SÁBADO, 3 de diciembre 2022, actualizado a las 10:04

SÁB, 3/12/2022 | 10:04

MASCOTAS

Veterinarios resuelven una crisis de hipoadrenocorticismo con edema pulmonar en un perro

Un caso clínico describe cómo un equipo de profesionales solventa una crisis de hipoadrenocorticismo complicada por edema pulmonar no cardiogénico en un perro

Los veterinarios resolvieron la crisis de hipoadrenocorticismo complicada por edema pulmonar no cardiogénico del labradoodle.
Los veterinarios resolvieron la crisis de hipoadrenocorticismo complicada por edema pulmonar no cardiogénico del labradoodle.

Veterinarios resuelven una crisis de hipoadrenocorticismo con edema pulmonar en un perro

Un caso clínico describe cómo un equipo de profesionales solventa una crisis de hipoadrenocorticismo complicada por edema pulmonar no cardiogénico en un perro

Redacción - 25-11-2022 - 12:00 H - min.

El hipoadrenocorticismo, también conocido como enfermedad de Addison, es una afección poco común en los perros, y suele estar causada por la destrucción inmunomediada de las glándulas suprarrenales, que da lugar a una disminución de la producción de mineralocorticoides y glucocorticoides.

“Estas hormonas son vitales para mantener el organismo del perro funcionando con normalidad”, según destacan desde la compañía veterinaria Dechra. En este sentido, apuntan que los perros con enfermedad de Addison pueden ser complejos de diagnosticar, ya que sus signos clínicos son muy inespecíficos y puede parecerse a muchas enfermedades.

Por lo tanto, un correcto diagnóstico es clave, como se puede comprobar en un caso clínico de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Saskatchewan (Canadá), que detalla el abordaje exitoso de una crisis de hipoadrenocorticismo complicada con un edema pulmonar no cardiogénico en un perro.

Según explican los investigadores, el diagnóstico definitivo de la enfermedad requiere una prueba de estimulación de la hormona adrenocorticotrópica (ACTH) para comprobar si los niveles de cortisol son bajos. Para ayudar a los veterinarios en este proceso, Dechra cuenta con Cosacthen, la primera tetracosactida inyectable para perros con registro veterinario para realizar esta prueba.

Una vez diagnosticada la enfermedad, los autores del caso clínico aseguran que “el pronóstico de hipoadrenocorticismo es excelente si se administran suplementos adecuados de mineralocorticoides y glucocorticoides”.

En este punto, Dechra también ofrece una terapia de reemplazo para la deficiencia de mineralocorticoides en perros con hipoadrenocorticismo primario, Zycortal. Además, para el reemplazo de glucocorticoides en la enfermedad de Addison pone a disposición de los profesionales Prednicortone

El caso clínico describe como un labradoodle macho castrado de 6 años de edad fue remitido en estado de shock hipovolémico no compensado, con un historial de 72 horas de letargo, vómitos y diarrea, que había empeorado de forma aguda con el posterior desarrollo de una diarrea hemorrágica profusa en las últimas 24 horas después de una visita a la peluquería.

“Todo apuntaba a que este era el típico caso de un paciente con una crisis hipoadrenocortical primaria”, remarcan los veterinarios. Tras los intentos iniciales de tratar la hipovolemia y la hipotensión refractaria, los veterinarios no observaron ninguna mejora clínica, y la frecuencia respiratoria había aumentado de forma aguda a 80 latidos por minuto (lpm) con crepitaciones detectadas en la auscultación torácica y el líquido serosanguíneo comenzando a drenar por la nariz y la boca.

Radiografías torácicas, 3 proyecciones (lateral izquierda, lateral derecha y dorsoventral). Se presenta un patrón pulmonar alveolar severo en la región perihiliar y pulmones caudodorsales, distribuido principalmente en el lado derecho

SUPLEMENTO DE OXÍGENO Y TERAPIA DE SUSTITUCIÓN DE MINERALOCORTICOIDES Y GLUCOCORTICOIDES

Una muestra de gasometría arterial mientras respiraba aire ambiente reveló una hipoxemia moderada, un elevado gradiente alveolar-arterial y una relación PaO2/FiO2 (índice de Kirby) de 285 mmHg. Asimismo, las radiografías torácicas revelaron un patrón pulmonar alveolar bilateral severo, limitado en gran medida a los campos pulmonares perihiliares y caudodorsales.

Los hallazgos radiográficos, junto con los signos de hipovolemia en curso, la falta de evidencia de enfermedad cardíaca típica adquirida de larga duración, y la rápida resolución del edema pulmonar, sin necesidad de diuréticos o medicamentos cardíacos a largo plazo, apoyaron la tesis de edema pulmonar no cardiogénico.

“La rápida resolución del edema pulmonar nos llevó a creer que el edema pulmonar se atribuyó al edema pulmonar neurogénico en lugar de a la lesión pulmonar aguda o al síndrome de dificultad respiratoria aguda. Se sospechó que el edema aquí era secundario a una lesión del sistema nervioso central debido a hipoglucemia, hiponatremia o una combinación de ellas”, explican.

Con todos estos datos, y teniendo en cuenta que la hipoglucemia es relativamente común en los perros con hipoadrenocorticismo, los veterinarios especularon que la causa era de origen neurogénico y fueron capaces de resolver el problema del labradoodle aplicando el tratamiento adecuado.

“El suplemento de oxígeno junto con la terapia de sustitución de mineralocorticoides y glucocorticoides fue suficiente para el tratamiento del edema pulmonar no cardiogénico en este caso”, concluyen los veterinarios.

ACCEDE AL CASO COMPLETO

VOLVER ARRIBA