita a España estar mejor preparada ante futuras crisis sanitarias, entre otros.

En el programa electoral de Vox, se proponía suprimir la Dirección General de Derechos de los Animales, afirmando que es un “organismo que responde a intereses exclusivamente ideológicos y que trata de humanizar al animal, atentando simultáneamente contra la posición central del hombre en la naturaleza”.

La formación de Santiago Abascal apostaba también por extrapolar a toda España la gestión de la tuberculosis bovina en Castilla y León, donde el Gobierno compuesto por PP y Vox aprobó la flexibilización de los saneamientos ganaderos contra la enfermedad provocando la intervención del Ministerio de Agricultura y generando preocupación en la Unión Europea.

Por último, Sumar, cuarta fuerza política tras las elecciones, apostaba por la rebaja del IVA de los servicios veterinarios, al 10%, incluyendo además el reconocimiento de las clínicas veterinarias como centros sanitarios.

Entre otras medidas, Sumar incluía en su programa la provisión de plazas de veterinario municipal en los ayuntamientos de más de cinco mil habitantes y en las mancomunidades de municipios más pequeños; y apostaba por “un pacto por la salud en España”, así como por el impulso de la protección y vigilancia de la salud centrada en el modelo ‘One Health’ y los sistemas de actuación ante emergencias sanitarias y pandemias.

VOLVER ARRIBA