VIERNES, 29 de mayo 2020, actualizado a las 12:57

VIE, 29/5/2020 | 12:57

MASCOTAS

Prueban síndrome de domesticación, pero es diferente según la raza

Demuestran que rasgos como el temor o la sociabilidad de los perros cambian de forma correlacionada durante el proceso de domesticación, y esta correlación es más débil en las razas de perros modernas, las más numerosas

Las razas antiguas de perro, como el malamute de Alaska, presentan correlaciones en los comportamientos del síndrome de domesticación fuertes, mientras que en las modernas son débiles o han desaparecido.
Las razas antiguas de perro, como el malamute de Alaska, presentan correlaciones en los comportamientos del síndrome de domesticación fuertes, mientras que en las modernas son débiles o han desaparecido.

Prueban síndrome de domesticación, pero es diferente según la raza

Demuestran que rasgos como el temor o la sociabilidad de los perros cambian de forma correlacionada durante el proceso de domesticación, y esta correlación es más débil en las razas de perros modernas, las más numerosas

Redacción - 31-12-2019 - 10:13 H

Desde la formulación de la Teoría de la Evolución por Darwin, los científicos se han sentido interesados por la alteración simultánea de múltiples características morfológicas, fisiológicas y de comportamiento en diversas especies de animales domésticos, como puede darse en los cerdos, caballos o perros. En este sentido, en animales domesticados se observan con frecuencia características como el tamaño reducido del cerebro, las orejas caídas, el aumento de docilidad o cambios hormonales, que no se dan en sus ancestros silvestres.

Este fenómeno es conocido como el síndrome de domesticación. Hasta el momento la postura científica mayoritaria era que los rasgos de este síndrome cambian de forma correlacionada durante el proceso de domesticación, pero, sorprendentemente, no se había probado cientificamente, hasta ahora.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Estocolmo (Suecia) ha publicado un nuevo estudio en Nature Communications, basado en los datos de comportamiento de más de 76.000 perros. Una investigación que buscaba probar la hipótesis de que los comportamientos clave en el síndrome de domesticación están correlacionados, un particular que han probado en razas de cánidos.

Una de las caracaterísticas de los animales domésticos es que son más sociables y juguetones, y menos agresivos y temerosos, que sus homólogos silvestres. Esto se debe a que la domesticación impulsa un cambio de comportamiento en el que la agresividad y el miedo disminuyen, mientras que la sociabilidad y la alegría —que el animal se muestre animado— aumentan. La hipótesis de los investigadores es, que estas alteraciones del comportamiento durante el proceso de domesticación se correlacionan en una dirección específica.

En este sentido, se debería esperar que, por ejemplo, la sociabilidad se correlacione positivamente con el juego, y precisamente han sido estos patrones correlacionales los que han demostrado los investigadores en perros. Para ello, utilizaron los datos de 76.158 perros de la base de datos del Club Kennel sueco, que habían completado la ‘Evaluación mental canina’, una prueba de comportamiento que miles de perros escandinavos realizan cada año.

Los investigadores pudieron probar la hipótesis del síndrome de domesticación en una muestra extraordinariamente grande, ya que la mencionada prueba evalúa las respuestas conductuales a diversos estímulos y, entre estas respuestas, se encuentran las conductas del síndrome de domesticación, que son la agresión, el temor, la sociabilidad y el juego.

DIFERENCIAS ENTRE RAZAS ANTIGUAS Y MODERNAS

El estudio ha evaluado a 78 razas distintas de perros, desde chihuahuas a mastines, divididas a su vez en antiguas y modernas, y hallaron diferencias. Las razas antiguas son aquellas en las que todavía se pueden detectar genes de lobo, son el grupo menos numeroso y se cree que este tipo de razas tiene su origen hace aproximadamente 500 años.

Por su parte, las razas modernas, grupo en el que se engloban la mayoría de perros en la actualidad, no registran componentes detectables de lobo y su origen se sitúa en hace menos de 200 años.

Esta división de razas, las cuales representan etapas tempranas y tardías de la domesticación de los perros, ha permitido a los investigadores probar la hipótesis del síndrome de domesticación en una escala evolutiva temporal.

“Sorprendentemente, descubrimos que las correlaciones entre los comportamientos variaron entre las razas de perro que representan las etapas iniciales y tardías de la domesticación”, señala Christina Hansen Wheat, investigadora de la Universidad de Estocolmo.

Hansen explica que las correlaciones esperadas en los comportamientos medidos son "generalmente fuertes" en las razas antiguas, como el husky siberiano y el malamute de Alaska, pero varias de estas correlaciones son débiles o han desaparecido en las razas modernas, como los golden retrievers y los dálmatas.

COMPORTAMIENTOS DESACOPLADOS DURANTE LA DOMESTICACIÓN

La diferencia entre las razas antiguas y las modernas sugiere que los comportamientos del síndrome de domesticación se han desacoplado durante la domesticación del perro.

Este desacoplamiento podría deberse a una cambio reciente en las presiones de selección en las razas de perros modernas para obtener rasgos altamente específicos de la raza, como el color, la estructura del pelaje o los comportamientos específicos.

Cabe destacar que los comportamientos relacionados con la domesticación se pueden seleccionar independientemente en las razas de perros modernas. Asimismo, el estudio proporciona una nueva perspectiva que reevalúa como afecta la domesticación al comportamiento.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.