SÁBADO, 3 de diciembre 2022, actualizado a las 10:05

SÁB, 3/12/2022 | 10:05

MASCOTAS

Veterinarios expertos en comportamiento dan consejos sobre la rata como mascota

Veterinarios etólogos analizan a las ratas como animales de compañía y ofrecen consejos como la importancia de un buen enriquecimiento ambiental

El enriquecimiento ambiental es importante para las ratas mascota.
El enriquecimiento ambiental es importante para las ratas mascota.

Veterinarios expertos en comportamiento dan consejos sobre la rata como mascota

Veterinarios etólogos analizan a las ratas como animales de compañía y ofrecen consejos como la importancia de un buen enriquecimiento ambiental

Redacción - 07-02-2022 - 13:36 H - min.

Las ratas crean un vínculo muy fuerte con sus tutores e, incluso, han sido utilizadas como modelo de estudio de la risa en humanos. Por ello, son buenas candidatas para ser animales de compañía y desde el Grupo de Especialidad de Etología Clínica (GEMCA) de la Asociación de Veterinarios Españoles Especialistas en Pequeños Animales (Avepa) han analizado esta especie como mascota y han ofrecido algunos consejos.

En este sentido, Rattus norvegicus o Norway rat proviene de las antiguas llanuras de Asia. Gracias a su increíble adaptación ha sido capaz de colonizar nuevos ambientes encontrándose actualmente en todos los continentes excepto en la Antártida.

En cuanto a su comportamiento en libertad, desde GEMCA destacan la gran adaptabilidad comportamental, social y alimentaria, mientras que su sistema social y de apareamiento dependerá de la densidad de población marcada por la riqueza del ambiente. Así, ante un ambiente pobre, las densidades de población son bajas y los machos son territoriales monopolizando la madriguera de las hembras y apareándose únicamente con las hembras de su grupo.

En cambio, si nos encontramos ante un ambiente enriquecido, puede haber una gran densidad de población, su sistema social entre machos llega a ser déspota en vez de territorial y los machos se aparean con múltiples hembras y a la inversa.

Las hembras crían a sus hijos solas o comparten con otras hembras una madriguera. Los machos jóvenes se dispersan una vez destetados y en cautiverio debemos separarlos por sexos a las 5 semanas, ya que comienza su vida reproductiva.

En cuanto a los órganos de los sentidos, destacan sobre el sistema olfativo, que guían la mayor parte de los aspectos de su vida a través de él. Presentan dos tipos: el principal, que les sirve para evitar depredadores demostrándose una aversión innata al olor del gato en las ratas domésticas; y el accesorio, que detecta feromonas en orina y otras secreciones cruciales para la atracción de una pareja, cortejo, copulación, agresividad y cuidado parental.

En lo referente al sistema tacto, las ratas presentan bigotes con diferentes funciones: determinan la posición, distancia, talla, textura y forma de los objetos; función sensitiva, detectan viento y brisa ayudándoles a orientarse bajo suelo, detectan el sustrato del agua y nadan gracias a ellos; socialmente son usados en encuentros agonistas para evitar un ataque en la cabeza.

Por su parte, con el sistema auditivo detectan sonidos de rango ultrasónicos, fuera del alcance humano (el albinismo no afecta a la audición en ratas) y destacan que el sistema visión es adecuado a su vida nocturna y crepuscular. Presentan una visión dicromática (no ven el rojo) y de rayos ultravioleta, quizá para ver las marcas urinarias. Las ratas albinas tienen una agudeza visual mucho peor que las ratas pigmentadas.

LA IMPORTANCIA DE LA COMUNICACIÓN POR EL OLFATO EN RATAS

La comunicación olfatoria juega un papel muy importante. “Destacamos el marcaje con orina sobre el ambiente y sus conespecíficos que les proporciona información sobre la especie, edad, sexo, estado reproductivo, estatus social, identidad individual y nivel de estrés. Los machos enteros adultos y dominantes son los que más marcan, mientras que las hembras lo hacen cíclicamente, principalmente la noche antes de ovular”, subrayan desde GEMCA.

La función es variable: sexual, marcaje de territorio, marcaje sobre su comida favorita para transmitir sus preferencias alimentarias, y en otros individuos como otras ratas (las hembras marcan al macho que prefieren y los machos a los más subordinados) y humanos (posiblemente por marcaje ambiental).

La mayoría de las vocalizaciones están fuera de rango humano como las que usan para ecolocalización, pero hay algunas que las persona pueden oír como chirridos en encuentros agonísticos; chillidos en situaciones de miedo, dolor o lucha; rechinar los dientes si hay dolor, estrés o encuentros agonísticos; y bruxismo en momentos de relajación y placer.

“Dedican mucho tiempo al cuidado de su cuerpo a través del acicalado y un mal pelaje es indicativo de estrés y/o enfermedad”, remarcan los veterinarios etólogos.

Muchos tutores acuden a consulta porque su rata presenta secreción rojiza similar a la sangre alrededor del ojo o nariz. Se trata de una secreción rica en porfirina de la glándula de Hander que lubrica el ojo. No es significativo de estrés o una enfermedad per se, pero es causada por una condición social, ambiental o factores internos. “Si perdura debemos acudir a nuestra veterinaria”, apuntan.

ALIMENTACIÓN DE LAS RATAS MASCOTA

En cuanto a su alimentación se trata de animales omnívoros que pueden comer una gran variedad de dietas, pero son neofóbicos, es decir, van a tener miedo a lo nuevo. “Si queremos introducir una comida nueva se la debemos presentar durante varios días. Las preferencias alimentarias se trasmiten socialmente y son capaces de tener la habilidad de recolectar información de lo que comen otros conespecíficos”, explican.

Además, las ratas son coprofágicas, es decir, necesitan comer sus propias heces y si presentan náuseas ingerirán sustratos no alimenticios, pica, principalmente de arcilla y madera dura para ayudar a digerir las toxinas del cuerpo.

“Debemos proporcionar comida dura para desgastar sus incisivos de crecimiento constante. En caso de que haya un sobrecrecimiento será debida a una maloclusión y debemos acudir al veterinario. Poner objetos, como madera dura, para roer dentro de la jaula es un buen enriquecimiento ambiental”, recomiendan.

Las ratas son animales sociales por lo que es positivo acoger a más de una. Las conductas afiliativas son el acicalado, juego, dormir juntas y depositar gotas de orina sobre otra. Ellas juegan a luchas, principalmente las más jóvenes entre las 5 semanas y los 5-6 meses.

Pankseep en 1999 usó las vocalizaciones ultrasónicas de las ratas producidas mediante conductas afiliativas como ejemplo de la risa humana. Gracias a este estudio se han podido estudiar las propiedades fundamentales de los circuitos y los mecanismos cerebrales de la risa humana. Observaron que las vocalizaciones aumentaban drásticamente cuando se les hacía cosquillas. Además, se vio que las cosquillas generan un vínculo social tal que los animales buscarán manos que les hayan hecho cosquillas previamente antes que manos que únicamente les habían acariciado.

AGRESIVIDAD DE LAS RATAS

En cuanto a su comportamiento agresivo destacar que si hay recursos suficientes es raro que exista agresividad en libertad. La agresividad siempre será mayor en su casa o cerca de ella, y menor en un área neutral.

“Por ello, siempre debemos hacer la presentación de ratas desconocidas en una zona que ninguna conozca previamente. Si vamos a introducir una nueva rata lo ideal es presentarlas antes de llegar a la pubertad (a los 39-48 días en machos y a los 34-38 días en hembras), ya que a mayor edad, mayor agresividad, en un área neutral, gradualmente y siempre bajo supervisión28. Si el agresor es macho se valorará castración”, subrayan los etólogos veterinarios.

La agresividad hacia los humanos suele tratarse de una agresividad defensiva motivada por miedo. “Debemos habituarle a ser cogido haciéndolo de forma gradual, regularmente (unos 15 minutos diarios), ofreciéndole su comida favorita y nunca sosteniéndolo por la cola ya que les produce estrés y podemos desgarrar la piel. Ofrecerle nuestras manos en forma de copa para que sea ella quien se suba sobre nosotros”, señalan.

“Tener en cuenta que hay algunos que son agresivos únicamente dentro de su hábitat por lo que debemos abrir la puerta y dejarla que salga por sí sola. También existe la agresividad accidental, principalmente cuando se asustan, por ejemplo, si les tocamos sin previo aviso mientras están descansando. Por ello, siempre debemos avisar con la voz o un sonido suave que la vamos a tocar; también puede suceder que al meter los dedos entre los barrotes se confunda con comida sobre todo si le damos premios entre ellos normalmente. Para darle medicación podemos mezclársela con comida palatable o envolverla con una toalla y meter la jeringa por un lado de la boca detrás de los incisivos”, apuntan los veterinarios.

En este sentido, para elegir un buen hábitat hay que tener en cuenta que debe ser lo suficientemente grande para permitir el ejercicio más allá de una rueda. Deben ser altas ya que necesitan ponerse de pie y se desaconseja el uso de rejillas en el fondo de las jaulas, es mejor un fondo de plástico con sustrato de cama apropiado.

“También debemos fijarnos en que las barras de las jaulas presenten un espacio adecuado para evitar lesiones y escapes, y deben tener un enriquecimiento tridimensional ya que siempre van a preferir los espacios grandes con ambientes complejos. Pero cuidado con las ratas de edad avanzada porque pierden movilidad, así que todos los recursos deben estar a su alcance en la zona baja (agua, comida, zona de descanso), sin tener que usar rampas para acceder a ellas”, recomiendan.

Para evitar conflictos y disminuir el estrés cuando conviven más de un individuo en la misma jaula, debe haber suficiente espacio para poder evitarse, estructuras con entrada y salida para que una de ellas no pueda acorralar a la otra y recursos básicos múltiples y separados unos de otros (comida, agua y zona de descanso entre otros). Si las peleas persisten, se debe valorar la castración o separarlas en cajas diferentes.

ENRIQUECIMIENTO AMBIENTAL EN RATAS COMO ANIMALES DE COMPAÑÍA

Por último, los etólogos veterinarios destacan la necesidad de llevar a la rata al veterinario preventivamente cuando se adquiere un nuevo ejemplar para asegurar su bienestar físico. Además, destacan la obligatoriedad de realizar un buen enriquecimiento ambiental para su estimulación mental y física y evitar posibles patologías derivadas del estrés como las estereotipias.

En este sentido, enumeran los principales grupos de enriquecimiento que son diversos. Así el primer grupo es el ocupacional/ambiental, para mejorar el hábitat de manera que cambie o agregue complejidad. Este incluye: pasillos, plataformas, ruedas de ejercicio, tubos, sustrato para construir un nido, zonas donde poder esconderse como refugios o cajas, hamacas. Además de juguetes que se pueden colgar en la jaula; salir fuera de la caja bajo supervisión; y cambiar periódicamente la configuración de la jaula.

El siguiente grupo es el social. Es decir, proporcionar la capacidad de vivir e interactuar con otros animales de forma positiva. Asimismo, también está el dietético/nutricional. Así, recomiendan el uso de diferentes métodos de presentación. “La comida se la podemos poner en diferentes juguetes interactivos y siempre disponer de masticables”, señalan.

Además, está el sensorial, estimular los sentidos (visual, olfativo, gustativo); la manipulación, promover el juego de investigación al proporcionar elementos que pueden manipularse con las patas, los pies, la cola, la boca, etc.; esconder comida, uso de juguetes interactivos o puzles; y el entrenamiento, enseñar diferentes trucos usando refuerzo positivo.

VOLVER ARRIBA