VIERNES, 24 de mayo 2019, actualizado a la 1:08

VIE, 24/5/2019 | 1:08

MASCOTAS

Veterinarios extraen un palo que obstruía el esófago de un perro

Un equipo de veterinarios realiza una delicada intervención quirúrgica para salvar la vida de una perra que, tras ingerir un palo de grandes dimensiones, sufría una grave obstrucción en el esófago

GALERIA

Veterinarios extraen un palo que obstruía el esófago de un perro

Un equipo de veterinarios realiza una delicada intervención quirúrgica para salvar la vida de una perra que, tras ingerir un palo de grandes dimensiones, sufría una grave obstrucción en el esófago

Javier López Villajos - 10-05-2019 - 13:05 H

El equipo de veterinarios de la clínica Paragon Veterinary Referrals, situada en el condado británico de West Yorkshire, consigue salvar la vida de una perra, de raza labrador y con 12 meses de edad, tras realizarle una delicada intervención quirúrgica con el objetivo de extraer un palo de grandes dimensiones que el animal ingirió durante un paseo con su dueña y que terminó causándole una grave obstrucción en el esófago.

La perra, llamada Corona, paseaba por el bosque junto a su dueña, Pauline Cook, cuando ésta escuchó un “extraño ruido” que provenía del animal. Sin embargo, no pudo encontrar nada anormal hasta que Corona enfermó durante esa misma noche.

Cook se percató que el animal vomitaba sangre, así que se dirigió a la clínica veterinaria Blue Cross donde le realizaron una radiografía que evidenció una grave lesión en el esófago, por lo que fue remitida a la clínica Paragon Veterinary Referrals.

Allí, le realizaron una tomografía computerizada, revelando que una pieza de madera no solo obstruía el esófago de Corona, sino que lo había perforado, además de recorrer una distancia considerable por a lo largo del esófago de la perra.

Ante la gravedad del caso, Corona fue intervenida quirúrgicamente. El responsable de la operación, Mickey Tivers, veterinario especialista en cirugía de tejidos blandos, señaló que la operación era particularmente compleja dado que “el esófago no siempre se cura bien”, además de existir un “riesgo significativo de infección”.

“Las lesiones causadas por palos son habituales y pueden ser muy serias. Y es que si el palo cae en el ángulo correcto, los perros pueden sufrir graves obstrucciones, sin olvidar que los fragmentos del palo pueden clavarse a lo largo del esófago, provocando a su vez abscesos”, detalló Tivers, quien finalmente extrajo el palo y reparó el daño que había causado su paso por el esófago de Corona, que tras la operación, se recuperó completamente.

  • GALERIA

    Imagen del palo que obstruía el esófago de Corona

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.