SÁBADO, 10 de diciembre 2022, actualizado a las 6:38

SÁB, 10/12/2022 | 6:38

OPINIÓN

Viruela del mono: Una amenaza no tan latente

Viruela del mono: Una amenaza no tan latente

Viruela del mono: Una amenaza no tan latente

Alberto Cique Moya - 31-05-2022 - 17:06 H - min.

Académico de número electo de la Racve

Mientras se esclarece la cadena epidemiológica del brote de viruela del mono que estamos sufriendo, se dan respuestas a los interrogantes planteados respecto a cuánto tiempo lleva circulando el virus entre nosotros, o se dilucida si el virus ha sufrido alguna modificación, los países siguen declarando casos y se reafirma el pronóstico respecto al riesgo de propagación del virus fuera de África.

En función de estos interrogantes, como sanitarios tenemos que ser conocedores de los riesgos asociados al ejercicio profesional en función del estado actual del conocimiento de los mecanismos de transmisión, así como de las potenciales consecuencias que tendría la colonización de este virus zoonósico transmisible en nuestro territorio. Esto está en relación con el desconocimiento actual del reservorio natural y el papel en la transmisión de los roedores africanos y los primates no humanos, ya que pueden albergar el virus e infectar a las personas, ignorándose cuál es o sería el papel de otros animales domésticos o salvajes presentes en España en la cadena epidemiológica en caso de que el virus tuviera contacto con ellos, fundamentalmente referido a la población de roedores. De ahí que sea preciso analizar con cuidado todas las posibilidades y aplicar el principio de precaución respecto al contacto de mascotas con personas infectadas y/o enfermas en función de la falta de evidencia científica a este respecto.

Algunas de esas preguntas que precisaban respuesta se relacionaban con cuál era el clado implicado en este brote, ya que se habían descritos para este virus ADN de doble cadena perteneciente al género Orthopoxvirus (familia Poxviridae) dos clados diferenciados: el de África central (Cuenca del Congo) y el de África occidental. El conocer que el segundo es el implicado en este brote era muy importante ya que el de la Cuenca del Congo provoca una enfermedad más grave, con una letalidad de en torno al 10%, mientras que en el de África occidental la letalidad está en torno al 1%. Hasta el momento los estudios realizados en las muestras de enfermos determinan que el clado implicado en este brote es el África Occidental.

Y, por otro lado, es relevante la rapidez con la que se ha conseguido secuenciar el virus, ya que nos permite profundizar en su conocimiento a efectos de desarrollar herramientas de diagnóstico y a establecer las cadenas epidemiológicas.

Desde el punto de vista de la evaluación del riesgo respecto a la aparición de casos en África y fuera de ella, se observa una progresión cuantitativa desde que en 1970 se registrara el primer caso en seres humanos en la República Democrática del Congo. Desde entonces se han notificado casos esporádicos en personas de África Central y Occidental (Camerún, República Centroafricana, Costa de Marfil, República Democrática del Congo, Gabón, Liberia, Nigeria, República del Congo y Sierra Leona), siendo los países que más casos declaran la República Democrática del Congo con 6000 y Nigeria con 3000. Se producen también casos esporádicos fuera del continente africano en personas relacionadas con viajes internacionales o animales importados de zona endémicas, incluidos brotes en los Estados Unidos (2003 y 2021), así como en Israel (2018), Singapur (2019) y el Reino Unido (2018/2019 y 2021).

Un aspecto particularmente interesante, a la par que preocupante, es que se observa un aumento de casos en los últimos años, fundamentalmente afectando a la población infantil, así como un menor impacto de la enfermedad en personas que fueron vacunadas de viruela, lo cual presumiblemente se asocia en el caso de los niños a una ausencia de inmunidad frente al virus, mientras que los que fueron vacunados presentan hasta un 85% de protección. En este sentido, los individuos inmunocomprometidos son vulnerables a enfermedades más graves y presentan un mayor riesgo de mortalidad.

En el brote epidémico actual, los países que han declarado casos, fundamentalmente en varones, a fecha de 26 de mayo son por orden de importancia: España, Reino Unido, Portugal, Alemania, Países Bajos, Italia, Francia, Austria, República Checa, Bélgica, Dinamarca, Finlandia, Eslovenia, Suecia, Suiza, Eslovenia, Australia, Estados Unidos, Canadá, Argentina, Emiratos Árabes Unidos e Israel.

ACCEDE AL ARTÍCULO DE OPINIÓN COMPLETO

VOLVER ARRIBA