MIÉRCOLES, 23 de octubre 2019, actualizado a la 1:42

MIÉ, 23/10/2019 | 1:42

MASCOTAS

Los perros y gatos prefieren nutrientes distintos a las proteínas

Según un estudio, los gatos prefieren obtener la mayoría de sus calorías de los carbohidratos, y los perros de las grasas. Este nuevo hallazgo refuta el pensamiento de que los gatos quieren y necesitan una dieta basada en proteínas

GALERIA

Los perros y gatos prefieren nutrientes distintos a las proteínas

Según un estudio, los gatos prefieren obtener la mayoría de sus calorías de los carbohidratos, y los perros de las grasas. Este nuevo hallazgo refuta el pensamiento de que los gatos quieren y necesitan una dieta basada en proteínas

Fernando Núñez Benítez - 22-06-2018 - 14:00 H

Los perros prefieren la comida rica en grasas para su alimentación, a diferencia de los gatos, que tienden más hacia los carbohidratos, de acuerdo con una investigación sobre los hábitos alimenticios de las dos mascotas más populares y sus necesidades en materia de nutrición animal.

El estudio, llevado a cabo por la Universidad de Oregón (EE.UU), refuta la idea de que los gatos desean y necesitan una alimentación rica en proteínas. Jean Hall, autora del estudio y profesora de Medicina Veterinaria, explica que "algunos expertos han pensado que los gatos necesitan dietas con un 40% o 50% de proteína. Pero nuestros hallazgos difieren bastante de los números utilizados en marketing y realmente van a desafiar a la industria de alimentos para mascotas".

Según los investigadores, los estudios previos que muestran que los gatos prefieren niveles muy altos de proteína no equilibran la palatabilidad entre los alimentos que ofrecen. Para el estudio actual, los expertos ocultaron la palatabilidad, haciendo que las elecciones de alimentos a largo plazo se basen en los requisitos fisiológicos.

"Cuando se equilibra la palatabilidad, tanto los perros como los gatos prefieren un contenido de macronutrientes significativamente diferente de lo que elegirían según el gusto", apunta la doctora.

La investigación monitorizó a 17 perros y 27 gatos durante 28 días y usó cuatro tipos de alimentos que fueron diseñados con el mismo sabor pero que variaba en la composición de macronutrientes.

Cada día, los perros tenían cuatro opciones de alimentos: altos en grasas, altos en carbohidratos, altos en proteínas y alimentos balanceados, y una hora para comer cualquier alimento que quisieran hasta un aporte calórico predeterminado. Además, la ubicación de los tazones de comida se cambió a diario para evitar el “sesgo de posición del tazón”.

De esta forma, una vez eliminado el sabor de la ecuación descubrieron que los gatos eligieron obtener el 43% de sus calorías de los carbohidratos y el 30% de las proteínas, mientras que los perros prefirieron las grasas (41%) sobre los carbohidratos (36%). Ni un solo gato o perro eligió obtener el mayor porcentaje de calorías de la proteína.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.