DOMINGO, 29 de enero 2023, actualizado a las 3:55

DOM, 29/1/2023 | 3:55

OPINIÓN

El lobito no era tan bueno

El lobito no era tan bueno

El lobito no era tan bueno

Luis Miguel Ferrer Mayayo - 15-12-2022 - 14:32 H - min.

Profesor de la Universidad de Zaragoza. Diplomado del European College of Small Ruminant Health Management

En febrero de 2021, escribí un artículo de opinión para la RICA (Red de intercambio de conocimientos agroalimentarios). Se titulaba ‘El lobito bueno’, como el del poema de Agustín Goytisolo ‘Un mundo al revés’.

En este artículo, como el publicado el junio de este año, en este mismo medio, cargaba contra las incongruencias que se estaban legislando “para la protección del lobo ibérico”, con la que estoy en total desacuerdo, pero el Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico se empeñó y la sacó, con el apoyo del díscolo voto aragonés.

También está pasando lo mismo con la nueva legislación de bienestar animal, legislación forzada, a base de rodillo destructor, con la que se intentar dar ese matiz de “político bueno” que espera ser votado dentro de unos meses. Además, suelen tener suerte y lo logran en ocasiones.

Como casi siempre, remo contra corriente (debo ser algo raro), me suelen caer golpes de todas las partes como al burro apaleado, pero ya estoy más que curado y quizás pronto me consideren maltratado, como en los animales. El otro día no recibí golpe sino satisfacción, lo que les digo, una inmensa satisfacción.

¿Qué por qué me puse tan contento?, pues muy sencillo, el pasado día 24 de noviembre, el Pleno del PARLAMENTO EUROPEO aprobó una resolución que demanda a los países miembros de la CE un cambio de estatus de estricta protección para algunas poblaciones de grandes carnívoros, como el lobo y el oso. Además, me encanta ver la finalidad de esta resolución “salvaguardar la ganadería extensiva”, tantas veces atacada por la población y expansión creciente de los lobos y bastante por los osos.

El parlamento europeo exige evaluar y monitorizar a estos grandes carnívoros y exige, además, la colaboración transfronteriza, manteniendo los animales necesarios para su conservación, pero no ampliando su censo y extensión. Cosa que ya defendía Félix Rodríguez de la Fuente, pero que no se tuvo en cuenta al promulgar la ley.

Esta resolución de los eurodiputados también exige que se modifiquen las directrices para facilitar la compensación de los daños provocados por estos depredadores, que se homogenicen las compensaciones entre los diferentes países y que se identifiquen las oportunidades de financiación a largo plazo para aplicar medidas preventivas.

Estupenda resolución para los que piensan como yo. Solamente les ha faltado decir que esos ataques atentan contra el bienestar animal de las ovejas y que los corderitos no son tan malos como para que tenga que ir el lobo a matarlos. 

Mi pregunta, ahora, en pleno éxtasis electoral es ¿va a hacer algo el Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico para revertir las cosas a su sitio? ¿Lo va a hacer con sus acostumbradas urgencias? ¿Lo hará antes de las elecciones o dejará su “marrón” para el siguiente?

Parece mentira, pero esta resolución puede que sea un primer intento para dignificar la ganadería extensiva, fijar población en el medio rural y prevenir incendios forestales por falta de mantenimiento forestal. Ahora a ver si “el lobito bueno” va a pagar los platos rotos y la señora ministra rectifica, que es de sabios, se pone una medalla ayudando a la ganadería extensiva pues contribuye a la prevención de incendios, a la mejora del medio ambiente y mantener población en el medio rural, su reto demográfico.

Cuando lanzas un palo con mala saña contra los adversarios, e incluso contra la gente normal, hay que mirar la forma del palo. Hay unos muy curiosos, que en Australia les llaman “boomerang” que tienen la costumbre de volver al sitio donde los tiraron y eso ha pasado con la protección excesiva del lobo.

Que no falte el lobo, pero que no interfiera con el hombre de campo que se gana la vida con sus rebaños. Bastantes “lobos” tiene que soportar.

VOLVER ARRIBA