SÁBADO, 23 de febrero 2019, actualizado a las 12:57

SÁB, 23/2/2019 | 12:57

MASCOTAS

Salvan a un gato tras extraerle tres tumores cerebrales

Un equipo veterinario ha conseguido extraer tres tumores cerebrales en dos operaciones, en la que, aseguran, es la primera intervención de su tipo

GALERIA
Linus, a la izquierda, junto a su compañero Rory

Salvan a un gato tras extraerle tres tumores cerebrales

Un equipo veterinario ha conseguido extraer tres tumores cerebrales en dos operaciones, en la que, aseguran, es la primera intervención de su tipo

Francisco Ramón López - 23-01-2019 - 14:00 H

Profesionales del Hospital Universitario del Estado de Washington (WSU) han conseguido extraer tres tumores cerebrales de Linus, un gato atigrado de nueve años que también tuvo que recibir un implante de cráneo.

La doctora Annie Chen-Allen, una de las cirujanas del hospital, explica que la intervención, que duró cuatro meses y requirió dos operaciones, una para extraer los tumores y otra para sustituir una porción de cráneo, algo que no se había realizado antes, por la extensión del cáncer, y los peligros que conllevaba. De hecho, la dueña de Linus explica que los tres neurólogos del hospital de Portland, donde lo llevaron a que le realizaran resonancias aconsejaron que le “dejaran ir”.

En principio, la intención del equipo del WSU era extraer los tres tumores en una sola operación en agosto, y después reconstruir el cráneo. Sin embargo, cuando retiraron la porción de hueso afectada, el cerebro de Linus comenzó a sangrar y a inflamarse, lo que provocó una bajada de su presión sanguínea y dificultó el trabajo, por lo que solo pudieron deshacerse de dos de los tumores antes de verse forzados a suturar la incisión sin reemplazar la porción de cráneo.

Tras esta actuación de emergencia, la doctora Chen-Allen avisó a los dueños de que había riesgo de que Linus no se despertara de la anestesia debido a la inflamación y la pérdida de sangre, pero 20 minutos después abrió los ojos.

Una vez recuperado de esta primera intervención, para lo que tuvo que reposar dos semanas en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del hospital, los profesionales veterinarios procedieron a extraer el último de los tumores, pero los escáneres y resonancias mostraron que el cerebro seguía inflamado y la masa cerebral estaba herniando hacia afuera, por lo  que tuvieron que dar con una “solución creativa” para sustituir la porción de cráneo.

Así, el doctor Tom Wilkinson, del departamento de radiología, diseñó una réplica en 3D del cráneo de Linus y su cerebro inflamado y lo usó de plantilla para crear un nuevo cráneo acrílico adaptado.

Finalmente en septiembre se terminó de limpiar el cerebro del gato, que se recuperó rápidamente y volvió a comportarse como antes de la enfermad. Los escáneres confirmaron el buen estado de Linus, que no había sufrido ningún crecimiento de las escasas células tumorales restantes durante este tiempo.

Es por esto por lo que todavía tiene que someterse a radioterapia para terminar de erradicar la enfermedad, aunque los profesionales del WSU son optimistas y aseguran que, en su estado actual, Linus podría vivir cuatro años más.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.