MIÉRCOLES, 8 de febrero 2023, actualizado a las 23:51

MIÉ, 8/2/2023 | 23:51

MASCOTAS

Pautas veterinarias para afrontar los problemas por pirotecnia en las mascotas en Navidad

La veterinaria especialista en etología animal Carmen Mengibar explica cómo abordar los problemas ocasionados por la pirotecnia en los animales de compañía y aporta consejos para veterinarios y propietarios

La veterinaria y experta en etología Carmen Mengibar Fuentes analiza la fobia causada por la pirotecnia en los animales de compañía.
La veterinaria y experta en etología Carmen Mengibar Fuentes analiza la fobia causada por la pirotecnia en los animales de compañía.

Pautas veterinarias para afrontar los problemas por pirotecnia en las mascotas en Navidad

La veterinaria especialista en etología animal Carmen Mengibar explica cómo abordar los problemas ocasionados por la pirotecnia en los animales de compañía y aporta consejos para veterinarios y propietarios

Redacción - 29-11-2022 - 11:15 H - min.

Desde el Colegio Oficial de Veterinarios de Badajoz han compartido el testimonio de una experta para resolver dudas acerca de una de las situaciones más frecuentes que se pueden dar en las clínicas de pequeños animales durante las fechas navideñas, los problemas ocasionados en las mascotas por el uso de pirotecnia.

En una entrevista, la veterinaria especializada en etología animal Carmen Mengibar Fuentes, licenciada por la Universidad de Córdoba, que posee 15 años de experiencia en Clínica Veterinaria de pequeños animales, aborda este tema en profundidad.

Mengibar es especialista en este campo, y desde que finalizó sus estudios ha continuado su formación, centrando su carrera en el campo de la etología, con un postgrado sobre etología clínica de pequeños animales. Además, forma parte del Grupo de Especialidad en Medicina del Comportamiento Animal (GEMCA) de la Asociación de Veterinarios Españoles Especialistas en Pequeños Animales (Avepa).

La veterinaria explica que, durante las navidades, debido a los estímulos que ocasionan los ruidos generados por los petardos y demás elementos de pirotecnia, algunos perros pueden presentar fobia a estos estímulos.

En este sentido, aclara que una fobia es un miedo irracional, es decir, una respuesta desmesurada a un estímulo concreto. En el caso de las fobias en los perros, el miedo que el animal siente se relaciona con estímulos que no implican peligros reales, pero a pesar de ello, si el estímulo persiste, el miedo se hace más y más intenso, llegando a provocar reacciones muy extremas y dañinas para el animal y su entorno.

La experta considera que exponer a los animales de compañía a momentos de ruidos muy intensos, aplaudir o golpear cacerolas cerca de ellos, es una técnica conocida como inundación y puede ser muy contraproducente.

“Si el perro quiere esconderse en un sitio donde él se sienta cómodo se lo tenemos que permitir. Es común que elijan los cuartos de baños, lo cual no es aconsejable, ya que los azulejos amplifican los sonidos”, aconseja.

Asimismo, señala que prestarle excesiva atención en una crisis puede aumentar el nivel de estrés del animal de compañía, y recomienda que siempre hay que actuar con naturalidad. “Los perros son muy sensibles a las respuestas de las personas, así que mantenernos calmados ayudará a que ellos lo hagan también”, apunta.

Los síntomas de ansiedad se pueden interpretar como una demanda de atención del animal hacia la persona. En el caso de los perros, tienen mayor sensibilidad auditiva y su capacidad de anticipar que en su entorno van a producirse estruendos o ruidos frente a los que sienten fobia, como petardos o ruidos de fiestas, en algunos casos hace que expresen su angustia sin que la persona sea capaz de detectar la causa o incluso antes de oírlos, remarca la veterinaria.

CONSEJOS PARA LOS PROPIETARIOS PARA MINIMIZAR LOS PROBLEMAS GENERADOS POR PETARDOS

Mengibar da una serie de recomendaciones a los propietarios para lograr minimizar las consecuencias negativas que generan los petardos. En primer lugar, subraya que la herramienta más importante para tener un perro sin problemas de comportamiento es realizar un periodo de socialización correcto en la etapa de cachorros

Esto incluye evitar la separación temprana de la madre; habituarlos a diferentes entornos; sociabilizar con animales y personas; y exponerlos a diversos sonidos (al principio muy bajito y poco a poco, si está tranquilo, ir aumentando el volumen)

“Una herramienta muy útil en fobias a ruidos es proporcionarles una zona segura donde refugiarse cuando sientan miedo. Buscaremos un lugar nuevo que pueda servir de escondite, algo que él no vaya a relacionar con su miedo. Un transportín sin puerta o una caja grande podría servir”, incide la veterinaria.

Si el animal prefiere esconderse debajo de una mesa, indica, se puede tapar con una manta para intentar aislar más la zona y darles más sensación de seguridad. Igualmente, se puede cubrir el transportín y la caja con la manta.

“Dentro del refugio se puede colocar una cama que le guste, juguetes, premios… Cualquier cosa que incremente la confortabilidad. Este lugar tiene que estar a su disposición, pero no debemos obligarle a estar allí. Lo mejor es trabajarlo con anterioridad, mostrándole el sitio, jugando y administrándole premios comestibles”, destaca.

Además, hay que insonorizar el lugar del exterior, en la medida de lo posible. Por ejemplo, cerrando las persianas, las cortinas, las ventanas y las puertas para amortiguar el ruido, aunque nosotros estemos fuera. También se puede poner música tranquila. “Es muy importante NO sacarle a pasear cuando ya se oigan petardos”, subraya la veterinaria.

A ser posible, es recomendable estar con el perro en los momentos los que sufra las crisis de fobia, mantener la calma y actuar con naturalidad y, si no está demasiado asustado, intentar distraerle con juegos.

Las terapias de modificación de conducta son la base del tratamiento a fobias, pero la etóloga recuerda que son complejas y tienen que adaptarse a cada caso. “El procedimiento que suele tener mayor éxito para aliviar los efectos de las fobias implica mucha paciencia, tiempo y perseverancia”, apunta.

En este sentido, explica que consiste en dos pautas diferentes. Por un lado, está la desensibilización, que se basa en acostumbrar al perro al estímulo exponiéndolo a él de forma lenta y progresiva, incrementando el tiempo o la intensidad del estímulo poco a poco para permitir que el perro lo asimile. “Si lo hacemos correctamente, en ningún momento el perro llega a mostrar los signos de miedo”, recuerda.

Por otro lado, está el contra condicionamiento, que consiste en enseñarle un comportamiento diferente al que el animal muestra en la situación problemática, como por ejemplo quedarse quieto.

“En una situación de relajada para el animal y utilizando premios, enseñamos al perro un ejercicio. Una vez aprendido el ejercicio, se practica su realización en presencia del estímulo problemático, premiando al perro por quedarse quieto. Esta técnica resulta más efectiva cuando se combina con la desensibilización”, indica la veterinaria.

CONSEJOS Y PAUTAS PARA LOS VETERINARIOS

A continuación, Mengibar explica qué pautas farmacológicas tienen a su disposición los veterinarios para tratar de manera efectiva estas desagradables situaciones que tan perjudiciales resultan para perros y gatos.

Así, recalca que el objetivo del uso de farmacoterapia en las fobias es aliviar los síntomas del animal en el momento de la crisis; y ayudar en un programa de terapia de modificación de conducta.

Tal y como resalta, existen varios grupos de fármacos indicados para el tratamiento del miedo a ruidos en el perro. En primer lugar, menciona las Benzodiacepinas, con efecto ansiolítico y de amnesia anterógrada (hace que olviden el evento desagradable). Las más utilizadas son el alprazolam, cloracepato y el loracepam con diferencias en potencia y duración del efecto.

“Se recomienda administrarlas en primer lugar en situaciones no estresantes y con el propietario presente para buscar la dosis efectiva y supervisar que no se produzca una excitación paradójica”, aconseja.

También señala el uso de 2-agonistas, con efecto ansiolítico. Recientemente existe una presentación de dexmedetomidina en gel registrado como fármaco veterinario. Asimismo, apunta a los antidepresivos atípicos: trazodona con efecto ansiolítico e hipnótico a dosis bajas.

Además, la veterinaria recalca que hay otros tratamientos farmacológicos que ayudan en las terapias y menciona, especialmente, los nutracéuticos. Así, los veterinarios disponen de este recurso que ayuda a minimizar los efectos de la pirotecnia en las mascotas.

Por último, recuerda que la acepromacina está contraindicada en el tratamiento de miedos y fobias, ya que disminuye las respuestas motoras, pero no afecta a la percepción sensorial. Es decir, el perro no puede moverse, pero percibe el estímulo amenazante, por lo tanto, se produce un incremento de ansiedad y un agravamiento de la fobia. Además, desinhibe la conducta agresiva.

ACCEDE A LA ENTREVISTA COMPLETA

VOLVER ARRIBA