JUEVES, 9 de febrero 2023, actualizado a las 0:46

JUE, 9/2/2023 | 0:46

MASCOTAS

¿Por qué necesitan calcio los perros en su dieta?

El laboratorio Stangest explica la importancia del calcio en los perros y la forma de incluirlo en su dieta

El calcio es un nutriente esencial para el desarrollo de los cachorros de perros.
El calcio es un nutriente esencial para el desarrollo de los cachorros de perros.

¿Por qué necesitan calcio los perros en su dieta?

El laboratorio Stangest explica la importancia del calcio en los perros y la forma de incluirlo en su dieta

Redacción - 30-11-2022 - 17:22 H - min.

El calcio para perros se puede encontrar en pastillas, alimentos y suplementos nutricionales, entre otros. Es un macromineral porque está presente en grandes cantidades en el organismo del animal y su principal función es fortalecer los huesos.

Debido a su gran importancia, desde la compañía veterinaria Stangest han explicado por qué los perros necesitan el calcio en su dieta y cómo puede proporcionárselo el propietario, además de algunos aspectos referentes a este macromineral y las mascotas caninas.

Tal y como apuntan desde Stangest, aunque su principal función sea fortalecer los huesos, el calcio también participa en otras funciones vitales como, por ejemplo, la contracción de los músculos; la coagulación de la sangre; la regulación del sistema nervioso; y la actividad cardíaca.

De todas maneras, lo más importante antes de incorporarlo en la dieta del perro, es comprender cómo dárselo de acuerdo a su edad, su estado de salud, y en qué dosis será beneficioso para su vida.

“No es lo mismo suplementar una dieta con calcio a perros cachorros que a perros adultos sanos, o, por el contrario, ofrecérselo a perros seniors”, advierten desde la compañía veterinaria y, por ello, comparten todo lo que hay que saber sobre el calcio para perros.

En primer lugar, analizan el calcio para perros cachorros. A este respecto, el calcio es un nutriente esencial en la dieta de cualquier perro cachorro, ya que le ayudará a la buena formación de dientes y huesos.

Por otro lado, indican desde Stangest, algunos estudios han demostrado que consumos excesivos de calcio en cachorros de razas grandes pueden provocar efectos negativos sobre el desarrollo normal del esqueleto.

“Cuando a un cachorro se le da más calcio del que necesita, pueden aparecer problemas de salud como la osteocondrosis (formación anormal de los huesos), el engrosamiento articular, malos aplomos y un crecimiento menor al esperado”, alertan.

Es por esa razón por la que no hay que descuidar su alimentación, para que esta sea equilibrada y complementada con la dosis correcta de calcio. “Siempre es aconsejable que cuentes con el asesoramiento de un veterinario especialista en nutrición”, inciden desde Stangest.

CALCIO PARA PERROS MAYORES Y PERRAS LACTANTES

Si, por el contrario, el perro ya está dejando de ser adulto para convertirse en uno mayor, será necesario reconsiderar su aporte de calcio. En este punto, remarcan que, para identificar si le falta o no calcio en sus huesos, es clave realizar revisiones periódicas guiadas por su veterinario.

Para ello, recuerdan desde Stangest, lo más aconsejable es llevar a cabo dos analíticas de sangre. Una que mida el nivel de calcio (suele figurar en cualquier estudio estándar de rutina) y otra, donde se puedan evaluar en forma exclusiva los valores de la vitamina D.

La vitamina D permite que el calcio se absorba mejor. De esta manera, el veterinario sabrá si ajustar el calcio en su dieta será conveniente o no. Además, a medida que vaya avanzando en años, los problemas de artrosis son más propensos a aparecer, por lo que sumar productos que contengan calcio lo ayudará a mantener sus huesos y reducir su desgaste, afirman desde la compañía veterinaria.

En cuanto al calcio para perras lactantes, Si el propietario tiene una perra que ha tenido cachorros, y está atravesando su período de lactancia, es muy importante seguir de cerca sus valores de calcio durante la etapa postparto.

“Se debe prestar especial atención en las primeras semanas, tras el nacimiento de sus crías. Su cuerpo demandará mayor calcio, y si no se lo satisface con un suplemento acorde, podrías poner en riesgo su salud”, subrayan desde Stangest.

La principal función del calcio en los perros es fortalecer sus huesos, pero no es la única

¿QUÉ DARLE A MI PERRO PARA QUE TENGA CALCIO?

Existen diferentes maneras de suplementar la dieta con calcio para que la salud del perro no se vea perjudicada. Por este motivo, desde Stangest facilitan una lista para saber cómo complementar este nutriente esencial.

En primer lugar, comienzan con los alimentos ricos en calcio para perros. Una lista encabezada por los huesos carnosos. “Si tu perro se alimenta con comida natural, una manera de aportar calcio a su dieta es ofreciéndole huesos carnosos. Nunca cocidos, porque pueden astillarse, siendo peligroso para su salud. Por lo general, forman parte de la Dieta Barf, y recomendamos que sea siempre bajo la supervisión de un veterinario”, recomiendan.

A continuación, incluyen la cáscara de huevo. La cáscara de huevo molida contiene grandes niveles de calcio. En este caso, se puede adquirir el suplemento o bien prepararla en casa. “Sea de una forma u otra, supervisa la dosis con tu veterinario de confianza”, aconsejan.

Otro alimento es el yogur natural sin azúcar. El yogur, además de aportar calcio, otorga otros beneficios, como reforzar las bacterias buenas del intestino. Es decir, a que la microbiota intestinal del perro no se vea dañada. Al igual que con el resto de los alimentos, es importante considerar la dosis adecuada conforme al peso del perro y a su estado de salud.

Stangest también menciona la leche y el queso. "No todos los lácteos son buenos para los perros. Sí, es verdad que contienen calcio, pero a veces en algunos animales provocan episodios de diarrea. Por lo que aconsejan que en el caso de la leche sea sin lactosa, y los quesos muy bajos en sal", apuntan.

“En pocas palabras, anda con cuidado con los lácteos, ya que agregarlos en la dieta de tu perro sin la supervisión de un veterinario nutricionista puede ser contraproducente. Un lácteo más preferible es el kéfir, por tratarse de un probiótico natural”, destacan.

Por último, la lista incluye el pescado. Las sardinas, el salmón o la trucha son alimentos ricos en calcio para los perros. Aparte cuentan con otros minerales y vitaminas que también benefician la salud de las mascotas.

Los huesos carnosos aportan calcio a los perros

SUPLEMENTOS DE CALCIO PARA PERROS

Existen casos en los que sí está indicado el añadido de suplementos de calcio con productos específicos. El Calcio y Fósforo de Stangest es un complemento vitamínico-mineral formulado a base de calcio/fósforo orgánico y vitaminas A, D y E.

“Si tu perro ha sido diagnosticado con raquitismo, osteomalacia o hiperparatiroidismo secundario nutricional este tipo de suplemento viene muy bien”, subrayan desde el laboratorio.

Asimismo, es un producto ideal que colabora con el aporte correcto de calcio para perros alimentados con dieta Barf y que, además, necesitan una suplementación que la acompañe.

En lo referente a la relación calcio-fósforo en perros, estos animales necesitan que la cantidad de calcio y fósforo en su dieta habitual esté equilibrada. La relación de calcio – fósforo en perros debe ser aproximadamente 1:1, aunque según especialistas en nutrición recomiendan una cantidad ligeramente mayor de calcio que de fósforo.

“Si tu perro se alimenta con dieta Barf y con huesos carnosos, el cálculo de la relación calcio – fósforo deberá estar guiada por un veterinario que formule este tipo de dietas, ya que, ante un fallo del cálculo, podrías provocar un exceso o deficiencia de calcio en su comida diaria”, enfatizan.

¿CÓMO SABER SI EL PERRO TIENE FALTA DE CALCIO?

Stangest enumera algunos de los síntomas que puede tener el perro por falta de calcio, lo que se conoce como hipocalcemia. Estos son huesos deformados; debilidad abdominal; malformación o caída de dientes; displasia de cadera; músculos y huesos débiles; en perras que se encuentren gestando o en su período de lactancia, pueden sentirse agitadas, con fiebre, entre otros; orina tirando a un color verdoso; y baja frecuencia cardíaca.

Al mismo tiempo, un exceso de calcio (hipercalcemia) puede causar alteraciones del desarrollo del esqueleto, favoreciendo también la aparición de deficiencias de otros minerales como el zinc. Los síntomas más frecuentes son heces duras y blanquecinas.

Por último, desde Stangest recuerdan que, en cuanto al calcio en los perros, es recomendable ser asesorado por un veterinario que sepa cuál será la dosis correcta y durante cuánto tiempo aplicarla, y animan a consultar su Calcio – Fósforo.

VOLVER ARRIBA