LUNES, 4 de marzo 2024

LUN, 4/3/2024

POLÍTICA

Francia pone sobre la mesa sus prioridades para revisar la legislación europea sobre bienestar animal

Las autoridades francesas piden a la Comisión Europea que no cree situaciones que vuelvan a colocar a la ganadería europea en una situación de distorsión de la competencia o pérdida de competitividad

Marc Fesneau, ministro de Agricultura de Francia.
Marc Fesneau, ministro de Agricultura de Francia.

Francia pone sobre la mesa sus prioridades para revisar la legislación europea sobre bienestar animal

Las autoridades francesas piden a la Comisión Europea que no cree situaciones que vuelvan a colocar a la ganadería europea en una situación de distorsión de la competencia o pérdida de competitividad

Jorge Jiménez - 10-08-2023 - 09:10 H - min.

La Comisión Europea propondrá una revisión de los estándares de bienestar animal en la segunda mitad de 2023. Con esto en mente, el Ministerio de Agricultura y Soberanía Alimentaria de Francia ha realizado una consulta con todas las partes interesadas en la primera mitad de 2023. Estos intercambios de opiniones permitieron formular propuestas para mejorar el bienestar de los animales de granja, que acaban de ser remitidas a la Comisión.

“La mejora del bienestar animal y la lucha contra el maltrato animal son prioridades del Gobierno desde 2017. Son sobre todo acciones y políticas públicas traducidas en acción: plan de modernización de mataderos, plan de lucha contra el abandono de animales de compañía, fin de la castración viva de lechones, fin de trituración de pollitos, inversiones para el bienestar y bioseguridad en la crianza, etc. Las granjas francesas de hoy cumplen con los principales requisitos sociales en todas las especies”, señalan desde el Ministerio.

En este sentido, aseguran que han tomado nota del deseo de la Comisión Europea de revisar las normas europeas de bienestar animal para tener mejor en cuenta las preferencias expresadas por los consumidores y ciudadanos europeos, al tiempo que incluye a los criadores en el centro de las reflexiones.

Además, las autoridades francesas piden a la Comisión Europea que no cree situaciones que vuelvan a colocar a la ganadería europea en una situación de distorsión de la competencia o pérdida de competitividad.

Esto implica trabajar para reforzar el grado de armonización del mercado interior de la Unión Europea; esto también requiere mejorar la aplicación de las normas europeas por parte de terceros países (fuera de la UE) para los productos de origen animal que exportan a la Unión en una lógica de reciprocidad. Por lo tanto, proponen a la Comisión que se apliquen medidas espejo integrado en los textos del futuro paquete legislativo.

Con respecto a la implementación del etiquetado europeo relativo al bienestar animal, las autoridades francesas desean promover la mejora de la información al consumidor, a través del etiquetado de productos animales comercializados en el mercado europeo de forma voluntaria.

Además, consideran que deben producirse cambios a la luz de los nuevos conocimientos científicos, la existencia de métodos de producción alternativos y estudios de impacto previos. Informan a la Comisión que estarán atentos a cubrir el costo de la transición, que se pretende repartir entre todos los actores de la cadena, hasta llegar al consumidor.

Las autoridades francesas también enfatizan que la transformación de los sistemas no puede ser inmediata y que debe pensarse en una lógica de transición en el tiempo. “Es fundamental tener en cuenta la capacidad económica de los sectores para adaptarse con el tiempo a los nuevos requisitos y prever plazos de entrada en vigor de los textos que permitan dar visibilidad a los profesionales, en particular en lo que se refiere al plazo de amortización de las inversiones en infraestructuras ganaderas.

“La Comisión Europea también está llamada a prestar especial atención a la mejora de las condiciones de cría y transporte de animales con varias propuestas para este cambio legislativo, en particular: el manejo del dolor, ya sea reduciéndolo, ya sea limitando el uso o prohibiendo la práctica que genera dolor cuando exista una alternativa menos dolorosa y económicamente viable, prohibir la eliminación sistemática de pollitos machos en el sector del huevo, nombrar un referente de bienestar animal en las granjas, formar al personal, crear un observatorio europeo del transporte animal, etc.”, apuntan.

VOLVER ARRIBA