MIÉRCOLES, 28 de septiembre 2022, actualizado a las 19:12

MIÉ, 28/9/2022 | 19:12

MASCOTAS

Perros y conejos braquicéfalos, los más sensibles a los golpes de calor

Investigadores británicos defienden que los propietarios de perros y conejos braquicéfalos deberían estar especialmente atentos a los golpes de calor cuando aumentan las temperaturas

Las insolaciones serán más comunes a medida que aumente el calentamiento global.
Las insolaciones serán más comunes a medida que aumente el calentamiento global.

Perros y conejos braquicéfalos, los más sensibles a los golpes de calor

Investigadores británicos defienden que los propietarios de perros y conejos braquicéfalos deberían estar especialmente atentos a los golpes de calor cuando aumentan las temperaturas

Laura Castillo - 14-02-2022 - 13:38 H - min.

Las enfermedades relacionadas con el calor (HRI por sus siglas en inglés) pueden afectar a todos los animales de compañía y es probable que sean más comunes a medida que aumente el calentamiento global.

Investigadores de las universidades de Liverpool y Nottingham Trent sostienen que la idea errónea de que las insolaciones se producen, principalmente, como resultado de que los perros queden atrapados en coches al sol, pone de manifiesto la falta de conocimiento de los factores de riesgo de insolaciones dentro de la población con animales de compañía.

Por ello, han realizado un estudio, publicado en el Open Veterinary Journal, en el que se han revisado todas las especies de pequeños animales de las consultas veterinarias del Reino Unido, se han descrito los factores desencadenantes y la estacionalidad de los eventos por insolaciones y, por último, se ha revisado el grado clínico de los pacientes caninos que presentaban esta afección.

Los registros de consulta electrónicos fueron enviados por consultas veterinarias voluntarias de todo el Reino Unido a la Red de Vigilancia Veterinaria de Pequeños Animales (SAVSNET).

Asimismo, señalan que los casos se definieron como animales que acudieron a la consulta con una fuerte evidencia de enfermedad actual o reciente inducida por el calor durante el período de estudio, que fue desde el 2013 hasta el año 2018.

Los casos de insolación fueron 146 en perros, 16 en gatos, 8 en cobayas, 3 en conejos y 1 caso en un hurón.

Respecto a los perros, animal en el que se registraron más casos, el ejercicio físico fue el principal desencadenante, que representa el 73,5%, mientras un 7% de eventos de insolación canina fueron debidos al confinamiento del animal en un vehículo.

Las enfermedades relacionadas con el calor ambiental, que hace referencia a las insolaciones por una temperatura ambiental cálida, se registró como factor desencadenante para los perros restantes (19,6%), y para todos los gatos, cobayas, conejos y el hurón.

Por otro lado, apuntan que las razas braquicéfalas constituían el 21,2% de los casos de insolaciones caninas, y que todos los conejos eran también de raza braquicéfala.

AUMENTO DE LOS CASOS EN LOS MESES DE VERANO

En cuanto a los casos caninos de insolaciones, se dieron entre abril y octubre, con un 42,5% durante el mes de julio, normalmente el mes más caluroso del año.

Los casos de gatos con golpes de calor tuvieron lugar entre mayo y septiembre, de los cuales un 75,0% se produjeron durante junio y julio. Las especies de compañía más pequeñas -hurones, conejos y cobayas- mostraron más insolaciones durante los meses de junio, julio y agosto.

El estudio destaca el riesgo de insolación para todos los animales de compañía durante los meses de verano más cálidos del Reino Unido (desde junio hasta agosto).

Los resultados apoyan las afirmaciones anteriores de que el ejercicio es el desencadenante más común de golpes de calor en los perros, mientras que las insolaciones debidas a altas temperaturas representaron todos los eventos de golpes de calor en gatos, conejos, cobayas y hurones.

Por otro lado, tanto los perros como los conejos braquicéfalos estaban sobrerrepresentados, lo cual aseguran que añade una prueba más de que los propietarios de estos animales deberían estar especialmente atentos a los golpes de calor cuando aumentan las temperaturas.

VOLVER ARRIBA