SÁBADO, 1 de octubre 2022, actualizado a las 10:31

SÁB, 1/10/2022 | 10:31

MASCOTAS

Un nuevo descubrimiento ayudará a mejorar el tratamiento de un tumor común en perros

Un estudio ha examinado la composición genética de los tres subtipos más comunes de sarcomas de tejidos blandos en perros y ha identificado varias dianas terapéuticas que podrían constituir la base de nuevos tratamientos

 Se necesitan estudios de seguimiento para validar los hallazgos e identificar los fármacos más adecuados para tratar los diferentes tumores.
Se necesitan estudios de seguimiento para validar los hallazgos e identificar los fármacos más adecuados para tratar los diferentes tumores.

Un nuevo descubrimiento ayudará a mejorar el tratamiento de un tumor común en perros

Un estudio ha examinado la composición genética de los tres subtipos más comunes de sarcomas de tejidos blandos en perros y ha identificado varias dianas terapéuticas que podrían constituir la base de nuevos tratamientos

Redacción - 14-09-2022 - 12:48 H - min.

Los puntos comunes y las diferencias genéticas recientemente descubiertas entre los tipos más frecuentes de sarcomas de tejidos blandos caninos, un tumor común y potencialmente mortal, podrían allanar el camino para un diagnóstico más preciso y mejores tratamientos en el futuro.

Mediante técnicas de secuenciación de nueva generación y enfoques computacionales, un equipo de investigadores y veterinarios de la Universidad Estatal de Washington examinó la composición genética de los tres subtipos más comunes del tumor e identificó varias dianas terapéuticas que podrían constituir la base de nuevos tratamientos. Detallan sus hallazgos en un estudio publicado en la revista PLOS ONE.

"Los diferentes subtipos de sarcomas de tejidos blandos pueden tener un aspecto tan similar que incluso los patólogos entrenados tienen problemas para distinguir unos de otros. Sin embargo, resulta que no son todos iguales: son un grupo muy diverso de cánceres", afirma Eric Shelden, profesor asociado de la Facultad de Biociencias Moleculares de la WSU y autor correspondiente del estudio.

Cada año se diagnostica este tipo de cáncer a 95.000 perros en Estados Unidos, y entre el 20% y el 30% mueren de esta enfermedad. Hay varios subtipos de sarcomas, pero como presentan características similares y son difíciles de diagnosticar, se tratan de forma similar y a menudo sin éxito.

Rance Sellon, oncólogo veterinario de la WSU y coautor del estudio, explica que los hallazgos del estudio sugieren que un enfoque de tratamiento único puede no ser apropiado para los pacientes, y los clínicos pueden necesitar trabajar más estrechamente con los patólogos veterinarios para identificar los subtipos de tumores para un diagnóstico más preciso y para investigar e identificar opciones de tratamiento más eficaces.

"Desde un punto de vista clínico, los resultados de este estudio insinúan que quizás nuestra visión de este tipo de tumor debería cambiar, y deberíamos buscar hacer mejores distinciones entre los distintos subtipos, con el objetivo de definir mejor el tratamiento y el pronóstico", asegura.

IDENTIFICAR FÁRMACOS ADECUADOS PARA TRATAR DIFERENTES TUMORES

En estudios anteriores se examinaron las posibles causas de los sarcomas de tejidos blandos y se analizaron los marcadores genéticos para identificar los subtipos. El análisis de la WSU fue el primero en examinar los patrones de expresión génica en los sarcomas de tejidos blandos caninos mediante el análisis de secuencias de ARN de las muestras tumorales para diferenciar entre los tumores, comprender la biología que impulsa su comportamiento e identificar candidatos para terapias farmacológicas.

"Observamos miles de genes y sus patrones de expresión a la vez, y luego tratamos de desentrañar computacionalmente si hay diferencias entre los distintos tipos de tumores, y las hay", apunta Shelden, quien destaca que "aunque probablemente pasen algunos años antes de que el efecto de este estudio se perciba realmente en un entorno clínico, la esperanza es que esto haga que la gente se dé cuenta de que no hay que tratar estos tumores de forma similar porque, de hecho, son biológicamente diferentes".

Shelden indica que se necesitan estudios de seguimiento para validar los hallazgos e identificar los fármacos más adecuados para tratar los diferentes tumores.

Por su parte, Sellon estima que el Hospital Veterinario de la WSU ve uno o dos perros a la semana con sarcomas de tejidos blandos. Así, el investigador señala que los tumores pueden ser difíciles de tratar, y el pronóstico varía en función de una serie de variables, como el tamaño y el grado del tumor. El tratamiento suele consistir en la extirpación quirúrgica del tumor, seguida de radioterapia.

"La curación quirúrgica puede ser difícil, o imposible, dependiendo del tamaño y la localización del tumor, ya que estos tumores son conocidos por su comportamiento localmente invasivo que puede dificultar la obtención de márgenes quirúrgicos "limpios", es decir, márgenes con una cantidad adecuada de tejido normal alrededor de los bordes del tumor", remarca Sellon, y explica "la radioterapia puede ser eficaz para tratar la enfermedad residual, pero en algunos perros, la recurrencia todavía puede verse después de la cirugía y la radioterapia".

LA APUESTA DEL SECTOR VETERINARIO POR EL TRATAMIENTO DEL CÁNCER

Con el aumento de la esperanza de vida de las mascotas, el cáncer cada vez cobra más importancia. De hecho, se estima que es la causa de muerte de la mitad de los perros y que su incidencia es incluso superior a la de los humanos.

Sin embargo, la oncología veterinaria no está tan avanzada como en medicina humana y se necesita más investigación en el sector. En este sentido, ya hay laboratorios veterinarios como Chemovet innovando en esta especialidad para que los veterinarios tengan a su disposición medicamentos oncológicos pensados para los animales de compañía.

Además, ofrece un soporte continuo a sus clientes veterinarios en sus casos oncológicos, preocupándose por que se obtengan los mejores resultados y distribuyendo sus medicamentos únicamente entre veterinarios que cuenten con conocimientos en oncología.

VOLVER ARRIBA