SÁBADO, 2 de julio 2022, actualizado a las 23:06

SÁB, 2/7/2022 | 23:06

MASCOTAS

Una veterinaria atiende a un perro policía por varias espigas alojadas en la nariz

La Policía Nacional ha llevado a una clínica veterinaria a uno de sus agentes caninos para que le extrajeran de las fosas nasales unas espigas, un problema habitual durante los meses de primavera

Imagen de la veterinaria extrayendo las espigas del interior de la nariz del perro policía.
Imagen de la veterinaria extrayendo las espigas del interior de la nariz del perro policía.

Una veterinaria atiende a un perro policía por varias espigas alojadas en la nariz

La Policía Nacional ha llevado a una clínica veterinaria a uno de sus agentes caninos para que le extrajeran de las fosas nasales unas espigas, un problema habitual durante los meses de primavera

Laura Castillo - 26-05-2022 - 13:27 H - min.

Recientemente la Policía Nacional ha publicado unas imágenes de uno de sus agentes caninos siendo atendido por una veterinaria debido a que tenía introducidas en las fosas nasales varias espigas. Por ello, han recomendado a los propietarios que al volver de paseo “se explore” al perro, y si se encuentran espigas han subrayado la importancia de “acudir al veterinario”.

Con el avance de la primavera, en el mes de mayo, los casos de visitas al veterinario por espigas en perros aumentan, pues con el buen tiempo aparecen en el campo o en los parques espigas de punta afilada que pueden acarrear graves consecuencias si se introducen por la nariz, ojos, oídos o incluso la piel, de las mascotas.

En este sentido, el Consejo de Colegios Veterinarios de Cataluña ya advirtió anteriormente de las lesiones “muy graves” que pueden causar las espigas, ya que estas tienen una forma de arpón, “de manera que cuando se clavan por la punta, sus varas se abren, como si fueran un paraguas, y se van clavando más adentro cada vez”.

El consejo veterinario indica que, en el caso de que se encuentren espigas clavadas de forma superficial, se pueden extraer y posteriormente desinfectar la zona. No obstante, en el supuesto de que la espiga se rompa o haya complicaciones, se debe acudir rápidamente al veterinario para evitar lesiones más graves.

Igualmente, los veterinarios señalan que no es fácil ver cuando una espiga se introduce dentro de un orificio, y en consecuencia, recomiendan estar “muy atentos” y observar el comportamiento de la mascota para detectar este tipo de casos y solucionarlos rápidamente.

Por su parte, el veterinario Fernando Ros explicó en una entrevista para Animal’s Health que, en una semana del mes de mayo, puede llegar a extraer espigas a 20 perros que acuden a su clínica situada en Madrid. Además, apuntó que las espigas más difíciles de extraer son las alojadas en el interior de las orejas.

Las espigas que se introducen en dentro de las orejas se pueden detectar si el animal mueve, sacude, inclina o araña su oreja o su cabeza. En caso de que se produzca una otitis en la mascota ocasionada a raiz de esta intromisión, el veterinario podrá recomendar diversos productos disponibles en el mercado.

Es el caso de Otoxolan, unas gotas óticas en suspensión para el tratamiento de otitis externas de origen bacteriano y fúngico, producidas respectivamente por bacterias sensibles al marbofloxacino y hongos, especialmente Malassezia pachydermatis, (sensibles a clotrimazol) en perros.

Por último, desde la entidad colegial avisan que otras zonas donde se suelen clavar las espigas son la nariz, que puede inflamarse y provocar estornudos a los perros; entre los dedos de los animales donde, de no detectarse a tiempo pueden generar un absceso o incluso una fístula; la boca, provocando babeo excesivo y, por último, otros orificios como el ano o la vulva.

Imagen del perro de la Policía Nacional tras extraerle las espigas de las fosas nasales

VOLVER ARRIBA