JUEVES, 12 de diciembre 2019, actualizado a las 12:47

JUE, 12/12/2019 | 12:47

POLÍTICA

El proyecto español para salvar al urogallo cantábrico fracasa

El proyecto Life+ Urogallo, emprendido entre 2010-2016 con financiación del Gobierno y la Unión Europea, no ha permitido aumentar la población de este ave forestal y diversas voces dudan de los avances realizados durante estos años

GALERIA

El proyecto español para salvar al urogallo cantábrico fracasa

El proyecto Life+ Urogallo, emprendido entre 2010-2016 con financiación del Gobierno y la Unión Europea, no ha permitido aumentar la población de este ave forestal y diversas voces dudan de los avances realizados durante estos años

Ángel Espínola - 30-03-2018 - 13:00 H

El urogallo cantábrico es un ave forestal exclusiva de la cordillera Cantábrica que, desde julio de 2017, está considerada como especie en peligro crítico de extinción, y se calcula que ha desaparecido del 70% de los lugares que ocupaba hace apenas tres décadas. Todo ello, pese a que, entre 2010 y 2016, un proyecto de casi 6 millones de euros trató de reforzar la población de este animal, que está considerado como un icono de la fauna ibérica.

Tras estos seis años, el informe final de este proyecto, llamado Life+ Urogallo, coordinado por la Fundación Biodiversidad del Ministerio de Agricultura y cofinanciado al 50% por la Unión Europea, concluye textualmente que, “lamentablemente no se ha podido constatar que la especie haya frenado su declive y la tendencia parece seguir siendo descendente” y, añade que, si bien no hay un censo reciente, se estima que quedan entre 200 y 300 ejemplares macho en los bosques de la cordillera Cantábrica.

Pese a ello, los coordinadores del proyecto resaltan hasta diez objetivos cumplidos para la conservación de este animal. De hecho, Ignacio Torres, coordinador del proyecto, defiende que "hemos sentado las bases de la conservación, hemos generado documentos técnicos en aspectos como mejora de hábitat, competición o depredadores, mejoramiento de población, retirada de puestos del medio silvestre...", según declaraciones recogidas por El Confidencial.

El mismo Torres, publicó en 2016 un artículo en la revista Grouse News donde destacaba los diez logros del programa de conservación, que se enmarca dentro de un plan nacional que el Gobierno ya empezó a ejecutar en 2004. Entre ellos, destacan acciones como la disminución de los competidores en el crecimiento del arándano (alimento habitual del Urogallo) mediante cercados de exclusión y parcelas de control en Picos de Europa.

Ya en diciembre de 2017, sin embargo, otro artículo publicado en la misma revista debatía los supuestos éxitos del proyecto español, en el que también participaron varias comunidades autónomas y ONG. Concretamente, Rolando Rodríguez, investigador de la Universidad de Exeter y miembro de la asociación de biólogos Geotrupes asegura en su artículo que “no le veo ninguna parte positiva al proyecto Life y, pese a que Torres plantea los diez principales resultados, ninguno es útil”.

El problema, señala, es que muchas de las acciones para conservar la biodiversidad, como el asunto de los arándonos, se llevaron a cabo sin que hubiera una base científica sólida. “Hasta ahora se ha invertido mucho pero no se ha hecho nada en la dirección adecuada y en pro de recuperar ejemplares”, señala el artículo.

Mientras tanto, en 2018, el Gobierno pretende realizar un nuevo censo para conocer la población exacta del urogallo cantábrico y el director de Life+ Urogallo asegura al diario generalista que aumentará la financiación de proyectos de investigación al respecto.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.