MARTES, 17 de mayo 2022, actualizado a las 16:44

MAR, 17/5/2022 | 16:44

POLÍTICA

Advierten de un “gran error” en la reforma para que los animales dejen de ser cosas

Una Proposición no de Ley señala un error en los términos jurídicos utilizados en la reforma del Código Civil relativos a las herencias que podría tener “consecuencias imprevisibles”

Isidro Martínez Oblanca, diputado de Foro Asturias.
Isidro Martínez Oblanca, diputado de Foro Asturias.

Advierten de un “gran error” en la reforma para que los animales dejen de ser cosas

Una Proposición no de Ley señala un error en los términos jurídicos utilizados en la reforma del Código Civil relativos a las herencias que podría tener “consecuencias imprevisibles”

Francisco Ramón López - 22-02-2022 - 09:19 H - min.

A finales de año España vivía un momento histórico, al aprobar definitivamente el Congreso de los Diputados la Proposición de Ley de modificación del Código Civil, la Ley Hipotecaria y la Ley de Enjuiciamiento Civil, sobre el régimen jurídico de los animales.

Esta reforma introduce cambios en distintos procesos legales, como los divorcios, los desahucios o los testamentos para que se les deje de considerar ‘cosas’ en estos ámbitos. Sin embargo, una Proposición no de ley del Grupo Parlamentario Mixto ha advertido de un error en su redacción de “consecuencias imprevisibles”.

Este “importante error conceptual” ha sido detectado por el catedrático de Derecho Civil de la Universidad de Oviedo, Ramón Durán, y la profesora asociada del Departamento de Derecho Civil de la UNED, Verónica del Carpio, y se encuentra en el artículo 914 bis de la norma, relativo a las herencias.

Y es que explican que el error intercambia dos términos jurídicos íntimamente relacionados y conceptualmente opuestos. De esta forma, el texto legal publicado en el Boletín Oficial del Estado expone en su Artículo 914 bis. que a falta de disposición testamentaria relativa a los animales de compañía propiedad del causahabiente, estos se entregarán a los herederos o legatarios que los reclamen de acuerdo con las leyes.

Si no fuera posible hacerlo de inmediato, para garantizar el cuidado del animal de compañía y solo cuando sea necesario por falta de previsiones sobre su atención, se entregará al órgano administrativo o centro que tenga encomendada la recogida de animales abandonados hasta que se resuelvan los correspondientes trámites por razón de sucesión.

"Si ninguno de los sucesores quiere hacerse cargo del animal de compañía, el órgano administrativo competente podrá cederlo a un tercero para su cuidado y protección. Si más de un heredero reclama el animal de compañía y no hay acuerdo unánime sobre el destino del mismo, la autoridad judicial decidirá su destino teniendo en cuenta el bienestar del animal", señala el texto legal.

El error consiste en que se utiliza equivocadamente ‘causahabiente’, un término referido a la “persona que ha sucedido o se ha subrogado por cualquier título en el derecho de otra u otras”, según el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española.

Es decir, que causahabiente se corresponde con quien recibe los derechos sucesorios derivados de la muerte de quien se llama ‘causante’ de la herencia. “Por este motivo, se trata de un gran error porque cita como ‘causahabiente’ a quien debería ser ‘causante’”, advierten.

“En modo alguno puede el causahabiente ser propietario de los animales de compañía a los que se refiere el artículo, lo que debería ser corregido con más motivo, si cabe, por tratarse de un texto tan relevante como es el Código Civil, conjunto normativo que recoge los preceptos que regulan las relaciones de las personas, bienes, propiedad”, indican.

Por lo expuesto, el diputado de Foro Asturias, Isidro Martínez Oblanca, integrado en el Grupo Parlamentario Mixto del Congreso, insta a la Comisión de Justicia “a promover con celeridad” la corrección del error contenido en la redacción del primer párrafo del artículo 914 bis.

VOLVER ARRIBA