MARTES, 26 de mayo 2020, actualizado a las 19:41

MAR, 26/5/2020 | 19:41

MASCOTAS

Los 2 perros con coronavirus fueron contagiados por sus propietarios

Un nuevo estudio basado en secuencias genéticas sugiere que los dos primeros perros con COVID-19 lo contrajeron de sus propietarios, pero no existe evidencia de que los perros puedan transmitir el coronavirus entre ellos o a las personas

Los investigadores descubrieron que las secuencias genéticas del virus eran casi idénticas entre los perros con coronavirus y los miembros de los hogares infectados en Hong Kong.
Los investigadores descubrieron que las secuencias genéticas del virus eran casi idénticas entre los perros con coronavirus y los miembros de los hogares infectados en Hong Kong.

Los 2 perros con coronavirus fueron contagiados por sus propietarios

Un nuevo estudio basado en secuencias genéticas sugiere que los dos primeros perros con COVID-19 lo contrajeron de sus propietarios, pero no existe evidencia de que los perros puedan transmitir el coronavirus entre ellos o a las personas

Redacción - 14-05-2020 - 22:00 H

Los primeros dos perros que reportaron tener coronavirus probablemente contrajeron la infección de sus dueños, según señalan los investigadores que estudiaron a los animales y a los miembros de los hogares infectados en Hong Kong. Un análisis de las secuencias genéticas virales de los perros revela que eran idénticas a las de las personas infectadas.

Los investigadores sospecharon que la infección había pasado de los dueños a los perros, y el vínculo genómico directo lo respalda firmemente, indica Malik Peiris, virólogo de la Universidad de Hong Kong que dirigió el estudio, y que se acaba de publicar en la revista científica Nature.

El estudio no mostró evidencia de que los perros puedan transmitir la infección a otros perros o personas, pero es imposible estar seguro en qué dirección viajó el virus "por lo que debemos mantenernos con la mente abierta", matiza Peiris.

Aunque el análisis confirma que las personas con COVID-19 pueden infectar a los perros, la probabilidad de que esto ocurra es baja, dice Arjan Stegeman, epidemiólogo veterinario de la Universidad de Utrecht en los Países Bajos. En el estudio, solo 2 de los 15 perros que vivían con personas infectadas contrajeron la enfermedad.

A pesar de ello, otros científicos defienden que la posibilidad de que las mascotas puedan transmitir el virus entre sí y entre las personas debe investigarse adecuadamente como parte del manejo de brotes futuros.

PRECAUCIÓN ACONSEJADA 

Desde que se informaron las infecciones en los dos caninos en Hong Kong, un Pomerania y un pastor alemán, otras mascotas han dado positivo por el virus SARS-CoV-2, incluido un gato en Hong Kong y otros dos en el estado de Nueva York. Cuatro tigres y tres leones en el zoológico Bronx de la ciudad de Nueva York también dieron positivo. Los estudios en gatos han encontrado que pueden transmitir el virus a otros felinos sin mostrar síntomas.

El estudio de Hong Kong detectó ARN viral y anticuerpos en ambos perros, y virus vivos en uno de ellos. Ninguno de los perros se enfermó notablemente.

Los hallazgos respaldan los resultados de un estudio de abril, en el que investigadores en China infectaron deliberadamente perros con SARS-CoV-2, señala Thomas Mettenleiter, un virólogo que dirige el Instituto Federal de Investigación para la Salud Animal en Riems, Alemania. En este sentido, los dueños de perros que dan positivo por el coronavirus deben ser cautelosos a la hora de manipular a sus mascotas.

Por su parte, la American Veterinary Medical Association recomienda que las personas que tienen COVID-19 usen una máscara al cuidar a sus mascotas. Además, las personas enfermas deben evitar acariciar, abrazar o compartir alimentos con animales, y deben lavarse las manos antes y después del contacto con ellos.

EL PAPEL DE LOS ANIMALES EN EL CORONAVIRUS COVID-19

Además de proteger a las mascotas del virus, existe una necesidad urgente de evaluar a más animales que están en contacto cercano con personas, incluidos animales de trabajo y ganado, para comprender si tienen un papel en la propagación del virus, explica Jürgen Richt, virólogo veterinario de Universidad Estatal de Kansas en Manhattan. Para hacer esto, se necesitarán kits de diagnóstico especializados para realizar pruebas a animales, señala.

A Richt también le gustaría ver más investigaciones sobre si las mascotas se enferman o experimentan síntomas particulares. Un síntoma común de COVID-19 en las personas es la pérdida del olfato. Si los perros experimentan síntomas similares, esto podría afectar a los perros detectores que olfatean drogas, explosivos y otros artículos ilícitos, advierte el virólogo.

Stegeman planea evaluar a los gatos que viven con personas que han tenido COVID-19. Comprender el papel de los gatos domésticos y callejeros en la cadena de transmisión es cada vez más importante a medida que disminuyen las tasas de infección entre las personas, indica.

Aunque el estudio de Hong Kong no encontró evidencia de que los perros infecten a las personas, Peiris señala que su posible papel, y el de los gatos, debe considerarse como un intento por comprender cómo el virus pasó a las personas en primera instancia.  Y es que, los investigadores piensan que el SARS-CoV-2 probablemente se originó en los murciélagos y pasó a las personas a través de un animal intermedio, que aún se desconoce.

Una teoría principal sugiere que las especies intermedias entraron en contacto con personas en un mercado de animales salvajes en Wuhan, China. Los perros, gatos y otros mamíferos se venden como carne en esos mercados, y los perros y gatos callejeros deambulan libremente por ellos, señala Peiris. “El virus parece tener un rango de “host” bastante amplio. Los perros, los gatos y otras especies de mamíferos estrechamente relacionados podrían ser susceptibles y formar un puente entre los murciélagos y los humanos”, concuey.

Pero a los investigadores también les preocupa que los informes de gatos y perros infectados puedan llevar a las personas a abandonar a sus mascotas. Hubo informes de noticias de personas que abandonaron a sus mascotas durante el brote en Wuhan, donde se originó el brote. "El peligro al que nos enfrentamos es que las personas se pongan nerviosas cuando escuchan que los animales de compañía podrían ser portadores de virus y deciden deshacerse de ellos", lamenta Richt.

 

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.